Suicida enamorada... ¿juegas al gato conmigo?

UN SIMPLE FAVOR

Necesito tu ayuda.
_ Después de insultarme, ¿vienes pidiéndome favores? Que bajeza.
Solo escúchame, necesito donde quedarme esta noche de urgencia y la primera persona como opción que tengo es a ti por el apuro.
_ ¿Estas pidiendo quedarte esta noche en mi casa y sin conocerme?
¿Tienes mucha cera en los oídos? ¿me harás el favor?
_ Hagamos lo por una buena causa.

Le iba a sobar la cabeza cuando tomo mi mano con un rápido reflejo y me ataco en modo de defensa provocando que acostara mi cabeza en la mesa quejándome del dolor mientras doblaba muy fuerte mi muñeca.
No te pases conmigo ¿me ayudaras? -Ejerció mas fuerza-.
_ Si claro, suéltame te lo suplico esto duele.
Valla capitán de equipo el que eres -Soltó mi mano de forma brusca-.
_ Que agresiva.
Dame las llaves de tu auto.
_ ¿acaso sabes donde queda mi casa también? -Masajeaba mi muñeca-.
Tu me iras diciendo, recoge y camina esta oscureciendo.
_ Pareces mi mama.
Mejor todavía, con mas ganas me harás caso.

Después de bajar al estacionamiento, indicarle donde estaba el auto y dolorosamente entregarle las llaves, subimos para ponernos en marcha camino a mi casa, acompañados de una luna que alumbraba con gran alegría en el cielo pero acompañado de unos mantos grises a su alrededor rabiosos por la pesadez del agua en su interior, me pedía indicaciones claras, sabia manejar muy bien, se notaba que conocía la ciudad y que toda su vida hubiera caminado por esas calles. Al llegar ella estaciono el auto en el garaje con una increíble facilidad, cuando apago el auto nos quedamos unos segundos callados mientras la puerta del garaje bajaba como también el motor se terminaba de enfriar.
_Bueno, ya estamos en mi casa bienvenida.
_Que amable.
_Vamos entremos.
¿Qué le dirás a tus padres?
_ cualquier excusa sale, hay tres recamaras exclusivamente en la casa y considero que si no te mandan a dormir al sofá que hace pocos días fue regalado por casualidad dormirás conmigo en mi recamara.
Eso demuestra que eres el niño consentido.
_ Se buscan soluciones mujer. Mejor aprende. Pero, no si deseas dejo que duermas en el suelo.
Idiota, bueno da lo mismo.

Acto seguido, salí del auto y ella salió detrás de mi, al entrar me encontré a mi madre, mi padre y mi hermana. A ella se le veía que no se echaría para atrás luego de estar hay, nos quedaron mirando un poco extraño e intercambiando las miradas. Ninguno de nosotros dijo palabra alguna hasta que mi madre rompió el silencio.
Mama_ Bueno Brayan y ¿Quién es tu amiga? Preséntala.
_ La invite a pasarse la noche ¿no hay problema? es una amiga muy cercana que aun no les dejaba conocer y vino...vino am.
_ Por que mis padres no están en la ciudad y había hablado días antes con Brayan pero, creo que no les había mencionado nada.
_ ¿Cómo te llamas linda?, no tranquilo hijo. No hay problema podría quedarse en la recamara de Charlot.
_ No dormiré con el apestoso de mi hermano nuevamente, además recuerden que hay una sola cama y no es muy grande que digamos el cuarto. Con suerte y quepo yo mama.
Me llamo Xendra, señora.
Mama_ Bueno Xendra am, buscare unas colchonetas y duermes en la sala.
_ No, am que duerma en la recamara conmigo yo no tengo problemas con prestarle mi cama y dormir en las colchonetas creo que es mejor opción.
Mama_ Esta bien, pero sabes la reglas de esta casa.
_ Tranquila, te aseguro que no pasara nada.
Mama_ Bueno, estábamos por terminar de cenar pero, ¿tienen hambre?
_ Eh, yo no tengo hambre gracias. Vera sobre todo por que antes, antes de venir comimos en el centro comercial.

Sus respuestas eran en tono muy claro y relajado, en realidad bien parecía que antes de llegar lo planeo.

†Cuenta Xendra†
Esta familia me dedicaba una sonrisa cálida, estaba mintiendo al decir que no tenia hambre, pero tampoco quería comer, el chico el cual ahora ya conocía su nombre, Miraba a su madre con una expresión de auxilio, esa expresión tan solo me recordó la pelea que tuve con mi hermano, fue un poco intensa tanto que me rompió la boca de un golpe y ya que no lo quería ver para tampoco terminar peor, prefería dormir en la casa ajena.
_Eh, podemos retirarnos.
Mama_ Si claro ya nosotros también vamos a subir, pero adelántense.
_ De acuerdo yo me ocupo de acomodarla.

Subimos con lentitud y cautela por las escaleras hasta el cuarto que el ocupaba en el ático, no era tan grande pero tampoco muy pequeño, me acomode en su cama revise cada pequeña cosa de la recamara, era oscura también, lo que me hacia recordar la recamara que yo ocupaba en mi casa. Saco una colchón que se encontraba debajo de la cama y le quito un poco de polvo para ponerle una sabana sobre esta.
Brayan_ ¿Estas cómoda?
_ Si, gracias.
Brayan_ ¿podrías pasarme una almohada?
_ Em.

Mire a mi alrededor y tome una de las almohadas, para lanzársela esperando no golpearle. Me quite los zapatos apenada, y subí los pies a la cama, era cómoda con unas sabanas muy suaves y esponjosas, el frio arropaba la recamara por el aire acondicionado. Me miro de arriba hacia abajo serio, como analizando.
Brayan_ ¿Dormirás así?
_ ¿Así como?
Brayan_ Así con esa ropa puesta.
_ ¿Por que? ¿Te molesta? o esperas que me duerma en ropa interior aquí contigo.
Brayan_ Lo menos que espero es eso, te prestare una de mis pijamas. Es un poco grande pero...
_ No, déjame que así estoy bien. 
Brayan_ Insisto para que duermas mas cómoda.
_ No, gracias. Nueva mente.



#1257 en Paranormal
#5625 en Thriller
#3170 en Misterio

En el texto hay: suicida, lgbtq, demonios y misterio

Editado: 05.11.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.