¡te juro que no soy Gay!

2°¿Me estabas viendo los ojos o las tetas?

-Señorita Luna-Habló la directora en su oficina, Grecia, Andrés, London y yo adornábamos las sillas delante de ella-Tenerla aquí ya es absolutamente normal para mí, pero, ¿El primer día? Eso es nuevo.

-Andrés importunaba a mi hermana Señorita Gómez-Explicó London-No podía permitirlo.

-Lo entiendo, pero no debió implementar la violencia-Miró a Andrés-Usted señor, no debió siquiera tocar a Grecia si ella le pedía que no lo hiciera.

-Ella es mi novia-Planteó el.

-Ella es mi alumna-Contestó la directora-Y aquí me importa un comino que ella sea su novia, en mi instituto la respetas, si ella fuera de aquí permite eso, es asunto de ustedes, pero si aquí eso vuelve a pasar, quedará expulsado señor Andrés.

-No puede hacer eso, el equipo de decatlón se quedará sin su capotan-Exclamo preocupado-Y el de futbol y el de...

La señorita Gómez lo interrumpió-Y el de ajedrez, el de básquet, el de natación, el del equitación, señor L ewis, tengo muy claro su participación como capitán en todos los deportes que damos, pero verdaderamente no me importa, si una situación como esta se repita, queda expulsado, ¿fui clara?

-Sí, señora-El bajo la cabeza.

-Qué bueno-Sonrió-Y como es tan devoto a nuestros deportes hoy y toda la semana después de clases limpiara todos los implementos del gimnasio-London rio-Usted también señorita Luna, pero usted solo limpiara los recursos para el equipo de box, su equipo, creo que con una sola tarde usted lo lograra ¿Quedó claro?-Ambos asintieron.

-Grecia, Julián-Nos llamó ella- Ustedes ayudaran a London, ahora, que no se repita y largo de aquí.

El físico de la directora influía miedo en ti, su piel morena la hacía ver dura y poderosa, como si de una palabra pudiera hundirte, su cabello afro y marrón chocolate le combinaban de maravilla, sus ojos igual marrones te estudiaban a tal punto de saber que habías desayuno sin soltar palabra, usualmente usaba trajes de color negro, pero hoy traía uno azul oscuro que la hacía ver más imponente.

Todos nos levantamos y ella me llamó.

-Julián quédate un segundo-Obviamente hice caso, los demás salieron-Quiero felicitarte.

-¿Felicitarme? ¿por qué?

-Defendiste a Grecia.

-No-Corregí-Me humille por intentar defender a Grecia.

-No Julián. Tuviste el valor de defenderla aun cuando Andrés es...-Ella buscaba la palabra correcta y yo se la di.

-¿Un idiota?

-Si-sonrió-Uno agresivo y de todas formas estuviste ahí para ella, te aprecio Julián, eres de los mejores estudiantes de este lugar, y te extrañare cuando ya no estés.

-¿Quién la ayudara a redecorar la oficina?-Le sonreí.

-Exacto, nadie tiene ese buen ojo-Me sonrió-Procura solo no hablarle más a Andrés, es un estrés tenerlo aquí.

-La entiendo bien.

-Ahora vete a clases, no quiero que te manden para acá por estar acá.

-Sería el colmo-me reo y salí, me encontré a London.

-¿Qué te dijo?

-Que no me juntara más contigo.

-Quisiera tu eh-Me miró ofendida.

-Que me aprecia y que me va a extrañar...Y que no le hable a Andrés.

-Ese, es un increíble consejo, Grecia debería seguirlo-Me señaló hacia delante y Grecia iba tomada de la mano con Andrés-Pero al parecer tiene demasiada mierda en la cabeza,

-London-La regañe-Es tu hermana.

-Es una tonta, al menos con respecto a el-Me miró seria-Vamos, nos falta una clase y tendremos nuestro lunes de arepas.

La mañana pasó súper rápida luego del problema, luego de ver matemáticas nos dirigimos al auto de London, un bentley perlado color negro, yo no tengo auto y no se manejar, me monte en el asiento del copiloto y lance mi bolso atrás, ella hizo lo mismo.

-Que increíble este primer día-Dijo mientras encendía el auto y salíamos de la escuela.

-Día pa' mierdero-Le dije en español.

-Estas muy grosero y agresivo eh chico-Se rio-Anda, pon música, eso te anima.

