Sweet and sour (chaelisa)

Prólogo.

 

 

 






 

。⁠.゚⁠+⁠ ⁠⟵⁠(⁠。


Lisa va caminando hacia su casa, acaba de salir de la escuela y está realmente cansada, su amiga jennie la acompaña, y su primo Jungkook también, gracias a dios estudian en el mismo lugar, porque lisa no se ve capaz de regresar a su casa sola; el caminó es demasiado largo y aburrido.

En cambio con la compañía de esos dos seres, el camino a su casa se vuelve más cortó de lo que en realidad es.

La tailandesa esta segura de que no lleva ni díez pasos dados alejándose de la escuela, cuando alguien jala la manga de su suéter, automáticamente se detiene, y sus dos secuaces, como suele llamarlos ella, tambien se detienen al verla parar.

Lisa parece querer golpear a cualquiera que le esté retrasando la llegada a su dulce hogar, pues las prácticas de basket cada vez son más intensas y no cree estar de humor para una charla con nadie.

Pero antes de gritar, insultar, o simplemente apartar el brazo que aún toma la manga de su suéter, observa a la persona que detiene su ida.

Una rubia de estatura más baja que ella, con un suéter y un pantalón, mas una bufanda enrollandola como burrito, y una sonrisa impecable, lisa no tiene que decir, porque no preparo ningún insultó mentalmente por estar detalladamente a la chiquilla frente a ella, porque si, jura que la desconocida mínimo podría ser tres años menor que ella.

-Lalisa manoban, me gustas.-Suelta la pequeña sin ningún tipo de nerviosismo o arrepentimiento, dice las palabras con tanta naturalidad, como si realmente estuviera diciendo "Buenos días".

Detrás de lisa, a unos cuantos pasos, los secuaces escuchan claramente la declaración, se ven sorprendidos entre ellos y no saben quién es la pequeña que con tanta seguridad le confiesa su sentir a Lalisa manoban, la jugadora de basket intachable de la escuela, la señorita popularidad, la señorita "no tengo tiempo para nadie, déjenme en paz". Si, lisa realmente no está interesada en nadie, y rechaza a cualquier chico o chica que se le acerque, porque parecen más fanáticos enamorados que sus pretendientes, eso le irrita.

-¿Qué?.-Pregunta lisa con su mejor cara de póker, no sabe de qué está hablando, tal vez alguien ha retado a la pequeña rubia y por eso está diciendo tal cosa, o talvez se ha vuelto loca.

-Me gustas Lalisa manoban, y voy a ser tu novia.-Dice ahora soltando la manga del suéter de lisa sabiendo que tiene su completa atención, lleva sus manos tiernamente detrás de su espalda mientras observa juguetona la mirada de manoban.

-¿Quién demonios eres?.-Pregunta lisa irritada por las insinuaciones de la extraña, ¿Quién se crees qué es para venir a decir tan fácilmente que será su novia cuando lisa nunca le ha prestado atención a nadie?.

-Oh... Lo lamento, no me presenté adecuadamente.-Responde la rubia con una sonrisa adorable y lisa se preocupa por si su contraria no sabe estar seria o simplemente no puede.-Mi nombre es roseanne park, del segundo año.-Dice pestañando delicadamente como una princesa de cuentos de adas, y lisa casi siente náuseas, no por roseanne, si no por su aura, que es tan asquerosamente tierna y adorable, y todas esas cosas que por lo general la tailandesa odia.

-Okey... Roseanne Park de segundo año, lamento herir tus sentimientos... Pero no estoy interesada en una relación, y no eres tú, soy yo.-Explica lisa con naturalidad como lo ha hecho a lo largó de toda su vida cuando le ofrecen relaciones, y más ahora que si sabe que la niña es tres años menor, pues lalisa está en cuarto.

La tailandesa se descoloca mentalmente cuando la pequeña frente a ella suelta una leve carcajada curiosa, se estremece por el sonido y al instante la mira confusa, incluso su risa suena como una risa de película bien practicada, pero sabe que la de roseanne suena completamente natural así, la chica enfrente suyo, es un cliché andante.

-No seas bobita, se que no estás interesada en mi.-Comenta divertida la muchacha y lisa la mira indignada ¿Cuando le ha dado la confianza suficiente para que le diga boba?.-Aun así, pienso conquistarte, porque me gustas, y quiero que seas mi novia, se que lo lograré.-Dice nuevamente con una seguridad intacta que lisa en su interior álava, porque es la primera pretendiente que no anda temblando de timidez y nerviosismo delante de ella, punto para Roseanne Park de segundo año.

-Pero no quiero que me conquistes, además eres menor que yo y sin ofender.... Eres todo lo contrario a mi, así que no creo que funcione.-Dice dandole una mirada completa a su oufit, la menor combina muy bien una cantidad de colores pasteles y adorables que le hacen doler los ojos a lisa, que al contrario, anda con un pantalón gris oscuro y una camisa negra con una frase escrita en letras blancas en medio, muy básica y neutra, muy vibras de lisa.

-No te estoy pidiendo permiso, solo quiero que lo sepas, somos libres de conquistar a quien queramos, no quiero perder la oportunidad antes de siquiera usarla.-Dice la rubia esperanzada y lisa puede ver algo en sus ojos, algo más que solo seguridad y positivismo, cariño.

"Es que nisiquiera tienes oportunidad" piensa lisa, pero no lo dice en voz alta.

-Haz lo que quieras, ya te dije que no estoy interesada, perderás tu tiempo.-Comenta la tailandesa con indiferencia, roseanne solo le sonríe emocionada, pues a partir de mañana empezará su travesía intentando conquistar a la chica de sus sueños.



#834 en Fanfic
#2968 en Otros
#793 en Relatos cortos

En el texto hay: amor, kpop, chaelisa

Editado: 21.04.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.