Suicida enamorada... ¿juegas al gato conmigo?

POCO QUE DECIR

Luego de un rato de llorar un poco, encontrándome bastante borracha, me acosté en el suelo sobre el pecho de Maicol, aunque al poco rato me fastidie y quería irme a mi casa. Se que recuerdo haberme despedido de un grito, Maicol trato de detenerme pero no lo deje y me fui caminando de un lado hacia el otro por la calle que a esa hora estaba sola, aunque después estaba en medio de un anden mirando a donde ir y maldiciendo, me acosté en el suelo frio agotada, también queriendo evadir las miradas, cerré los ojos solo un momento y, sin embargo, me quede dormida.

"Tienes casa y mírate, parece que no tuvieras nada pero, es que no tienes absolutamente nada"

Me estire cómodamente al despertar, tenía una terrible resaca de la cual me queje de inmediato, se sentía extraño ¿No estaba acostada en la calle? Lo dudo mucho cuando se sentia acogedor este lugar ¿me habían secuestrado?, tenía un olor familiar y hacia frio, me sentia realmente cómoda, aun no había abierto los ojos, la sensación de las sabanas en mi piel me hacia acordarme de cuando dormí en la casa de Brayan y así querer quedarme un poco mas. Sentí algo frió en mi vientre, me di la vuelta para ver pensando lo peor en ese momento, por lo que abrí los ojos, no pude ver nada, solo sentir otra respiración aparte de la mía hasta que escuche una voz gruesa que me endulzaba los oídos dandome calma.
_ Buenos Días.

No respondí, ahora seguia tratando de relacionar la voz con alguien que reconociera, seguí moviendo mis manos que tocaban otra piel para averiguar quien estaba a mi lado, baje lo suficiente para escuchar una queja.
_ Cuidado por hay.
_ Disculpa.

Toque su mano, este se soltó para abrir un poco la persiana de la habitación, apenas entro la luz de la mañana a los pocos instantes lo vi era Brayan, estaba sin camiseta lo cual me hizo sonrojar tenerlo tan cerca y verlo de esa manera.

†CUENTA BRAYAN†
La tenía a mi lado, después que le contara lo demás esperaba estar a salvo de que se enojara mas conmigo, aunque el tono de su voz era mas bien de sorpresa.
Xendra_ ¿Como me trajiste hasta aqui? te dije que no me buscarás.
_ Se que no debía pero, estaba preocupado me comunique con Dimitra que me dijo donde estaban y que te habías ido,  aunque no estabas tan lejos de donde se ubicaba la fiesta, como a dos o tres cuadras tirada en la acera a las 3AM. Salí sin importarme nada solamente para que estuvieras a salvó.
Xendra_ Bueno, ya estoy aqui y respecto a lo que te dije cuando me llamaste.
_ Si tu tenías celos de Erika, me hubieras dicho se podía arreglar.
Xendra_ ¿Lo dices enserio? _me senté en la cama cruzando las piernasbueno, quizás no era tan necesario acabar con ella pero, por otro lado no me arrepiento. Mis celos por verte cerca de ella, la rabia y el asco por el tipo de persona que era me llevaron a eso.

confirmaba entonces por segunda vez que si tenia sentimientos por mi que no queria aceptar.
_ Bueno, confirmo que los sentimientos románticos si pueden llevar a cosas locas.
Xendra_ Lo hice por mi, yo no estoy _ me mordí el labio_ tu ¿si? digo, olvídalo.
_ Yo si, como si se tratara de la primera vez, es un riesgo que estoy tomando.
Xendra_ ¿Seguro de lo que me dices?
_ Muy seguro, confia en mi.
Xendra_ No me vas a...
_ Tranquila preciosa, ese suceso queda entre los dos.
Xendra_ ¿por que te fuiste de regreso acá?
_ Solo necesitaba digerir lo que me habías dicho, la confesión del asesinato.

Deje caer con cuidado mi cuerpo, acomodando mi cabeza sobre sus piernas y abrazándome a su cintura.
Xendra_ Por otro lado y donde esta tu madre.
_ Mi madre salio con mi hermana lo suficientemente lejos para no llegar en un rato.
Xendra_ Debería recoger ya, no quiero tener mas problemas de los que ya tengo, ¿vienes conmigo?
_ Si, ¿por que no?
Xendra_ Excelente.

Me quedo mirando directamente a los ojos, esboce una sonrisa no me gustaría que este momento acabara pero, tampoco podía durar para siempre. Me levante para buscar en el armario que ponerme en el torso, entonces encontré una camiseta que tenia hace un buen tiempo al que le había recortado las mangas y tome del suelo la chaqueta negra que debajo se encontraban las llaves del auto, vi su pequeña sonrisa burlona hacia mi luego de ponerme la camiseta a lo que le seguí.
_ ¿de que te ríes?
Xendra_ No de nada _ Tapa su boca_ sigue, colócate la chaqueta.

Trataba de mantener la seriedad, pero mientras le seguía preguntando se reía mas, me lance a ella al dejar a un lado las llaves con la chaqueta para hacerle cosquillas. Me hacia bien y hacerla sonreír me ponía aun mejor, las carcajadas que se hacían mas fuertes como las suplicas de que dejara de hacerle cosquillas me engrandecía el alma, me unos minutos después y no por algo que hubiera escuchado sino por ver sus ojos, la belleza de sus ojos.
Xendra_ ¿que paso? ¿escuchaste algo? _se acomodo el cabello_.
_ No, solo quería aprovechar que puedo tenerte tan cerca, tan serena, tan tú.

Me enrede con su mirada, mi mano la lleve hasta su rostro, detrás de su oreja específicamente mientras me miraba apenada. Me fui acercando, sin importarme que era inadecuado ya que se encontraba apenas con el sostén, seguí acercándome con miedo pero viendo que tenía su permiso y a centímetros de sus labios luego de sobarla con mi dedo pulgar me detuve y siguió acercándose ella, es entonces que en solo unos segundos nos estábamos besando, con suavidad, con dulzura y difrutandolo, luego coloco sus manos sobre mi pecho separándose, bajando la mirada apenada.
Xendra_ Debemos irnos Brayan, ¿me prestas otra de tus camisas? Por favor.
_ Si, claro _me levante de la cama aun mas sonriente_ Mira en mi armario y toma la que mas te guste, te espero abajo.
Xendra_ Gracias _dijo tapándose con la sabana_.



#1261 en Paranormal
#5639 en Thriller
#3175 en Misterio

En el texto hay: suicida, lgbtq, demonios y misterio

Editado: 05.11.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.