Terror Sagrado

Capítulo 10

Lo que no añadió el señor Porfer fue que esa cuerda quizás fuera la misma de cuyo fatal abrazo había  
escapado su cuello por tan poco que si hubiera tardado una hora más en salir de esa región habría muerto. 
Andando despacio junto al torrente hasta un punto conveniente para cruzarlo, el grupo encontró el  
esqueleto de un animal atado a una estaca, que el señor Porfer, tras examinarlo debidamente, afirmó era el  
de un asno. Las orejas que lo distinguían habían desaparecido, pero una gran parte de la cabeza no  
comestible había sido perdonada por alimañas y pájaros, además la resistente brida de pelo de caballo  
estaba intacta, lo mismo que la cuerda de un material similar que lo ataba a una estaca firmemente  
hundida todavía en la tierra. A su lado estaban los elementos metálicos y de madera de un equipo de  
minero. Hicieron los comentarios habituales, cínicos por parte de los hombres y sentimentales y refinados  
por la de las damas. Un momento más tarde se encontraron junto al árbol del cementerio y el señor Porfer  
se deshizo de su dignidad lo suficiente como para colocarse bajo la cuerda podrida y enlazarla  
confiadamente alrededor de su cuello, lo que por lo visto pareció satisfacerle mucho a él, pero causó un  
gran horror a su esposa, que sufrió un pequeño ataque con la representación. 
La exclamación de un miembro del grupo los reunió a todos junto a una tumba abierta, en cuyo fondo  
vieron una confusa masa de huesos humanos y los restos rotos de un ataúd. Los coyotes y las águilas  
ratoneras habían ejecutado los últimos y tristes ritos por lo que se refería a todo lo demás. Vieron dos  
cráneos, y para investigar esta repetición bastante inusual, uno de los hombres jóvenes tuvo la audacia de  
introducirse de un salto en la tumba y pasárselos a uno de los que estaba arriba antes de que la señora  
Porfer pudiera dar a conocer su desaprobación a ese acto tan sorprendente, aunque lo hiciera con  
considerable sentimiento y con palabras muy selectas. Al proseguir su búsqueda de los restos en el fondo  
de la tumba, el joven entregó una placa de ataúd oxidada con una inscripción toscamente hecha que, con  
dificultad, el señor Porfer descifró y leyó en voz alta con un serio intento, no totalmente desprovisto de  
éxito, de obtener el efecto dramático que consideraba adecuado a la ocasión y a su capacidad retórica: 
MANUELITA MURPHY 
NACIDA EN LA MISIÓN SAN PEDRO; MUERTA EN HURDY-GURDY 
A LOS CUARENTA Y SIETE AÑOS 
EL INFIERNO ESTÁ LLENO DE GENTE ASÍ 


Como deferencia a la piedad del lector y a los nervios del fastidioso grupo de ambos sexos que  
comparten los nervios de la señora Porfer, no nos referiremos a la dolorosa impresión producida por esa  
inusual inscripción, salvo para decir que la capacidad de elocuencia del señor Porfer no había encontrado  
nunca antes un reconocimiento tan espontáneo y abrumador.



#811 en Paranormal
#8489 en Otros
#2566 en Relatos cortos

En el texto hay: historia, terror, guerra

Editado: 20.07.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.