Sweet Dreams, tres puertas y una salida

Capitulo 9. La pluma dorada y sus poderes, parte 5

-Adelia: Existe una leyenda, sobre un ave dorada llamada Gold, se rumorea que sus plumas son capaces de curar cualquier enfermedad, las aves que están dormidas, tienen la enfermedad del sueño.

-Nathael: Tu misma has dicho que es un rumor, no hay que creérselo todo

-Adelia: Yo no he dicho exactamente que yo crea en esa leyenda pero...

-Ángela: Tengo una intuición, y algo me dice que la leyenda es cierta, no me preguntéis porque, pero creo que esa ave si existe.

-Nathael: No puede ser, es imposible, esa ave tiene que ser una leyenda (se va enfadado)

-Ángela: ¿Y ahora que le pasa?

-Adelia: Es que, resulta que cuando era pequeño, creía en esa leyenda, y todos los de su clase se metían con él, ahora como ya es grande, sus amigos le han metido en la cabeza que eso no existe.

-Charlie: Vaya...

-Adelia: Pero si queréis averiguar si la leyenda es cierta, yo os puedo ayudar, venid conmigo. (Ángela, Charlie y Keira la siguieron, entraron en una habitación secreta de Adelia debajo de la casa, ahí habían muchos papeles viejos, desde hace cientos de años, antes era del capitán Santi, pero ahora ha pasado a ser de Adelia, la segunda nieta más grande) Aquí esta, este es el mapa que supuestamente esta la ave, ¿queréis ir?

-Charlie: Yo no dudo, yo quiero ir

-Keira: Yo también, ¿y tu Ángela?

-Ángela: ¿Yo? Pues... la verdad, no lo tengo muy claro, ¿y si no existe y Nathael tiene razón?

-Charlie: Te ha comido el coco... Ángela si no vas no lo podrás saber nunca, y te digo una cosa, si no vas, te arrepentirás de no haber ido, puedes quedarte aquí, pero Keira y yo iremos en busca de esa ave. Además fuiste tú quien dijo que la ave existe.

-Keira: Al menos lo intentaremos

-Ángela: Esta bien, iré con vosotras, tenéis razón, seguramente me arrepentiría de no ir

-Adelia: Bien, esta decidido, yo no voy por motivos personales, pero vosotras tenéis que atravesar las colinas del reino para ir al otro lado ahí encontrareis una montaña, ahí tendría que estar la ave Gold, el mapa os guiara, buena suerte.

-Charlie: Gracias, ¡vamos!

(Las chicas salieron con el mapa, partieron hacia las colinas, al llegar a la montaña una hora más tarde, las chicas no tenían a penas fuerzas para seguir)

-Keira: ¿Ya hemos llegado?

-Charlie: Ya falta poco

-Ángela: Es que a quien se le ocurre ir a una montaña sin primero preparar algo de beber o de comer, como hacen los excursionistas

-Charlie: Y ahora lo dices

-Keira: Un pelín tarde ¿no crees?

-Ángela: No me digas ¿en serio? No me había dado cuenta

-Charlie: Bueno, ya esta, ya hemos llegado

-Keira: Por fin (se estira en la hierba) que bien se esta

-Ángela: Arriba Keira, no tenemos todo el día

-Charlie: Hay algo que no me cuadra

-Ángela: ¿El qué?

-Charlie: A ti que te parece, no está el ave, yo no veo ninguna ave dorada por aquí

-Ángela: ¿Te refieres a esa? (Señalando a Gold junto con unos soldados)

-Charlie: ¿Pero qué? Keira levanta, ya la hemos encontrado

-Soldado 1: Bien, ya esta, ya hemos capturado al ave Gold, ¿ahora qué hacemos?

-Soldado 2: Tenemos que esperar ordenes de nuestra líder

-Ángela: ¿Su líder? ¿Pero se puede saber que hacemos ahora?

-Charlie: Me quieres dejar pensar... ¡ya está! Ángela, tú y yo tenemos poderes

-Keira: ¡Ejem! ¿Y yo qué?

-Charlie: Keira, tendrás que ayudar a Gold a salir de la jaula, mientras que Ángela y yo nos encargamos de los soldados, ¿de acuerdo?

-Keira y Ángela: Si, de acuerdo

(Las chicas se pusieron con el plan, en casa de los Blow, Nathael bajo las escaleras para ir a la cocina, ahí estaban Álvaro viendo la televisión, y Adelia cocinando la cena)

-Nathael: Adelia, ¿has visto a las chicas? No las he visto desde que me he metido en mi habitación, las he estado buscando por todas partes

-Adelia: Em... si, están en busca del ave Gold

-Nathael: ¿¡Qué?! ¡¿Por qué las has dejado ir?!

-Adelia: No te enfades, ellas querían ir, la verdad no sé porque te enfadas

-Nathael: Porque el ave Gold, es solo una leyenda, no existe

-Álvaro: ¡Si existe! Yo creo en Gold

-Nathael: Pues pierdes el tiempo Álvaro, porque no existe

-Álvaro: ¡Si que existe!

-Nathael: ¡Te estoy diciendo que no!

-Álvaro: ¡Mentiroso! (Enfadado y triste se fue corriendo hacia su habitación, Adelia se puso muy enfadada con Nathael)

-Adelia: ¡Nathael! ¿Cómo puedes hablarle así a tu hermano? Parece mentira que hayas cambiado, ah y una cosa... Tú eras exactamente igual que el a su edad, ¡Álvaro! ¡Ven! ¡Tranquilo! El ave Gold si existe.

(Adelia se fue a buscarlo, para tranquilizarlo, mientras que Nathael pensaba en lo que había hecho y dicho mirando hacia el cielo desde la ventana de la cocina. mientras tanto, las chicas ya habían empezado el plan, Ángela y Charlie estaban luchando contra los dos soldados que tenían una lanza cada uno que podía lanzar rayos de electricidad)



#19418 en Fantasía
#4091 en Magia
#28074 en Otros
#3878 en Aventura

En el texto hay: fantasia, elementos, amigas

Editado: 24.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.