Suicida enamorada... ¿juegas al gato conmigo?

HELP ME

A Erika la tenía investigada, a esta señora apenas y le prestaba atención asi que no tenia las armas suficientes para conocer sus puntos debiles lo que era aun peor. Sharlot entro a mi habitación sin darme cuenta, estaba sin sudadera creí que había cerrado la puerta con seguro, por lo que no presté atención olvidando mis heridas abiertas.
Sharlot_ Oye, por fin te quitas la sudadera venia a pedirte.
_ ¿Que haces aquí Sharlot? No te permití que entraras.

Me cruzo de brazos mostrándome enfadado mientras ella infla sus mejillas.
Sharlot_ Es que quería, acaso ¿no puedo?
_ No, no puedes, ahora salte de aquí.

Me levante y extendí mis brazos para sacarla, ella se dio vuelta.
Para cuando me di cuenta estaba entre mis brazos, mi mama iba pasando y reaccione al ver su expresión de sospresa junto con enfado.
Mamá_ Brayan ¿Esos son cortes? ¿te estas cortando?
_No mama yo.

Paso su dedo índice encima de aquellas heridas, me lastimo un poco, algunas aun seguían frescas y al mostrarme su dedo tenía esta de mi sangre, claramente no tenía argumentos con los cuales defenderme ya que si eran muy reales, me estaba cortando.
Mama_ Te voy alejar de esa chica aunque sea lo ultimo que haga.
_ Pero...
Mama_ Nada.

Me empujo, jalo a Sharlot del brazo para sacarla de la habitacion y me encerró con llave.
_ ¡Ábreme hablo en serio, me voy a ir de esta casa! ¡Te odio!

Dure un rato tratando de abrir la puerta, después de tanta ira lanzando cosas por toda la habitacion y golpeando la pared llegando al punto en que sangraba mis nudillo pero, no me retorcia ante el dolor, todo lo contrario, me satisfacia, despues de darme por vencido me sente en el suelo y escondí mi cabeza entre mis piernas todo esto era injusto, ella me necesitaba tenia una idea pero no seria fácil por lo que llamaría a la única que le podría importar la situación.

*Llamada en curso*
_ Mande, ¿Que pasa Brayan?
_ Necesito tu ayuda.
_ ¿Que necesitas?
_ Necesito rescatar a Xendra.
_ ¿Que le paso?
_ La señora que vive con ella, la encerró y se que la esta maltratando. No se que hacer, ¿podemos intentar rescatarla?
_ Sabes que por Xendra yo hago cualquier cosa ¿Que hacemos?
_ Si mira vas a llegar a mi casa y me vas a esperar debajo de mi ventana...

Le conte todo el loco plan que tenia en mente y por muy loco que fuera la logre convencer eso parecia.
_ Llego de inmediato.
_¡No! ahora no, ven mas o menos a las 11 PM que estoy seguro que aqui en mi casa estaran dormidos y podre irme sin problemas.
_ Esta bien, llegare allá.
*Llamada finalizada*

Colgué, haría lo que fuera por recuperar a Xendra y volver a tenerla a mi lado, esa mujer no se saldría con la suya. Se oscureció completamente, mi madre hizo su última visita del día, aquí es entonces donde comienza todo el plan empezando por que debia hacerla enojar para que me dejara encerrado nuevamente y de esta manera no entrara en el cuarto durante el tiempo que utilizaria para escaparme por la ventana.
Mama_ Mi amor te traje de comer.
_ No tengo hambre.
Mama_ Debes comer.
_ No quiero, llévate tu asquerosa comida de aquí.
Mama_ Si te da hambre lo dejare en el escritorio.
_ Claro, y ahora te haces la que nada paso.
Mama_ Ves lo que te pasa por tanto golpear la pared, observo la sangre en tus nudillos, voy a curarte.
_ Sal de mi habitación yo se curarme solo.
Mama_ Por que te colocas a la defensiva cuando todo lo que hago es por tu bien.
_ ¡Quiero estar solo! Vete de aqui _baje la voz_.

Salio y calmada cerró la puerta nuevamente con llave, todo empezaba bien.

†CUENTA XENDRA†
Estaba acostada en la cama que había manchado de sangre y la cual había preferido no cambiar las sabanas, la mujer comía disfrutando de mi comida mientras a mí me crujían las tripas, busque aguantarme puesto que tenía frituras, pero nada que no me fuera a hacer daño ya que hace tiempo estaban hay. Tenia que hacer algo como fuera, escuche un sonido desde abajo de la almohada, al parecer la mujer no era muy inteligente escondiendo el teléfono debajo de mi almohada y solo era el maldito despertador. Ya mas o menos eran las 10 de la noche cuando escuche los pasos de aquella señora dirigiéndose hacia mi cuarto, no me esforcé por levantarme y otra de las razones era que no tenia fuerzas.
Margaret_ ¡Gatea hasta mis pies!

azota el cinturón contra mi espalda nuevamente provocando que gritara, seguí acostada respirando profundo mientras apretaba las sabanas sintiendo otro golpe en la espalda me mordia el labio tambien para contener los gritos.
Margaret_ Acaso no escuchas estúpida, gatea hasta mis pies.
_ No puedo.
Margaret_ Yo en ningún momento pregunté si podías o no, levantate y ven hasta aqui.

Intenté levantarme, sentía los brazos débiles, sin energías y sin fuerzas, por lo cual volví a caerme sobre el colchón claro que a ella no le gusto, golpeandome nuevamente.
Margaret_ Así te quería desde la primera vez que te conocí en el hospital, buena para nada.
_ Me he encontrado con cosas peores en la vida, vieja bruja.

Se quedó en silencio, pensé que se iría, sin embargo, sin soltar todavía la sábana sentí los golpes provocando que gritara muy fuerte, necesitaba ayuda, sentía el desespero y no quería perder la razón, pero perdía sangre.
_ !Bruja, déjame en paz!
Margaret_ Claro que te dejare en paz _Escuche caer algo al suelo_ come como el animal que eres si es que te da la gana.

Pateó lo que sea que hubiera dejado caer al suelo y cerro la puerta de nuevo, busque levantarme aunque no pude a la primera, lo logré la segunda vez con mucho esfuerzo, me hacía falta Brayan, necesitaba ayuda aunque fuera solamente para sentir ese calor entre sus brazos y aunque me carcomía el miedo algo creo que estaba mas claro entre los dos, no estabamos gustando.



#1246 en Paranormal
#5600 en Thriller
#3159 en Misterio

En el texto hay: suicida, lgbtq, demonios y misterio

Editado: 05.11.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.