Secundarios

Capítulo 7: ¿yo provoco eso?

Mi casa se ha vuelto un verdadero desastre, no porque tengamos un chiquero, sino porque parece que nadie encuentra sus cosas y los gritos de frustración y golpes en las puertas no paran desde la mañana. Nicolás no encuentra sus cosas para irse al partido, hace media hora que busca sus zapatillas de deporte nuevas, mi padre intenta ayudarlo buscándolas, pero no ayuda mucho cuando al mismo tiempo intenta arreglarse ya que tiene una cita después del partido, sí, su primera cita después de la muerte de nuestra madre, me tiene un poco shockeada la información, a Nico lo hizo enojar por lo que cada vez que mi padre le ofrece su ayuda solo le da una mirada de furia,  Benjamín fue el único que se tomó la información de mejor manera y no para de acosarlo en preguntas.

Con Bea los miramos volverse locos mientras comemos cereal, ninguna de las dos ira al partido, yo porque estoy con inicios de resfrio y pasar tanto tiempo en las gradas helándome el culo no es una buena opción, a Bea le aburren los deportes y vino a hacerme compañía, además debemos preparar algunas cosas para la fiesta de después, es una suerte que a Magnolia la invitaran a un cumpleaños con pijamada o si no el alboroto sería peor, probablemente se hubiese puesto a preguntarle a papá cosas sobre la mujer con la que va a salir y querer ir con él a la cita.

—¿Cuándo crees que Nico se de cuenta que tiene sus calcetines en la mano? Lleva gritando por eso como 5 minutos

Tomo otro puñado de cereales y me los meto a la boca. Llevamos viendo por horas las cosas obvias que suceden, mientras ellos se gritan y se exasperan, nos hemos reído mucho.

—cuando Benjamín se lo señale, esos dos son como un matrimonio

Justo cuando digo eso Benja le golpea la nuca y le señala los calcetines.

—tenías razón ¿tú padre está usando camisa?

Veo a mi padre, efectivamente, se puso una camisa, nunca usa camisas a menos que sean las del trabajo. Va enserio con quien sea con quien va a salir, pero eso se puede deducir al ser la primera vez que nos dice que ira a una cita, porque no soy estúpida estoy segura que ha tenido otras citas.

El alboroto desaparece cuando mi padre entra a la cocina, Benja va a el baño y Nicolás entra a su habitación a arreglarse un poco ya que estaba en pijama, supongo que no se bañara hasta después del partido, pero quien soy yo para juzgar.

—a penas se vayan sacamos los sofás al patio trasero, dejamos el equipo de sonido en la sala y nos arreglamos, no quiero que lleguen las porristas y nos miren feo por estar usando ropa deportiva manchada con cloro

Bueno si tiene razón, mi ropa y la de ella tienen bastantes manchas, muchas de cloro, pero otras de dudosa procedencia, supongo que tenemos que vestirnos mejor para la fiesta, pero las porristas me importan una mierda.

—las porristas llegaran al último, se tardan una eternidad en arreglarse, recuérdame cerrar las habitaciones con llave no quiero pillarme parejas en mi cama o peor en la de mi hermana

Bea asiente

—ugh ¿te acuerdas de esa vez que encontramos ese grupo entrando a tú habitación?

Mi mente empieza a hacer memoria, creo saber a que vez se refiere por lo que hago un sonido como que voy a vomitar. No quiero recordar por completo aquella vez a la que se refiere, fue muy asqueroso.

—acordamos no hablar de eso por favor

Bea asiente riéndose, ella tiene estomago de acero, pero recordar eso que vimos a mí me da asco.

—¿has hablado con Roxie? No contesta mis llamadas —la voz de Bea suena insegura

Quizás a ella le está afectando más el que Roxie nos evita, ella no sabe las razones detrás de su evasión, yo creo saberlas.

—me envió un mensaje hace un rato diciendo que su madre no la deja venir—eso es verdad—ya sabes que su madre es histérica con respecto a las fiestas y todo lo que tenga que ver con Roxie divirtiéndose

Bea asiente, la madre de Roxie es muy sobreprotectora, tanto que llega a caer muchas veces en bueno…la exageración.

Quiero contarle lo de mi hermano y Roxie a Bea, pero sería traicionar la confianza de mi hermano y necesito la versión de Roxanne antes de sacar conclusiones.

Nicolás sale de su habitación al mismo tiempo que mi padre entra a la sala y se sienta en su sofá, cuando digo su sofá, es su sofá, por alguna razón ninguno de nosotros se sienta ahí, nunca. Nico baja con el ceño fruncido mirando su celular, en su otra mano lleva su bolso de deportes.

Mi amiga me golpea el hombro y me señala a mi hermano con la barbilla, me encojo de hombros, no es normal que Nicolás actúe de esa manera, él no es muy adherido a su celular, de hecho, creo que hasta mi padre lo usa más que Nicolás, se lo pasa compartiendo memes en Facebook…que no dan risa obviamente, aunque mi hermana mayor da su única muestra de vida hacia nosotros dándole me divierte.

La puerta del baño se abre y Benjamín baja las escaleras por el pasamanos, pasamanos que mi padre tiene que reparar antes que alguien se caiga porque se mueve mucho, si bien a Benja le da miedo dormir en la cama de arriba no le da miedo hacer esa clase de cosas.

—papá ¿has tenido contacto con Maggie?

Todos volteamos a ver a Nicolás, incluso gato que anda merodeando, en esta casa no solemos hablar de Margarita, no porque sea tema prohibido si no porque ella no quiere hablar con nosotros, ella evita vernos y suele venir solo uno o dos días al año…desde que se fue de casa y se fue de casa hace 6 años más o menos.



#6740 en Joven Adulto
#28430 en Novela romántica

En el texto hay: primeramor, corazonroto, romance

Editado: 25.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.