Taller de escritura

El corrector

¿Cómo demonios corrijo? Yo, que acabo de empezar a escribir. Pobre de mí, ¡No sé corregir un texto! Me costó tanto escribirlo, y no quiero cambiarlo. Si mis lectores me quieren, lo harán con errores o sin ellos. Me niego a editar mi texto. 

Bla, bla, bla… 

Nadie te dijo que sería fácil. Nadie te dijo que para escribir no debías pensar. Alguna vez, un profesor de la universidad (era un corrector literario muy agresivo), me contó que hacer un texto era como resolver una ecuación matemática; que el cerebro activa las mismas áreas al tiempo. Así que dejemos de pensar en las letras como un instrumento de inspiración poética, y tomemos el trabajo en serio, como si fuera un problema que solo tú puedes arreglar. 

¿Por dónde empezar? 

Te daré los puntos claves para que tú revises tu obra. Sin pagar un centavo a nadie más.

Hablemos del paso uno

Tomaré como ejemplo mi primer intento de novela. Puedes juzgarme: nunca la corregí. Pero creo que es el ejemplo perfecto para empezar. 

Se llama “Instrucciones”, y se trata sobre un viejito con cáncer cerebral que quiere viajar al pasado. Así de simple. Lo primero que haremos será revisar la primera frase del libro, y ver si tiene sentido. Comienza así: 

“Para morir tan solo hay que tener vida”. 

Esa es mi frase preliminar. Lo primero que verá el lector. Es importante esta frase, porque es la de enganche, lo que hará que los demás quieran, o no, continuar la lectura. Comienza con una idea coherente, algo apasionante, que suceda en la historia.

Así que te pregunto: ¿cuál es la primera frase de tu libro? ¿Tiene sentido? ¿Leerías esa historia si no fuera tuya? 

Te propongo que revises hasta el primer punto. No el primer párrafo (por ahora), sino hasta el punto. 

Si me lo preguntas, la frase “Para morir tan solo hay que tener vida…” Me parece terrible. No le dice nada al lector, ni siquiera es algo que yo diría, fue algo que escuché por ahí. Así que, siendo sincero, yo la reescribiría por completo.

Ahora te pregunto, ¿sabes cómo reescribir? Para eso tenemos que fijarnos en el Tono. ¿Cómo estás escribiendo tu historia? ¿Será de terror? ¿Romance? Recuerda que todas son escritas de una forma distinta. Incluso cambia con la personalidad del personaje principal. 

Pero eso es tema para otra sesión. 

Por ahora revisemos ese primer punto. La frase que lo dirá todo. Te dejo ejemplos de novelas que me gustaron: 

“Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación” - Historia de dos ciudades. 

“Hoy ha muerto mamá”. - El extranjero. 

“Estábamos en algún lugar de Barstow, muy cerca del desierto, cuando empezaron a hacer efecto las drogas”. - Miedo y asco en las Vegas. 

“La ciudad parpadeaba con luces tenues, mientras Alma, con su traje impecable y mirada firme, cerraba un trato millonario”. - Vínculo forzado. 

 

Eso es todo por hoy. No te preocupes, por ahora no debes hacer nada más. Pero, asegúrate de que esa primera frase sea interesante, que no tenga errores de escritura, y que no sea demasiado extensa. 

Si deseas, puedes dejar en los comentarios tu frase favorita para el comienzo de una novela. O la que utilizaste en uno de tus textos. 

Que Hermes y todos los dioses guíen su escritura.

 



#3331 en Otros
#165 en No ficción

En el texto hay: literatura, escritura, academico

Editado: 01.03.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.