Conecte el teléfono al estero del auto y puse una canción que me relaja mucho, You & I de one direction, porque si, one direction es mi banda favorita.

-Ahora sí eres tu-Comento y se rio para luego cantar, yo repetí la acción, escuchamos todo el albúm Midnight Memories y que nuestras casas estaban algo lejos.

-Nos tocará limpiar-Se burló London al rato.

-Al menos solo será un día-Trate de animarla-A Andrés le toca toda la semana.

-A Andrés deberían sacarlo de ahí, no entiendo porque tu papá le paga ese instituto si es un idiota.

-Recuerda que se lo prometió a mi tío-Mi tío Allan había fallecido de cáncer hace un tiempo ya, y le hizo prometer a mi papá que no dejaría a Andrés solo, mi padre sin más remedio acepto, dándole las mismas oportunidades que a mí, la verdad a mí no me molesta, a mi mamá tampoco, pero Andrés insiste en hacer mi vida miserable.

-Eso no justifica que él tenga que ser un imbécil-Agregó-En fin, ya vamos a llegar, abre el portón-Hice caso y entramos a nuestro conjunto, dos enormes casas se miraabam una al frente de la otra.

London se estacionó al frente de la suya-Vamos-Ordenó-Tus papas no están, los mios tampoco, las cocineras tienen día lobre hoy, tocá cocinar.

-¿Dónde están los bomberos cuando los necesitas?

-Cállate-Rio y pasamos, la sala estaba como siempre, negra, todo era negro, negro mate, el suelo era lo único que brillaba, de resto todo era opaco, minimalista, costoso, algunas decoraciones doradas le daban el toque, llegamos a la cocina que era igual, puse el celular en el mesón de granito negro con dorado.

-¿y que cocinaras?-Pregunté, al parecer mi pregunta le causó gracia-¿Qué?

-Cocina tú-Rebatió.

-No sé porque lo imaginaba ¿Sabes?

-Qué bueno que lo sabias Juli.

-Cállate.

Después de cocinar pasta con carne molida (Lo más fácil para mi) y comer fuimos a la sala donde nos echamos en el sillón y por primera vez detalle aquella enorme foto que estaba en la sala de su familia, media casi dos metros y alrededor habían fotos de nosotros, de ellos, como familia, pero la gigante era de ellos cuatro, mi tía, la mejor amiga de mi mamá y de mi papá, Jade Pierce vestía un traje color azul cielo, su cabello rubio adornaba toda la foto con ese brillo, sus ojos eran azules cual gema Aguamarina, un azul pálido y gélido que aunque pareciera duro eran los ojos más gentiles que podrías ver, a su lado Marco Luna, el mejor amigo de mi mamá y de mi papá, quien era exageradamente latino como mi mamá, sus rasgos lo delataban enormemente, su cabello negro azabache y sus ojos marrones se hacían notar, el vestía un pantalón negro y una camisa azul clara, igual que el traje de mi tía, sonreía feliz mientras que mi tía lo hacía adorable, el costoso reloj de su mano dejaba claro cuál era su estatus aunque al lado del reloj estuviera su tatuaje de una lagartija, así y ya, sin color, solo la silueta de una lagartija, tenía la mano en el brazo de quien estaba delante de él, sonreía inocente, su cabello dorado como el de su madre estaba recogido en una cola alta, su cabello caía detrás cual tiras de oro, sus aretes circulares, grandes y plateados relucían, su figura estaba adornada por un vestido corto del mismo tono de azul claro, tenía un collar con dije de mariposa igual azul, sus ojos igual a los de su madre, ella abrazaba a London, quien tenía una franelilla de tiras delgadas blanca, el pecho de London era enorme, no parecían senos, eran dos huevos de avestruz pegados ahí, un pantalón igual azul corte alto le acompañaba, ella reía pero se veía seria, sus ojos no eran normales, eran de un azul cual zafiro, súper intenso, su cabello negro azabache ayudaba a que se vuelvan aún más aterradores, como si pudieran sacarte el alma, tenía un collar como el de Grecia pero más intenso como sus ojos, ver mucho tiempo sus ojos en la pintura me provoco escalofríos, su voz me sacó de mi apreciación.



#19765 en Novela romántica
#12270 en Otros
#1959 en Humor

En el texto hay: amistad, malasuerte, atipico

Editado: 27.07.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.