Sweet Darkness

Prólogo

Y ahí estaba de rodillas frente a él, estaba gozando de emoción, Enzo estaba a punto de ganar ya no podía mas, mis poderes y mis fuerzas se estaban agotando me dolía ver como estaba terminando esto, no pude cumplir mi promesa, todos iban a morir, mi familia, el amor de mi vida, pero ya no podía iba a morir, estaba segura.

—Mírate, haz resultado una decepción para todos —dijo Enzo, riendo ­— todos creyeron que tu ibas a acabar conmigo, que serias la salvadora del mundo, pero ¿qué crees? ¡te equivocaste! —dijo gritando— ¡todos se equivocaron! ¡solo miren! todos ustedes —se dirigió señalando a la multitud— van a morir por su culpa, y ya nadie podrá salvarlos.

—Enzo, por favor, ya no sigas con esto —le dije —ellos no tienen la culpa, nada de lo mi familia te ha hecho tiene que ver con ellos.

— tu familia los dejo entrar en este territorio, y eso los condeno desde entonces —dijo mirándome con rabia — yo accedí a hacer las cosas de otra manera, de buena manera, pero tu padre no lo quiso, entonces lo hice a la mía —dijo y se puso a mi altura— ahora todos van a conocerme, pero la primera en sufrir serás tu

En ese instante, Enzo me tomo del brazo y me hizo levantarme, entonces me puso de espaldas hacia él, en ese momento todo desapareció y lo mire.

Ahí estaba el, frente a la bruja malvada, que resulto ser una hechicera, hincado, frente a mí, ella lo iba a matar, estaba a punto de arrancarle el corazón.

En ese instante mi cuerpo tembló, la ira comenzó a subir, una luz blanca seguida de un ruido estruendoso resalto a mi alrededor, sin darme cuenta, todos estaban en el piso con sus oídos tapados, todo sucedió en un instante.



Paula Sandoval

Editado: 14.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar