Tres Secretos

5: Mi rodilla

 

Le digo a Dylan hippie no tanto por su forma de vestir, la mayor parte del tiempo usa ropa normal, se ve como de segunda mano algunas veces pero nada como, muy de los sesenta o setentas (aunque no tiene el mejor sentido de la moda) Le digo así por su actitud tan… molesta.

Él se la pasa hablando del respeto, la tolerancia y todas esas cosas cada vez que tiene una oportunidad. Y siempre está sonriendo. No me molesta que la gente está a favor del respeto y los movimientos sociales pero con él es como sí, quisiera defender a todos. Incluso las personas que no piensan como él.

Pero lo que sí me molesta son las personas que no pueden dejar de sonreír todo el tiempo, ¿Quién puede ser feliz siempre? Es imposible. Ni siquiera yo me sentía bien todo el tiempo cuando la vida era normal para mi aunque era más fácil ocultar cuando me sentía mal porque sabía que solo era algo temporal, algo que iba a pasar. No como ahora.

Finalmente terminó el día y tomo mi teléfono, buscando si mamá me ha enviado algún mensaje para saber a qué hora nos iremos, sé que será por la tarde pero no sé la hora exactamente. Lo hizo, me ha dicho la hora y aún hay algo de tiempo, aunque no tengo nada que hacer.

Borré todos los demás mensajes sin abrirlos, ignorando a todas las personas que me han escrito invitándome a la fiesta o preguntándome qué pasó con William. Me pregunto que les estará diciendo él, ¿Cuál será su mentira? Dudo mucho que haya dicho lo que ocurrió, la gente parece desinformada así que, no creo que nadie sepa la verdadera razón.

Bostezo mientras camino a la salida, algunas personas levantan la mano para saludarme/despedirse pero yo los ignoro, solo quiero salir de aquí. Intento lucir tan normal como puedo, aunque no me siento nada normal ahora mismo y cuando pienso que en unas horas tendré que ir con mi mamá a un lugar que odio, me recuerda más que no soy nada normal.

Voy por la mitad del camino cuando Dylan se aparece a mi lado, no entiendo porque se está comportando así. Después de que él comenzara a pasar tiempo con los chicos yo me veía obligada a interactuar un poco más con él pero no éramos amigos en absoluto, ¡De verdad no lo éramos! cada vez que él se acercaba yo tenía respuestas agresivas llenas de burlas y sarcasmo.

 

Cuando pienso en mis interacciones con Dylan eso viene a mi mente, la manera en que solía tratarlo, es por eso que no entiendo en absoluto que pasa con él este día. Antes no interactuábamos tanto pues yo me la pasaba rodeada de personas, y entre todas esas personas estaba mi ex novio.

Un ex novio que aunque no lo admitía, era algo posesivo conmigo. Cada vez que me encontraba con Dylan sin nadie más a nuestro alrededor (en contra de mi voluntad) él me tomaba por la cintura y me besaba en los labios hasta que Dylan se aburriera y se fuera, una vez lejos, William me soltaba.

Aun pienso que él, Dylan, tiene otras intenciones más que pasar tiempo conmigo, presiento que William lo ha mandado a que me fastidie, él sabía que Dylan no me caía bien.

—Bryn, ¿ya te vas? — ¿Cómo no fastidiarme cuando hace preguntas tan tontas?

—Pues ya terminó la escuela —le contesto y me detengo.

Él asiente. — ¿Necesitas que te lleve a tu casa? Vi tu dirección y no me queda muy lejos de mi casa.

Frunzo el ceño. No sé nada de él pero si sé que no vive por donde yo vivo, se le nota. No es por ser prejuiciosa pero sé que él no es de una familia con tantas posibilidades como otros de nosotros.

Mi familia no es adinerada pero a mi papá le va bien en su trabajo en el bufete y mamá es una instructora personal de algo muy parecido al yoga. Pero no es yoga. Según ella es una serie de estiramientos y no sé qué más para relajar el cuerpo y el alma.

Niego con la cabeza al mismo tiempo que un grupo de tres chicas más jóvenes pasan a nuestro lado, ellas miran a Dylan y juntan la cabeza como para contarse algo, se ríen y luego se empujan entre ellas. Dylan ni siquiera se dio cuenta de eso.

¿Qué le miran a Dylan? Es un chico normal, nada impresionante. Debo admitir (aunque odie decirlo) que él si es atractivo. He tratado de encontrarle defectos físicos pero no los tiene, eso me fastidia pues todo lo tonto que es él, no se refleja en su exterior. Si mantuviera la boca callada podría fácilmente ser uno de los cinco chicos más guapos de esta escuela.

Pero su personalidad y sus frases motivacionales lo arruinan todo aunque dudo que a las chicas les molesten tanto como a mí. Casi la mitad de las personas que están atraídas hacia los hombres babean por él, y supongo que el hecho que ahora sea parte de la banda lo vuelve más atractivo.

Rilley, Owen, William y Dylan son atractivos sin duda pero ahora, a todos los veo como unos tontos, por escalas por supuesto. El tonto mayor es William, es un idiota sin duda. Luego está Owen, un tonto que me da igual y siempre ha sido así, no me llevé bien con él totalmente y sé que yo no le caía bien. Luego Rilley, molesto pero aceptable.

Dylan no está en esa escala, él tiene una diseñada solo para él, una donde es un tonto pero un tonto que no me ha hecho nada. No me ha puesto apodos ridículos como Rilley, no me ignoraba como Owen y sin duda no me ha dicho cosas horribles como William.

Es solo un tonto y ya.  

—Estoy bien —contesto finalmente.

Dylan sonríe más. —Vamos, puedo llevarte, ¿o te espera alguien?

No, nadie me espera. —Me iré caminando —no sé ni siquiera porque le estoy dando explicaciones.

Él hace una seña. —Allá está mi auto, vamos, no me cuesta nada y así no te vas debajo del sol.

Vuelvo a sacudir mi cabeza para decirle que no. —No sé porque haces esto Dylan pero déjame en paz —aprieto mis puños—. Tengo que irme.

Me doy la vuelta y doy apenas dos pasos cuando mi rodilla se desestabiliza y me hace tropezar. Me caigo directo al pavimento, con las piernas dobladas pero me apresuro a levantarme. Que patético es esto.



#14166 en Novela romántica
#2699 en Joven Adulto

En el texto hay: secretos, amor, amor adolescente

Editado: 06.12.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.