Una daga en el corazón

4

Narra Dayana
Volví a mi casa después de un muy mal día, y vi a mi mamá viendo la televisión.

-¿Cómo te fue?

-Como a ti con el trabajo.

-¿Por qué tan mal? 

-Prefiero no contarte.- dije casi subiendo las escaleras, pero alguien tocó la puerta.

Fui y vi a un señor con una camisa amarilla, sonreí burlonamente.

-Mamá, te hablan los de coppel. 

-Ya valió... Diles que no estoy- dijo susurrando.

-Dice mi mamá que no está. 

-Hija de tu... Disculpela, es una puberta que no sabe lo que dice.

Reía mientras veía cómo mi mamá hablaba con el de coppel, es mi venganza spanky. 

Después recordé las palabras de Abigail. Sonaban en mi cabeza, haciéndome sentir culpable de su cambio. 

-¡Culpable! ¡Sabías que no te quería y aun así lo hiciste! ¡Eso te pasa por...!

-¿Dayana? ¿Me vas a decir que tienes?- mi madre entro en la habitación interrumpiendo mis pensamientos

-Mamá, yo... ¿Sabes que soy... Diferente?- pregunté nerviosa

-¿Te refieres a tus preferencias sexual es? Day, eso lo sabía desde que en el kinder rechazabas a todos los niños. Pero ya, dime que pasó. 

-...Sí, ayer una chica me... besó, pero no le gusto, y ella a mi sí. Su "mejor amigo" la vio, y el problema es que le gusto y le dejó de hablar por eso, y...

-A ver. 1) ¿Cómo de que tuviste tu primer beso y no me dijiste para grabar? 2) Es Abigail ¿verdad?, y 3) ese chico al que le gustas es un tonto, no por eso debió dejarle de hablar.

-1) Aunque me hubieras visto, no te hubiera dejado grabar eso, 2) sí, es Abi , y 3) Chris ya no está enojado, lo hice recapacitar, pero Abigail no le quiso hablar, sigue sintiéndose culpable, a pesar de que ya le dijo que no.

-Vaya lío en el que están. 

-Creo que debería hablar con ellos, los 3, y arreglar todo esto- susurré, pensando si eso sería lo mejor. 

-Es lo que te iba a decir. Eso es lo mejor que podrían hacer, y sobre abi, llegara alguien mas.

-Gracias, ma- la abracé fuerte.  

Ella me entendía muy bien, era mi mejor amiga. La quiero mucho, jamás la quiero perder. 

Después de hablar con mi mamá, fui a caminar un rato al parque, claro que con mis audífonos puestos. Todo estaba como siempre, me aburrí un poco, pero ver cómo los niños se caían al correr me divertía.

Estaba sentada tranquilamente, cuando alguien tocó mi hombro y me quitó un audífono.

-Holi- era Óscar, eso es raro.

-Hola- le respondí con amabilidad.

-¿Qué haces?

-Nada, sólo veo como los niños se caen. 

-Vaya, ¿podemos hablar?

-Ya lo estamos haciendo. 

-Cierto, pero ¿te puedo tocar un tema?, bueno, dos. 

-Está bien, ¿de que tratan?

Él comenzó a hablar sobre el error que había cometido cuando me usaba, me explicó que era porque, según él, no quería perderme, aunque no se había dado cuenta de que me hacía daño. Pero no pidió disculpas por querer ser algo conmigo, sino que él las pidió porque se sentía culpable.

-¿Y sobre que otro tema querías que hablaramos?

-Es sobre Abigail- shit. -El otro día vi que se besaron, ¿te gusta una chica, en serio? 

-Pues... Te digo la verdad o seguimos siendo amigos, weno, ni amigos somos.

-Dime, no se lo cuento a nadie- y a éste qué le pasa.

-Bueno... Sí, me gusta, pero... Yo a ella creo que no...

-¿Neta? ¿Pasas de "esto" a "eso"?- dijo señalándose, y después al aire.

-Son mis gustos, imbécil, y si me vas a insultar, mejor vete.

-No te creas, admito que es raro ver que te hallas besado con una chica, pero lo voy a respetar, eres mi amiga.

-¿Lo soy?

-Bueno, si tu quieres. 

-Pues... 

Narra Abigail 
Caminaba por las calles del lugar en el que vivo, quería despejar mi mente, después de lo que ha pasado estoy... Agotada.

La verdad es que me he distanciado de mis amigos porque mi vida es una mierda, soy un completo desorden, y no puedo seguir así.

Mi padre golpea a mi madre, y yo, cuando la quise defender, también fui golpeada por él. El dolor aun esta presente, pues eso fue hace unos pocos días. Lo que mas me dolió, fue que al día siguiente tuve que decirle la verdad a Dayana, me quise desquitar con ella de la única manera que podía hacerlo. Me arrepiento un poco, ella no merecía ese dolor, no todavía, todavía no estaba lista para revelarle la verdad...

Decidí ir al parque de la comunidad, y fui hacia una banca, en la cual me senté. Veía todo, niños jugando, madres hablando, Óscar abrazando a Dayana... Espera... ¿Oscar abrazando a Dayana? ¿Qué es eso?

Iba a pararme para separarlo de ella, pero Dayana se veía feliz, y recordé que yo le rompí el corazón.

-No le quites la felicidad- me dije internamente- ella ahora está bien.

-Si quieres saber, no están haciendo nada malo- alguien interrumpió mis pensamientos.

-¿Chris? ¿Qué haces aquí?

-Vine con mi familia, y luego fui con ellos, hablaron de ... ¿Quieres saber?

-... Pues...

-Hablaban de ti y ella, ella te adora, te tiene como su musa, pero lo que le dijiste la partió. Esa sonrisa le dura poco, sólo aparece cuando le cuentan bromas y chistes.

Ella... ¿Por qué me sigue queriendo? Después de lo que le hice, ¿por qué no me olvida? Dios, aunque no creo en ti, quiero que me hagas un favor,.haz que me olvide, ella no merece ese dolor, por favor, sálvela...



#26682 en Novela romántica
#16936 en Otros
#2637 en Humor

En el texto hay: la historia de dos chicas

Editado: 21.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.