Una carta [seho]

Capítulo Trece

Suho

 

Mi corazón latía con fuerza contra mis costillas. No estuve tan nervioso ni en medio de una jodida zona de guerra. Había algo en ese hombre, sin embargo. Sus cartas me llegaban. Él me llegaba. Durante tres años, se envolvió alrededor de mi corazón.

Me arruinó. No podía ni siquiera mirar a otro hombre sin pensar en él. Su dulce voz, con ese acento sureño sexy, me atraía cada vez que lo escuchaba.

No era como los demás. No se parecía a ninguno de los hombres que conocí o con quienes estuve. No era un conejito de uniforme. No estaba dispuesto a quedarse conmigo por mis beneficios, bonificaciones u otra chorrada. Era genuino, raro.

Fue el que me llevó a través de los últimos años. Sus cartas y paquetes me mantuvieron. Me sostuvo. Si no fuera por él, no podría decir si aún seguiría vivo. Cada soldado golpea una pared emocional en algún momento, cuando es más fácil morir que seguir luchando día tras día. La guerra es incondicional. Matar para vivir, agitación constante; transforma a los más suaves en fríos bastardos. Si no morí, sería un infierno más tonto de lo que soy ahora sin él.

Simplemente, me salvó.

Estudié el frente de su pintoresca casa. Era una pequeña casa de estilo bungalow con un balcón de grandes dimensiones. El paisaje era simple, pero era gratuito.

Un movimiento me llamó la atención en la ventana del frente, al lado de la puerta. El cabello castaño que rozó el vidrio me dijo que era Minseok. Sehun era una belleza de pelo rubio con curvas peligrosas.

Un año y medio atrás, Minseok me envió algunas fotos de Sehun, y una de Sehun y él juntos. Me hizo jurar que guardaría el secreto. Lo hice, porque me sentí agradecido. Cada día miraba las fotos. Una en particular me gustó más que las otras. Podía cerrar los ojos y recordarla en cualquier lugar.

Era una foto de Sehun en la boda de su hermano. Era hermoso. Su figura era exuberante, en un traje zafiro que le abrazaba su cuerpo, mostrando esos zapatos fóllame y cada tentadora curva por encima de ellos. Su cabello rubio caía en grandes rizos, que enmarcaban su cara y llamaban la atención sobre sus provocativos labios de color rosa. Soñé con acariciar su figura durante tres años, soñando besar sus labios y degustarlo entero.

Mierda. Ajusté mi pantalón del uniforme militar y toqué el timbre de nuevo. No había llegado tan lejos para nada. Era un bastardo testarudo, y tenía decidido que no me iría de aquí sin él. Lo conseguiría. Ni siquiera los esposos de los otros hombres habían hecho lo que hizo Suho. Él me cuidó. Era mi turno de devolver el favor. Bien, egoístamente quería devolver el favor y tenerlo para siempre. Los soldados somos tercos. Queremos lo que queremos y sabemos cómo luchar para conseguirlo.

Y quería a Sehun.



#9119 en Otros
#1085 en Aventura
#2502 en Fanfic

En el texto hay: soldados, kpop

Editado: 28.05.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.