Una Curvi Para Amar, No Para Jugar (la lista de Christofer)

PARTE 06

 

—Evelyn Carter Monroe, edad veintitrés años, estudios master en contabilidad y auditoría, habla dos idiomas, trabaja en la compañía hace dos años, es raro porque aquí se encarga del archivo general y su sueldo es de una asistente común y corriente.

 

—Creo que será un punto a mi favor.

 

—Con plata no vale la de la lista.

 

—No seas ridículo, eso ayuda a mi técnica.

 

—Método de seducción, ya la has visto dos veces y no cae, estás perdiendo tu toque querido amigo— Tomándolo del hombro a modo de burla, rápidamente Christofer aparto su mano de un golpe.

 

—No te burles de mí, solo demoraré un poco más de lo normal, ella no es una chica común.

 

—Eso es obvio— Burlándose con sus manos, como dibujando la figura de Evelyn, algo que no le gusto al “Príncipe”

 

—Mantén, tus cochinos pensamientos lejos de ella, te advierto.

 

—Qué celoso salió, la gordita no te da ni la hora y vienes a darte de nardeantal, está bien, no dije nada— Alzo las manos reclamando rendición, puesto que Christofer estaba a punto de lánzale lo primero que vio, que era un pisapapeles de metal.

 

Cuando Andrew se marchó de esa oficina, se fue dispuesto a conocer a la nueva presa de su querido amigo, cuando se acercó al área donde estaba ella segun la informacion del archivo, no pudo evitar escuchar esos comentarios.

 

—Mira Evelyn, no te estoy preguntando, te estoy diciendo que es una orden de gerencia, termina de cambiar esos datos y punto.

 

—Pero no es parte de mi trabajo, además eso es falsificar.

 

—Corrige es omitir querida.

 

—No lo voy a hacer, lo siento.

 

—De cuando acá, tan valiente, quieres que te decidan ¿Cierto? Soy amiga del nuevo accionista, así que tú decide. Chaito.

 

Cuando la cacatúa mayor salió de ahí, se puso tan nerviosa de ver a Andrew, que casi empezaba a temblar, se acomodaba el cabello, las manos no dejaban de temblar.

 

—¿Qué fue lo que te dijo esta tipa? — Entro Andrew trayendo del brazo a Lilian, que ahora sí estaba sudado frío.

 

—Nada, no sé.

 

—Lo escuché todo, ¿Cómo te llamas? — Le grito a Lilian, no hay necesidad tu gafete, dice Sanders.

 

—Señor, ¿Quién es usted?

 

—Soy Andrew Ferguson, el mejor amigo y mano derecho del socio de esta empresa, que yo sepa a ti, no te conoce ni en pelea de perros, así que repite lo que le has dicho a la señorita. Mejor espera.

 

Hizo una llamada, directo al número de Christofer quien contestó de muy mala gana, después de todo su humor estaba   peor que toro a punto de entrar al ruedo, pensar que una mujer como ella le huía, lo tenía así, con los pensamientos volando.

 

—¿Qué quieres Andrew?

 

—Amigo aquí tengo a.

 

—No lo haga, no debí decir eso, lo siento mucho, juro que no volverá a pasar, lo juro, por favor no le diga al señor McKay lo que hice.

 

—¿Qué sucede ahí? ¡¿Qué diantres haces? ¿En qué te has metido? Y sobre todo, ¿En qué me metiste?!

 

—Luego me lo agradecerás— Cortando la llamada de golpe.

 

—Mi amigo es un hombre muy benevolente, estoy seguro de que te hubiera perdonado, pero eso si nunca más vuelvas a usar su hombre   para justificar tus abusos, porque esto es un abuso además de un delito.

 

—Lo siento mucho, juro no volver a hacerlo, lo juro, perdóname Evelyn— Salió corriendo con las lágrimas en los ojos, estuvo a punto de ser despedida por su bocota, por querer vanagloriarse de algo que no era. Como dicen se fue con el rabo entre las piernas.

 

—Señor, yo no entiendo—Cuando Andrew la vio con detenimiento, no podía creer que eso fuera la chica de la fiesta, era un espantapájaros con vestido y su cabello un nido de cuervos, hasta la imaginaba como Medusa con sus tentáculos y todo.

 

—A los McKay no les gusta este tipo de cosas, además mi amigo, me ando a dar una vuelta por aquí y a buena hora lo hice, además me parece muy leal de tu parte, negarte a una canallada de ese tipo, ¿falsificar documentos?, ¿Maquillarlos?




Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.