Terror Sagrado

Capítulo Final

El siguiente objeto que recompensó al necrófago de la tumba fue una maraña larga de cabellos negros  
manchados de barro: pero recibió poca atención porque rompió el ambiente anterior. De pronto, con una  
breve exclamación y un gesto de excitación, el joven desenterró un fragmento de roca grisácea y, tras  
inspeccionarlo presurosamente, se lo entregó al señor Porfer. Cuando la luz del sol cayó sobre él lanzó unos destellos amarillos: estaba recubierto de puntos brillantes. El señor Porfer lo cogió, inclinó la cabeza  
sobre él un momento y lo arrojó descuidadamente con un solo comentario: 
—Piritas de hierro: el oro del loco. 
El joven del descubrimiento quedó por lo visto un poco desconcertado. 
Entretanto la señora Porfer, incapaz de soportar ya aquel desagradable asunto, había vuelto junto al  
árbol y se había sentado sobre sus raíces. Mientras se arreglaba de nuevo una trenza de dorados cabellos  
que se había salido de su lugar, atrajo su atención lo que parecía ser, y era realmente, un fragmento de un  
abrigo viejo. Mirando a su alrededor para asegurarse de que un acto tan impropio de una dama no fuera  
observado, metió la enjoyada mano en el bolsillo delantero que estaba a la vista y sacó una cajita mohosa.  
Sus contenidos eran los siguientes: 
Un puñado de cartas en cuyo matasellos figuraba «Elizabethtown, New jersey». 
Un rizo de cabello rubio atado con una cinta. Una fotografía de una hermosa joven. 
Otra de la misma, pero singularmente desfigurada. Un nombre en el dorso de la fotografía: «Jefferson  
Doman». 
Unos momentos después, un grupo de ansiosos caballeros rodeaba a la señora Porfer mientras seguía  
sentada e inmóvil al pie del árbol, con la cabeza caída hacia adelante, aferrando con los dedos una  
fotografía aplastada. Su marido le levantó la cabeza, descubriendo un rostro fantasmalmente blanco salvo  
la larga cicatriz, conocida por todos sus amigos, que ningún arte podía ocultar, y que atravesaba ahora la  
palidez de su semblante como una maldición visible. 
Mary Matthews Porfer tenía la mala suerte de estar muerta.



#811 en Paranormal
#8489 en Otros
#2566 en Relatos cortos

En el texto hay: historia, terror, guerra

Editado: 20.07.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.