Suicida enamorada... ¿juegas al gato conmigo?

MAS RESPETO

Colgó la llamada, esa voz fría me erizó y me lleno de rabia el trato que recibí, pero bueno quedaba tiempo para prepararme. Saque lo que tenia en mi mochila y lo cambie por todo lo necesario para hacer el trabajo y ya faltando un cuarto para las cuatro, salí de mi habitación con la mochila y las llaves del auto en la mano izquierda, baje de rapidez para llegar a tiempo y saciar mi hambre de rabia con intenciones de atacarla. Sin despedirme y sin avisar ya que todos dormían, saque el auto del garaje para ir hasta el centro comercial, sintiendo el camino mas largo de lo habitual.

Deje el auto en el estacionamiento del primer piso, subí hasta la azotea donde se encontraba la zona verde donde nos íbamos a encontrar entonces; tarde un rato esperando a la chica que luego vi acercarse, trataba de enfocar la mirada mientras se acercaba cada vez mas, llevaba una sudadera negra, unos jeans rotos y manchados, y los mismos tenis rojos que había llevado esta mañana. Me miro de reojo, se acerco no muy convencida y se sentó en el otro lado de la mesita de picnic dejando su mochila negra a un lado, tenia el labio hinchado y se lo mordía de forma nerviosa pero, de lo mas normal, también parecía que hubiese llorado pues, tenia los ojos hinchados. No pensé dos veces lo que diría...tenia las intensiones de atacarla pero los nervios no me permitían hacerlo bien.
_ ¿no te duele el labio? Solo veo que te lo muerdes lastimándote mas.
Vez por que te trato de idiota, se lógico, no crees que si una persona hace algo sin quejarse es por que no le molesta.
_ ¿Sabes con quien estas hablando?
Creo que hablo con un humano, una persona igual que yo.

Me quedo mirando sin expresión alguna, el momento se volvió incomodo; teníamos un desafió de miradas entonces y me rendi al sentir nuevamente como recorría un frio extraño por todo mi cuerpo.
Que seas capitán del equipo de fútbol no te hace ni superior, ni menos idiota.
_ Tu, ¿Cómo sabes eso?
Todo se escucha en los pasillos, Das mucho de que hablar.
_ No es cierto.

No dije nada mas, se acomodo en la banca para trabajar inmediatamente luego de haber sacado su cuaderno y calculadora. El trabajo era tan largo que tenia la mayor seguridad que debíamos encontrarnos nuevamente para terminarlo, estuvimos callados en lo poco que hicimos, se había hecho de noche y Erika no paraba de enviarme mensajes insistiendo pasar por su casa regresando a la mía.
"Ven amor, ella puede terminar el trabajo completo sola"

No quise responderle estaba atosigado y pensé que la chica merecía respeto por lo que también me aguante, empezó a recibir una llamada y me miro antes de levantarse para responder y alejarse solo un poco permitiéndome oír.
No ya déjame...respétame... no, no llegare a la casa me oíste así que por favor aunque sea arregla un poquito...eres una bestia igual que lo era mi padre...puedo meterme con el que quiera...te odio...espero no encontrarte mañana.

Hizo un suspiro antes de regresar a su lugar frente a mi, y después levanto su mirada hacia a mi bastante seria.



#1243 en Paranormal
#5613 en Thriller
#3162 en Misterio

En el texto hay: suicida, lgbtq, demonios y misterio

Editado: 05.11.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.