"Sola"

Capitulo único.

Su rostro desfigurado, ojos que debería de haber, donde chorreaban sangre, nunca olvidaré al niño que se la pasaba todas las noches hablando conmigo, sin que se mostrará a la luz. 

Mis padres habían renovado sus votos matrimoniales, por lo tanto ellos se irían de vacaciones unos días, así que nos pidieron a mi hermano y a mí que cuidáramos de la casa, claro, él en seguida se negó, según era porque se le hacía más lejos su trabajo y porque no quería dejar a su esposa e hijos, así que como yo era la única que aún no tenía una familia que atender me dejaron a cargo de la casa, la verdad estaba mejor en mi departamento ya que no tenía que limpiar mucho pero por otra parte me convenía por mi trabajo. 

Llegó el día en el que mis padres se fueron a su viaje, luego de despedirme de ellos, recogí algunas de mis cosas del departamento donde estaba hasta la casa, y al hacerlo me encontraba agotada, pero no era hora de acostarse e ir a relajarse, con todo el cansancio del mundo acomodé las cosas en mi antigua habitación donde compartía con mi hermano, ví sucio el suelo, así que opté por limpiar. 

La casa estaba compuesta por 3 habitaciones, 1 sótano, el porche de adelante y atrás no había nada, ya casi terminaba de limpiar hasta que llegué a la 3ra habitación, intenté abrirla pero no pude, tenía seguro de llave, recorrí toda la casa hasta que la encontré en uno de los cajones de mi padre, abrí la puerta, me sorprendí al hacerlo debido a que en la ventana estaba sellada por unas tablas de madera, no comprendía por qué las habían cerrado, fui al sótano a buscar un martillo y quité todas las tablas, dejándome ver la ventana, y enfrente la ventana de la casa que antes vivían, luego solo me enfoqué en limpiar esa zona y luego de terminar me senté a tomar un descanso. 

8:00 pm... 

Coloqué algo de comida en el microondas para que pueda cenar, después me di una ducha y al salir la puerta de la habitación que abrí, estaba abierta, no le tomé atención y solo la cerré, seguí mi camino hasta llegar a la cocina, lavé el plato, el vaso y los cubiertos que utilicé, terminé, apagué las luces y me fui a dormir. 

Al día siguiente me levanté toda somnolienta, me lavé los dientes, fui a la cocina a poner un poco de agua caliente para volverla templada y lavarme la cara, ya estando despierta, la puerta que abrí, de nuevo estaba abierta, la volví a cerrar y me fui de regreso de donde me desperté.  

Lo primero que hacía en los momentos de mi soledad, era ver películas de terror o leer libros online, así que agarré la computadora y empecé a buscar películas hasta que encontré una interesante, algo que les podría decir es que era fan de lo terrorífico, aún me faltaba unas horas para ir al trabajo y lo aproveché viendo una película genial. 

Realmente me sentía feliz por ver las escenas tenebrosas, lamentablemente tenía que limpiar la casa e irme al trabajo así que no podía ver otra, salí de la habitación y me di una ducha, mientras me bañaba relajadamente, de pronto un "Pisss" se escuchó, creía que era mi mente loca pero luego se escuchó otro "Pisss", no comprendía quien me estaba pisteando, terminé de salir del baño y miré en todos lados, y no había nadie, pero de nuevo la puerta que abrí, estaba abierta, en ese momento ya me empezaba a sentir un poco aterrada, cerré otra vez la puerta de la habitación, me fui a la mía, me vestí para ir al trabajo y salí de la casa. 

.

11:00 pm... 

El día de trabajo fue muy agotador, me daban ganas solo de llegar a la casa para poder recostarme e irme a dormir, pero antes, tenía que ir al supermercado a comprar más alimentos ya que casi no habían. Tras esperar a que la cajera me atienda y poder salir, por fin pude irme a casa, llegué y solo coloque algo de agua caliente para mi sopa instantánea, llevé mis cosas en mi habitación y regresé para servir en la sopa el agua hirviendo, esperé a que se enfrié unos minutos y eso cené, me di otra ducha con agua caliente, salí y me fui directo a la cocina para apagar las luces, algo que me detuvo al momento de pasar en la habitación que había abierto fue una voz, era como de un niño, me apegué más a la puerta y esa misma voz me dijo: "¿Estás sola?" , me impacté pero aun así le respondí con un "Sí"... 

-Yo igual estoy solo. ---Dijo con tono triste. 

No sabía que responderle así que solo le pregunté sí sus padres estaban en casa, él de inmediato me respondió que estaban durmiendo, abrí lentamente la puerta de la habitación y no había nadie adentro, solo estaba la ventana abierta, pero enfrente de la otra casa igual la ventana estaba abierta, al notar que no había nada estaba dispuesta a salir hasta que de nuevo la voz del niño me llamó... 

-No te vayas. ---Dijo en tono desesperado  

Volteo la mirada hacía la ventana de enfrente de la otra casa, pero todo seguía oscuro hasta que le contesté... 

- ¿Estás ahí? ---Pregunté temblorosa. 

-Sí, por favor quiero hablar contigo hasta que me duerma.  

Yo solo le conteste un "Sí", me contaba cosas de juguetes y todo, hasta que me dijo que iría a dormir, vi como cerró él su ventana, me despedí, cerré la ventana de la habitación salí y vi la hora, eran las 2:20 am, esa conversación sí que fue larga. 

A medida que pasaban los días me despertaba somnolienta, preparaba agua templada, me lavaba la cara, los dientes y siempre la puerta que abrí, estaba abierta al igual que la ventana, luego veía mis películas o leer en online mis cosas terroríficas, limpiaba la casa, llegaba al trabajo, ya casi terminando el día llagaba otra vez a mi hogar, cenaba, me bañaba y hablaba todas la noches con él niño de enfrente, el de la ventana. 



#1015 en Terror
#5291 en Thriller
#2091 en Suspenso

En el texto hay: terror, suspenso miedo

Editado: 07.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar