Suicida enamorada... ¿juegas al gato conmigo?

ESA ROTA MIRADA

Ella le respondió con una mirada llena de frialdad y furia en sus ojos. La observe analizando cada detalle que podía de su rostro, se acomodó el cabello regresando su mirada al frente y levantando su mentón, lo mismo que hizo Erika imitándola, mientras los demás seguían riéndose llevando el hilo, con la mayor calma la chica ignorando o intentando ignorar se fue a su lugar.
No quise apartar la mirada aunque tenerla fija en alguien se puede ver muy mal pero, esta chica tenía algo curioso en ella que me mantuvo por unos minutos hipnotizado en descifrar ese algo, quería leer su mirada distante, sus movimientos y sus expresiones. Regrese la mirada hacia Erika que me agarraba de la mano y con mucha insistencia la apretaba para que le prestara atención.

Sonó el timbre para salir a descanso luego de un rato, respire profundo por fin librándome de la inquietante energía del salón "Que fortuna que terminaron rápido" me dije. Todos salieron, la chica nueva fue la ultima, iba abrazada a una libreta color negro, la vi atento mientras caminaba por el campus con inquietud hasta desaparecer. Erika estaba con sus amigas y yo me reuní con Evan uno de los integrantes del equipo el estaba en otro salón, pero en el mismo año.
_ No te parece extraña la chica nueva.
Evan_ ¿Esa que están mencionado? La que llego a segunda hora.
_ Justo esa misma, salió con una libreta completamente negra entre los brazos y luego se enredo entre las personas.
Evan_ ¿Te interesa molestarla?
_ No es lo que trate de decir...
Evan_ Entonces para que le haces caso, mejor vamos a reunirnos con el resto del grupo.
_ Adelantate ya llego.

No tenía ningún problema de conducta por si se lo preguntan; no era mi lugar estar entre los chicos malos ese trabajo era de mis amigos, tenia una que otra anotación por peleas pero con razones justificables y justas, del resto soy una persona calmada, capaz de tener piedad. Ahora bien, desde finales del año pasado cuando necesitaba algo importante en poco tiempo, siempre recurría solamente a la intimidación y la verdad es que funcionaba, sin embargo, algo me decía que con esta chica no quiero decir que quisiera conseguir algo de ella, pero no creía que la intimidación funcionara para responder mis dudas, ya que si me imagino que odiaba a Erika por esa opinión no me imagino si yo la amenazara con hacerle algo,  Camine por el pasillo hasta la esquina que dobla para la cafetería y al frente antes de doblar volví a ver a la chica de negro con los pies metidos en el lago, tenía sus zapatos a un lado y escriba en esa misteriosa libreta oscura. Me detuve mientras los demás me chocaban, hasta que Erika se choco conmigo, lo reconocí por el olor del perfume aunque no la mire de inmediato hasta que escuche su voz.

Erika_ ¿Qué miras amor?
_ No, nada preciosa algo extraño que creí haber visto.
Erika_ Bueno amor, ahora vamos a la cafetería me esperan mis amigas.

Me tomo de la mano muy fuerte, mientras corría con cuidado ya que llevaba tacones y me jalaba para que no me quedara atrás, al llegar a la cafetería, donde en esta jungla y todos se dividen por manada, yo me fui a juntar a las bancas donde se encontraba mi equipo de fútbol. Para ser solo una persona normal y capitán de equipo, todos esos chicos me seguían hasta en las más estúpidas locuras solo para ser como yo y era divertido de solo pensar que nunca serian increíbles igual que el original, mi persona.

 



#1243 en Paranormal
#5608 en Thriller
#3159 en Misterio

En el texto hay: suicida, lgbtq, demonios y misterio

Editado: 05.11.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.