Terror Sagrado

Capítulo 4

Pero el señor Doman tenía otro corresponsal, el señor Barney Bree, de Hurdy-Gurdy, quien  
anteriormente había estado en Red Dog. Este caballero no era minero, aunque entre éstos resultaba una  
figura notable. Su conocimiento de la minería consistía principalmente en un dominio maravilloso de su  
jerga, a la que había hecho abundantes contribuciones, enriqueciendo su vocabulario con una abundancia  
de frases inusuales más notables por su aptitud que por su refinamiento, y que impresionaban a los  
«novatos» sin instrucción por la sensación de profundidad del conocimiento del inventor. Cuando no  
mantenía un círculo de admirativos oyentes procedentes de San Francisco o del este, se le podía encontrar  
entregado al trabajo, comparativamente más oscuro, de barrer las diversas casas de baile y purificar las  
escupideras. 
Barney no parecía tener más que dos pasiones en la vida: el amor a Jefferson Doman, que en otro  
tiempo le había prestado algún servicio, y el amor al whisky, que desde luego no se lo había prestado.  
Había estado entre los primeros que se abalanzaron sobre HurdyGurdy, pero no había prosperado y  
gradualmente se fue degradando hasta la posición de sepulturero. No era una vocación, pero Barney  
dedicaba a ella su mano temblorosa de forma irregular siempre que se producía algún mal entendimiento  
en la mesa de juego, coincidiendo en el tiempo este trabajo con su recuperación parcial de una prolongada  
época de vicio. Un día, el señor Doman recibió en Red Dog una carta con un matasellos que simplemente  
decía «Hurdy, Cal.», y como se hallaba ocupado por otra cosa, la dejó descuidadamente en un agujero de  
su cabaña para leerla más tarde. Unos dos años más tarde la encontró accidentalmente y la leyó. Decía lo  
siguiente: 
HURDY, 6 De Junio: 
AMIGO JEFF: La encontré buena en el campo de huesos. Está ciega y piojosa.  
Estoy montado: Es mío y mi parte es tuya también. Tuyo, 
BARNEY 
Posdata: La Marqué con Scarry. 
Como tenía un conocimiento del argot general de los campamentos mineros y también del sistema  
privado del señor Bree para la comunicación de las ideas, el señor Doman no tuvo dificultad para  
entender en aquella epístola poco común que Barney estaba cumpliendo su deber como sepulturero  
cuando descubrió una cama rocosa de cuarzo sin afloramientos; que evidentemente abundaba en ella el  
oro; que movido por consideración de su amistad aceptaba al señor Doman como socio y esperaba que la



#802 en Paranormal
#8471 en Otros
#2544 en Relatos cortos

En el texto hay: historia, terror, guerra

Editado: 20.07.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.