Terror Sagrado

Capítulo 6

Dedicándose con gran celo a su descubrimiento del oro abundante, que probablemente achacaba a la  
conciencia con la que ejercitaba su trabajo de sepulturero, el señor Barney Bree había cavado un sepulcro  
inusualmente profundo, por lo que casi estaba anocheciendo cuando el señor Doman, trabajando con la  
deliberación lenta del que tiene «una cosa segura» y ningún miedo a que nadie reclamara un derecho  
anterior, llegó al ataúd y lo dejó al descubierto. Al hacerlo se vio enfrentado a una dificultad para la que  
no se había preparado; el ataúd —una simple cáscara plana de tablones rojizos por lo visto no muy bien  
conservados— no tenía asas y ocupaba todo el fondo de la excavación. Lo único que podía hacer sin  
violar la santidad y decencia de la situación era realizar una excavación lo bastante larga como para poder  
ponerse de pie a la cabeza del ataúd y, colocando debajo sus manos poderosas, levantarlo sobre su  
extremo más estrecho; y eso fue lo que decidió hacer. La proximidad de la noche aceleró sus esfuerzos.

Ni se le pasó por la cabeza abandonar en aquella fase la tarea para reanudarla por la mañana en  
condiciones más ventajosas. El estímulo febril de la codicia y la fascinación del terror le hicieron  
proseguir el trabajo con una voluntad de hierro. Ya no se mostraba ocioso, sino que trabajaba con un  
interés terrible. Se destocó la cabeza, se quitó las prendas exteriores, se abrió la camisa por el cuello  
descubriendo el pecho, por el que corrían sinuosos riachuelos de sudor, mientras este duro e impenitente  
buscador de oro y ladrón de tumbas trabajaba con una energía gigantesca que casi dignificaba el carácter  
de su horrible propósito; y cuando los bordes del sol desaparecieron por la línea serrada de las colinas del  
oeste, y la luna llena había surgido de las sombras que cubrían la llanura purpúrea, había puesto en pie el  
ataúd y lo dejó allí apoyado contra el borde de la tumba abierta. Después, levantando el cuello por encima  
de la tierra en el extremo opuesto de la excavación, mientras contemplaba el ataúd sobre el que caía ahora  
la luz de la luna produciendo una luminosidad total, se estremeció con un terror repentino al observar  
sobre el ataúd la sorprendente aparición de una oscura cabeza humana: la sombra de la suya. Por un  
instante, aquella circunstancia simple y natural le acobardó. El ruido de su respiración fatigada le asustó,  
y trató de mitigarla, pero sus pulmones ardientes no se lo permitieron. Después, echándose a reír y  
habiendo perdido totalmente el espíritu, empezó a mover su cabeza de un lado a otro para obligar a la  
aparición a repetir los movimientos. Le tranquilizó y consoló comprobar que dominaba a su propia  
sombra. Estaba contemporizando con la situación, realizando con una prudencia inconsciente una  
maniobra que retrasara la catástrofe inminente. Sentía que las fuerzas invisibles del mal se estaban  
cerrando sobre él y por el momento parlamentaba con lo inevitable



#812 en Paranormal
#8489 en Otros
#2565 en Relatos cortos

En el texto hay: historia, terror, guerra

Editado: 20.07.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.