Una daga en el corazón

3

Narra Abigail
¿Qué hice ahora? Estoy completamente loca. ¿Por qué la besé? Ahora va a creer que me gusta. Sigo sin moverme de mi lugar, ya no la estoy besando, pero no estamos hablando. 

-Yo...- qué le decía. No podía decir nada, las palabras no me salían de la boca.

Ella tan dulce, y yo la ilusiono con ese beso. Y como no puedo decirle nada hago él único movimiento que puedo hacer: correr.

Corrí demasiado tiempo que llegué al otro lado de la escuela. Y obviamente me cansé. Iba a hablar con Chris cuando recordé que me dejó de hablar. Demonios, ahora qué hago.

Narra Dayana
Pero qué ha pasado, dijo auron. Me besó, y se fue corriendo. Lo más importante: me besó. ¿Por qué carajo me besó? Yo creí que no le gustaba, pero me besó. 

Cuando corrió parecía avergonzada, como si lo que hizo no lo hubiera querido hacer.

¿Ahora qué? No se que pasó, pero siendo honesta me gustó ese beso.

Narro yo
Dayana iba camino a su casa, pensando en lo que paso. No creía que su primer beso se lo dio una chica, y no cualquier chica, sino su amiga, de la cual se enamoró y con la cual había pasado tantas cosas. De repente escuchó una voz.

-Hola princesa dayni.–Voltee a ver, cual fue mi sorpresa al ver a mi viejo amigo Eric.-¿Qué onda contigo y esa chica?- dijo burlonamente- ¿a poco resultaste ser lencha?

-¡¿Qué?! En primera, no soy lesbiana, o no se... Y en segundo ¿tu qué carajos haces aquí?

-Vine a pasear por aquí y pues te vi, hace unos años no te veía- cierto, no nos veíamos desde la primaria.

Comenzó un largo relato de su vida, la cual era muy aburrida, monótona y aburrida otra vez. Sólo pensaba en lo sucedido con Abigail, no podía creer ese hecho. 

(horas atrás) 
Narra Abigail
Al terminar de correr todavía más, me senté en una banca alejada de todos. Mi mente solo pensaba en Dayana. ¿En qué estaba pensando al hacer eso? Estos tontos sentimientos revueltos sólo me complican la vida. 

-Y pensar que te iba a perdonar- Chris estaba delante mía. Me miraba con odio, tristeza, furia.

-Lo Lamento, no quería hacerlo- le dije, pero él ya se había alejado de mi, en muchas maneras.

Al día siguiente
Narra Dayana
Volví a la escuela, estaba un poco aburrida, no había nada nuevo en especial, así que mis pensamientos sólo se centraban en Abigail. 

Le había contado a Eric sobre lo que en realidad había pasado, se burló y después me aconsejó que aclarara todo con ella, un muy buen consejo. El problema era que Abigail no había venido a la escuela, bueno parecía que la verdadera no había venido. Ella se comportaba fríamente, no hablaba con nadie, y era raro considerando que ella era la que mas "convivía" con los demás. 

Chris no se acercaba a ella, por lo menos no lo vi yo. Asumí que era por lo que había sucedido ayer, y me sentí culpable.

Primero fui a hablar con Chris, pero no quería hablar conmigo, quizá por lo del beso, con eso de que le gusto se pone medio nena.

Después, con un poco de nervios y angustia, fui con Abigail, pero sólo se paró y caminó hasta que le hablé de nuevo.

-Abi, necesitamos hablar. 

-No, tranquila, fue mi error.

-Pero...- intenté decirle algo, lo que fuera, no sabía bien qué decir. 

-Disculpa, Dayana, pero... La verdad es que no me gustas, sólo fue una reacción tonta, y quizá te confundió ese... Beso. Pero es así, y otra vez te pido disculpas.- Ella se fue.

Su suéter negro, su manera de hablar, y el saber que Chris ya no le hablaba, eran signos de que ella había cambiado. Era diferente, pero no entendía bien por qué.

Fue mi culpa, desde el principio lo fue. No debí decirle que la quería, por eso Chris le dejó de hablar, porque le gusto; por eso se confundió, quizá ella no es lesbiana, o bisexual, y yo la confundí.

Chris se levantó, lo escuché gritarme, lo ignoré hasta que me tocó el hombro.

-No hagas esfuerzo, ella no te va a hablar.

-Sí me habló, pero...

-Me podrías responder una pregunta- asentí.

Narra Chris
Decidí preguntarle por mi mismo lo que en realidad había pasado, pero sentí que la incomodaría. Así que mejor cambié el tema.

-Olvídalo mejor, no es de gran importancia.

-¿Seguro?- preguntó Dayana.

-Sí, mejor me ayudarías con la tarea de matemáticas.

-...Bueno, no tengo nada que hacer.

Narra Abigail
-¿Por qué eres así?- me dije a mi misma, con lágrimas en los ojos.

Maldita confusión, por qué existes. Si tan sólo le hubiera dicho la verdad antes, si tan sólo no la hubiera besado, si tan sólo... Si tan sólo supiera lo que siento por ella...



#26675 en Novela romántica
#16932 en Otros
#2639 en Humor

En el texto hay: la historia de dos chicas

Editado: 21.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.