Sueños Acoplados /kth/

01

Habían pasado unos cuantos meses desde que llegue a este lugar recuerdo cuando mi madre y mi hermano me trajeron aquí, cuando entramos por aquel enorme portón color blanco, cuando me dijeron que desde ese momento ese seria mi hogar que no podría salir de ese lugar hasta que este curada, cuando me presentaron a la que seria la enfermera que estaría conmigo, cuando trate de regresar por donde vine pero unos enfermeros me lo impidieron, el recuerdo de como mi madre me dejaba en este lugar prometiendo que me visitara siguen en mi mente.

Se que estar aquí era culpa mía, por las tantas veces que intente matarme pero yo no quería seguir, me dolía el pecho cada vez que me señalaban, siempre fui feliz pero un día todo cambio es como si ya no fuera yo, había cambiado ya no sonreía como antes, ya no tenia amigos no podía socializar, todos se alejaban de mi diciendo "ahí viene la rarita" las veces en las que me cortaba los brazos me deleitaba con el dolor proporcionado, quería salir del sufrimiento y la única manera era morir, creía yo, pero siempre mi mamá me encontraba y si no era ella era mi hermano, pase por varios psicólogos pero ninguno supo como ayudarme incluso pise las oficinas de psiquiatras y el ultimo al que visite termino con un recuerdo mío.

Cuando caminaba por las calles de aquella ciudad los que me conocían y alguna vez fueron mis amigos me llamaban "loca" "suicida" "enferma" y era verdad era una persona que quería suicidarse pero nunca lo lograba, estar en el hospital se había hecho una costumbre cada vez que intentaba quitarme la vida. Ver a mi familia sufrir por mi no era agradable pero tampoco era tenerlos siempre junto a mí, jamás podía tocar cosas afiliadas o con las que podía hacerme daño.

Un día intente saltar del segundo piso de mi casa pero solo salí con una pierna rota y un brazo fracturado, la desesperación de mi madre y hermano me trajeron aquí no siempre iban estar ahí para vigilar me, mi madre al igual que mi padre tenia que trabajar y mi hermano tenia que estar con su esposa que estaba embarazada, traerme a un hospital psiquiátrico fue una idea maravillosa, este lugar era muy seguro los muros muy altos para no poder escapar, la seguridad era mucha, nunca había un pasillo solo, siempre había un enfermero cerca, los cuartos tenían las ventanas con rejas reforzadas, solo tenia una cama, un velador y una mesita, siempre se llevaban las sabanas en las mañanas, las puertas por la noche siempre estaban abiertas, no podías bañarte solo y  si intentabas algo malo te metían a un cuarto acolcho nado que era color blanco sofocante.

Mi hermano siempre me venia a visitar, jamás me dejo sola cuando era pequeña y tampoco  hizo ahora que era mayor, lo quiero demasiado mas que a mis padres, crecí con el y estoy segura que el me quiere tanto como o a el, Hoseok es una persona muy amable, cálido y cariñoso, mi madre por otra parte venia a veces, ella era cariñosa y muy amable, mi hermano era como ella solo que el nunca borro su sonrisa conmigo pero mi madre perdió aquella sonrisa cuando cambie y mi a padre nunca le importe, jamás estaba en casa siempre se la pasaba viajando y trabajando en su oficina, cuando le dijeron de mi estado no hizo nada ni le importo solo dio dinero para que me llevaran a psicólogos que de nada sirvieron.

Los recuerdos dolían y las lagrimas caían por mis mejillas, sentía que era una carga para todos, me maldecía siempre me peguntaba ¿que había pasado conmigo? yo no era así.

La enfermera encargada de mí llego informándome que ya era hora de dormir, las luces de las habitaciones se apagarían pronto, la enfermera me llevo a mi cama y salió de la habitación llevándose consigo la pluma con la que escribía en un cuaderno que Hoseok me había regalado cuando tenia 16 años, según ellos porque podía hacerme daño otra vez.

Me acosté en aquella cama que era incomoda para mi, era solo una colchoneta muy dura, y una almohada. 

Reí a recordar  lo satisfactorio que era sentir la sangre recorrer partes de mi cuerpo, el dolor era algo que me llenaba. Cerré mis ojos recordando pequeños momentos en los que me gustaba sentir dolor.

-Buenas noches- susurre para mi misma abrazando la única almohada que tenia y acurrucándome bajo una manta que me proporcionaba el calor suficiente para dormir tranquilamente.

 

 

___grito mi madre al ver mis manos llenas de sangre y una cuchilla en el piso yo reía y lloraba al mismo tiempo cuando caí al piso y todo se  volvió color negro.

¿que hiciste  hija?mi madre estaba llorando y mi  hermano tenia cara de preocupación estaba en el hospital y mis muñecas estaban vendadas, ambos estaban mirándome yo simplemente mire el techo y cerré mis ojos no quería verlos quería desaparecer ir a  algún sitio dónde no existiera el sufrimiento ni las ganas de morir

Yo nunca te dejare pequeña— alcance a escuchar la voz de mi hermano susurrando cerca de mi oído antes de quedar dormida.

Cerré miss ojos tratando de dormir y no tener una pesadilla de nuevo, a veces el insomnio nunca me dejaba en paz.

 



kodama-chan

#1504 en Fanfic
#3204 en Fantasía

En el texto hay: ficción amor, taehyung bts, v de bts

Editado: 05.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar