Soy

Carta 3

De: Mi
Para : Mi

¿Que te caes? Levántate.

¿Que te duele? Se te pasará

Nadie lo sabe mejor que tú.

¡Que vales mil! Dítelo todos los días.

¡Creetelo!

Eres una mujer como ya no quedan muchas.

Tienes valor, tienes carisma. Eres sincera, madura, comprensiva.

Si un hombre no sabe valorarte no te preocupes, es que ese no era el hombre para ti.

Si una amistad se termina, no te sientas mal. No era la amiga que necesitabas.

Entiende esto, hay personas que están de paso en tu vida. Llegan para cumplir un propósito y luego se van, porque deben seguir su camino.

Cuando entiendas eso reirás más.

Mirate y amate.

Nadie lo hace más bonito que tú.

No hay quien te regale una flor más hermosa que esa que te compras tu sin motivo alguno, solo por el placer de tenerla y admirarla.

Dios, ¿has visto lo fuerte que eres?

Es un secreto nuestro pero se por las cosas duras que has pasado.

Se cuanto lamiste tus heridas y se que muchas aún te duelen...y mierda ¡sigues en pie!

Es un secreto ese día, o bueno...esa madrugada, y aunque creí que ese sería el último no lo fue. Te levantaste y lo superaste tú sólita. ¿Recuerdas ese día?

Tuviste miedo...aún lo tienes, pero no lo demuestras. Porque eres hija de una guerrera que libro la batalla más dura y tú fuiste su bastón.

Pudiste hacerlo, aunque hubieron noches en que el miedo te domino.

Pero fuiste más fuerte que el miedo, y te mostraste firme y tuviste fé y no perdiste jamás la esperanza.

Se las veces que se oscureció tú corazón y también se como luchaste para que tuviera luz otra vez.

Se de ese rincón negro y destruido que tienes. Se lo que guardas ahí, se lo que escondes, y aunque es tan pesado no dejas que te impida avanzar. Sigues caminando a la misma velocidad...sin prisa y sin pausa.

¿Recuerdas las veces que tapaste tu boca para que nadie oyera tus gritos?

¿Recuerdas que aprendiste a llorar en público sin que nadie lo notará?

¿Qué edad tenías en aquel entonces? ¿Lo recuerdas? ¡Y lo hiciste!...¡¡lo hiciste!!, y detrás de cada lagrima vino una gigante carcajada aunque no fuese real.

¡Madre mía que orgullosa estoy de ti!

Tienes que estarlo tú también. ¿Lo estás?

¡Te das cuenta de lo grandiosa que eres!

¡Joder que lindo se siente decírtelo!

¡Que genial es que lo escuches de mi!

¡Te amo! ¡amo todas tus luces y tus sombras!

¡Mierda que me amo!

Jamás pensé que me lo podría decir a mi misma. Jamás creí que sería capaz.

¡Y me puedo mirar en el espejo y decirme y gritarme lo mucho que valgo y lo mucho que me amo!

De:mi
Para:mi...también para tí...

 



#3607 en Otros
#205 en No ficción

En el texto hay: vida, verdad, personal

Editado: 18.01.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.