Still With You / Jungkook (#7)

#21

Jungkook

La sangre me hierve por dentro pero aun así me obligo a ponerme algo mucho mas decente que pueda cubrir mi notable desnudes en caso de que mi madre pueda darse cuenta del asunto, cosa que estaba cien por ciento seguro que no pasaría, demorando lo mas que puedo para intentar calmar todo el enfado que se acumula con verdadero precio sobre mi pecho.

—Maldición —Susurro con enfado antes de tomar un par de vendas y salir del del enorme vestidor, pasando por la cocina par tomar un gran vaso de whisky, el cual lo bebo como si fuera agua a pesar de lo doloroso que resulta hacerlo, buscando una solución a toda esta rabia.

—Jungkook —La escucho llamarme pero decido ignorarla para ponerme en marcha a una de las ultimas puertas del lugar, donde he decidido poner mi gimnasio, solo para mi y que para el resto de los chicos resultaba una perdida pero que para mi, en estos momentos, resultaba ser la solución de todos los problemas —Jungkook —La vuelvo a escuchar pero la ignoro de nuevo.

Me concentro en poner las vendas sobre mis manos de la forma correcta en la que me han enseñado antes de calentar un poco antes de comenzar a golpear el costal de boxeo que abarca gran cantidad de la habitación.

Uno, dos, tres...

Cuento en repentinas ocasiones mientras golpeo el costal y me muevo a su alrededor con esa rapidez que he adquirido con el tiempo, intento controlar mis pensamientos pero con mas pasa el tiempo mas intensos se vuelven al igual que los golpes que proporciono sobre el costal que se agita con intensidad una y otra vez frente a mi.

Esto nunca debió suceder.

Me voy a casar.

El es mi prometido.

Esto tiene que terminar.

Sus palabras resuenan con poder en mi cabeza, los recuerdos pasan con rapidez frente a mis ojos, nublando por completo mi razonamiento, acabando con el dándole paso a la rabia que empieza a consumir mi interior.

—Jungkook —La escucho entrar en la habitación pero me es imposible detenerme de mi objetivo que  incrementa su movimiento en cuando mis golpes lo hacen —¡Jungkook! —La rabia me consume, los recuerdos me torturan y las voces en mis cabeza me hacen perder la cordura.

Uno, dos, tres....

Golpeo con frenesís el costal frente a mi a pesar del dolor intenso que empieza a incrementar sobre mis nudillos a pesar de la protección del vendaje que parece no ser suficiente para contener tanta ira.

—¡Jungkook! —Se interpone en mi camino tan rápido que a penas soy capaz de detener mi mano a centímetros de su hermoso rostro que me mira sorprendida ante tal acción —Detente —Hay preocupación en sus ojos que lo único que consiguen en mi es confundirme mas de lo que ya lo estaba.

Me quedo en la misma posición hasta que mi respiración es regular hasta que soy capaz de recuperar mi sentido común después del pequeño ataque de ira que he tenido hace tan poco tiempo y que tan irreal parecía ante mis recuerdos. 

Soy capaz de la manchas rojas que pintan el costal tras de ella y es solo ahí cuando me doy cuenta de la sangre que pinta el vendaje sobre la mano que se mantiene cerca de su rostro y la cual bajo en cuando me doy cuenta de lo que ha estado a punto de suceder.

—¡No vuelvas a hacer eso! —Le grito cuando soy capaz de procesar su estúpido e irresponsable movimiento —¡No vuelvas a hacer algo así en tu vida Xia Lin, ¿entendido?! —Soy capaz de verla asentir con lentitud mucho antes de darle la espalada.

Tomándome el tiempo suficiente para calmarme antes de tomar asiento en el banquillo he comenzar a quitarme el vendaje manchado sobre mi mano, revelando las heridas que parece que el mismo vendaje me ha hecho sobre mis nudillos que sangran aun a pesar de la cantidad de sangre que mancha las vendas.

—Maldito loco —Me susurro a mi mismo al percatarme de lo que me he ocasionado con tan simple cosa.

Intento detener el sangrado con el mismo vendaje, después de todo era algo que parecía no servir mas, ignorando el dolor intenso sobre la herida, un dolor que era imposible de sentir hace tan solo unos segundos atrás pero que ahora era difícil de ignorar.

—Déjame hacerlo —Su voz interrumpe mis pensamientos notando su presencia a pocos centímetros de mi.

—No es necesario —Le arrebato el botiquín que lleva en sus manos, encargándome yo mismo de sacar todo lo necesario para curar las heridas sobre mis manos —No es necesario que actúes de manera amable conmigo cuando estamos solos —No me importa la manera grosera en la que mis acciones parece y honestamente no es algo que pueda controlar en estos momentos.

Nos quedamos en silencio hasta que soy capaz de limpiar, desinfectar y cubrir mi herida, una que esperaba no se diera cuenta mi manager, ni mucho menos los chicos.

—Tienes razón —Desvió la mirada en su dirección, observando una mueca de desagrado que se ha formado en su rostro y que me hace saber lo mal que todo esto le esta resultando —No deberíamos de actuar de ningún modo, ¿no crees? —Hay enfado en sus palabras, uno que por primera vez en mucho tiempo éramos capaces de compartir —Después de todo no somos nada mas que simples extraños —La ultima palabra la enfatiza porque es consiente lo mal que me pone escucharla, era consiente del poder que esa simple palabra tenia para mi.

—Tienes razón —No logro quedarme callado por mas que luche por hacerlo —Deberíamos de dejar de actuar tal y como dices —Me pongo de pie poniéndome frente a ella a pocos centímetros de distancia respondiendo a su mirada desafiante —Deberíamos de contarle a todos los que hemo estado haciendo, ¿no crees? —Enfatizo mis palabras para hacerla entender a lo que me refiero —Debemos de terminar esta farsa y para ello necesitamos contar nuestros secretos, ¿te parece? —Una sonrisa sínica se forma sobre mi rostro disfrutando de la manera en la que parece afectarle tales palabras.



#5021 en Fanfic
#28105 en Novela romántica

En el texto hay: romace, jungkook, jungkook y tu

Editado: 30.01.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.