Señor presidente

Capitulo 6

Athenea

Me despierto cuando la claridad empieza a dar en mi cara me levanto y me voy al baño me lavo los dientes y me meto a la ducha.

Al salir de la ducha salgo del baño y busco en mi maleta algo de ropa, escojo una falda un poco corta de color negro y una hombliguera de igual color.

Me visto y voy al tocador, me peino el cabello solamente y me lo deja suelto. Me coloco un poco de rubor, máscara de pestañas, gloss y perfume.

<<Lista>> 

Me digo a mi misma. 

Salgo de la habitación y me voy al comedor en toda la mañana no e visto a Valdimir pero no le doy importancia.Llegó y veo a una de las personas de servicio la saludo muy cortésmente y le pregunto si a visto a Valdimir.

— Hola— le digo a la señora que está en la cocina

Ella me mira y sonríe y me saluda también

—Hola niña athenea quiere que le sirva algo?— pregunto señalando a la comida.

—No gracias solo tomaré una taza de café— le dije 

— Como guste- respondió

—No has visto al Señor Vladimir?— le pregunté

— No, pero creo que salió muy temprano a una reunión lo necesita? Si es así puedo llamarle — me dice

—No, no se preocupe solo quería saber si estaba acá en casa pero yo hablo con el cuando llegue— le digo 

 

Me voy al cuarto de nuevo y termino de arreglar mis cosas en el armario. Luego me quedo acostada con la laptop leyendo un poco.

Si, leo dark romance, Enemies to lovers y un poco de todo eso

Pasan las horas y Vladimir no da señal de vida pero no le doy tanta importancia, en cambio me pongo a recorrer toda la mansión.

Después de haber recorrido ni la mitad de la casa y haberme cansado me voy a las cocina a buscar algo que comer.

Busco entre los cajones hasta que por fin encuentro una caja de cereal, abro el refrigerador y busco leche que para encontrarla no batalle tanto.

Preparo mi plato de cereal con leche y veo que hay una isla y no dudo en subirme y empezar a comer.

Estoy por probar la tercera cucharada de cereal cuando escucho el sonido de varias camionetas entrando a la propiedad y de inmediato imagino que debe ser que Vladimir llegó.

Me bajo de la isla y guardo todo lo que use, limpio lo que tire y me llevo el plato al cuarto.

Cuando voy saliendo de la cocina todo está oscuro debido a que es muy tarde y todos estan durmiendo, voy subiendo las escaleras cuando escucho un.

—Que bonito— volteo y está Vladimir mirando me fijamente con los brazos cruzados.

—Ehh...yo solo— dije pero no pude terminar de hablar porque me entraron unos nervios horribles.

—Que haces despierta a esta hora athenea?—dice y no aparta su mirada de mi cosa que me pone más nerviosa.

—Tenia hambre— dije 

—Y supongo que no habías probado nada de comida en el día verdad?— dice

Asiento.

—Athena porfavor eso no te hace bien y comer cereal menos— dice y yo va cambiando su expresión.

— Perdón no lo volveré hacer —dije y no sé porque una lágrima salió de mi ojo.

—Hey no llores, no te estoy regañando solo te digo que no es bueno para tu salud—dice

—Es que me recuerdas a mi mamá cuando me decía lo mismo— digo 

—Bueno, no seré tu mamá pero igual te lo voy a decir—dice y viene hacía mi a abrazar me.

Yo recibo el abrazo sin problema.

Luego me acompaña a la habitación y se despide de mi cuando se va a la suya.

Me quedo acostada y ni siquiera sé en qué momento me quedo dormida pero ya no soy consiente de lo que pasá.

 

Los amoo



#1160 en Otros
#196 en Acción
#3004 en Novela romántica

En el texto hay: celos, amor, precidencia

Editado: 21.03.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.