Secundarios

Capítulo 8: extrañamente satisfecha

Llegar a la escuela en patrulla es …extrañamente satisfactorio, digo si, nos llega más atención y a veces no me gusta mucho llamar la atención, pero esto es diferente, me gusta porque todos piensan ¿Por qué viene la policía? ¿atraparon a Gary el de las drogas? y luego nos ven a nosotros bajar del vehículo, a muchos el corazón les vuelve a latir porque tenían alguna clase de droga o robaron algún dulce en el supermercado y tienen miedo de que los atrapen, y a otros, a los molestos les sirve de recordatorio de: no se metan con nosotros, nuestro padre es policía, todos ustedes pueden ser arrestados, pero nosotros no, o eso me gusta creer.

Papá ni siquiera estaciona el vehículo, simplemente está enfrente de la entrada principal detenido, esperando a que nos bajemos, de hecho, está algo impaciente porque nos quedamos dormidos y estoy segura de que si no nos apuramos llegaremos a nuestra primera clase después de que toquen el timbre.

—adiós papi —soy la primera en despedirme

—cuídate mucho, nos vemos

Le sonrió a papá por el espejo y me bajo de la patrulla. Nico se despide y baja junto a Magnolia, miro a Benja para irnos juntos a nuestra primera clase, pero Benjamín se queda con papá hablando sobre un préstamo de dinero.

Nicolás camina rápidamente hasta la entrada de la escuela con Magnolia de la mano, seguramente no quiere llegar tarde, los que no alcanzan a llegar tienen que pasar la primera hora en la biblioteca, esperando el primer receso para ingresar a la próxima clase, a mí no me importa perder clases por lo que camino con calma.

En los pasillos repletos de casilleros, ya no quedan muchas personas, por lo que mi mirada se topa con una de las pocas personas que se encuentran en el pasillo; Noel, él la aparta de inmediato, veo que toma sus libros y cierra rápidamente su casillero antes de irse como si estuviese por cagarse en los pantalones.

Noel me ha evitado toda la semana, de hecho, estamos a viernes y no hemos hablado ni una sola vez desde el sábado pasado, lo he intentado, él me ha ignorado cada vez, ni siquiera me ha contestado los mensajes. La situación está siendo muy molesta y me ha dolido, no mentiré en eso, me ha tenido con la cabeza dando vueltas si hice algo mal o no. No recuerdo haber hecho nada malo.

Cuando llegamos a mi casa su amiga Layla se estaba comiendo a besos a otro chico que estaba igual de borracho que ella cuando llegamos a casa, Bea ya estaba dormitando así que mucho más que taparla y cuidarla no pude hacer, después ayude a Noel a separar a Layla de Tobías el chico con quien se besuqueaba, hasta le conseguí un auto para que llegase a su casa, no creo haber hecho algo malo.

Ni siquiera voy a mi casillero, tenemos matemáticas, y el libro de matemáticas lo perdí hace un tiempo o me lo robaron, no lo sé.

Sonrió al entrar al aula y ver a Bea tecleando enfada en su celular, el mío vibra en mi bolsillo, me acerco a ella y dejo caer mi mochila de golpe en la mesa de al lado de ella.

Me ve con el ceño fruncido.

—dijiste que llegarías temprano

Veo la hora en mi celular, solo falta un minuto para que inicien oficialmente las clases.

—por lo menos no llegue tarde—me encojo de hombros—además Benja se cortó el cabello y ha pasado lloriqueando desde ayer, papá tuvo que sacarlo de la cama a la fuerza y solo ha venido usando un gorro

Me dejo caer en la silla, un poco demasiado fuerte, ahora me duele el culito.

Noel entra, miro a Bea, ella mira a Noel con fijeza, le conté todo a Bea, incluido la petición de Noel sobre el beso…no le conté que él no ha dado su primer beso porque es algo que me conto a mí y no creo que quiera que vaya divulgándolo, pero le conté todo lo demás, ya que bueno, me empecé a desesperar por contárselo a alguien, me lo estuve guardando para mí mucho tiempo y con ella hemos tenido una semana muy unidas, sobre todo porque Roxie ha estado evitándonos toda la semana.

—deberías enfrentarlo en un lugar público, para que no escape como la rata que está siendo—suena enfadada, mira con el ceño muy fruncido a Noel

—¿no le estaría dando mucha importancia? —me muerdo el pulgar

—¿y? si te interesa no debe importar si le estas dando demasiada importancia—saca sus libros de su mochila—nos han enseñado que las mujeres debemos actuar duras e inaccesibles, nos tachan de toxicas o desesperadas si queremos solo un poco de atención—Hace una pausa y me mira — ¿sabes lo que creo? Pues no creo que allá nada de malo en demostrar un poco de interés, ni siquiera has sido insistente ¿si quiera te ha devuelto los saludos?

Niego con la cabeza, a ese nivel de ignorar he llegado, se lo aguante una vez, después lo volví a saludar y me volvió a ignorar, no he vuelto a intentar hablar con él, no me humillare tanto.

—podría dar esto por terminado, ni siquiera es importante

Saco mis cuadernos y lápices de la mochila.

—¿quieres saber que ocurrió o no? —me mira fijamente—Porque personalmente odio el ghosting es la cosa más despreciable que una persona puede hacer, sobre todo después de mostrar interés

No lo pienso demasiado.

—bueno…si un poco

Bea sonríe maquiavélicamente, mierda un plan loco, años sin planes que mas que locos, son planes que te dejan sin una miga de dignidad, pero que bueno cumplen su cometido.



#6740 en Joven Adulto
#28430 en Novela romántica

En el texto hay: primeramor, corazonroto, romance

Editado: 25.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.