Una estrella más sin brillo.

"Una estrella más sin brillo"

Para todos mis fanáticos soy su ejemplo y modelo a seguir, para mis fanáticos soy el hombre más apuesto del mundo, el más amable, el más bondadoso, el sueño de cualquier mujer, vivo la fantasía de miles de hombres que desean entrar en el mundo de la fama, soy una estrella que alumbra los reflectores. Si soy tan querido, si soy tan rico y poderoso, si puedo tener lo que quiera y a la mujer que quiera, ¿Por qué me siento tan miserable?, ¿Por qué me siento como las hojas de otoño aplastadas del suelo?

 

Succione con mis labios una larga calada a mi cigarro reteniendo el humo y soplándolo a la fría noche de la ciudad. Desde hace días estoy en lo más alto de la ciudad, sobre los rascacielos que imponen las grandes corporaciones administrativas, ese fue el último cigarro de mi cajetilla, tres cajetillas y me las termine en 3 días, llevo tiempo sin probar bocado y haciendo mis necesidades en una esquina de la azotea, estoy demasiado drogado y envenenado para gritar ayuda una vez más, siento el frío más fuerte que de costumbre el día de hoy.

Me pregunto si hoy será el día de morir, porque aguantar otra noche de invierno aquí no será nada agradable y probablemente eso termine conmigo. De nada sirvió que tuviera tanto dinero, de nada sirvió que día tras día gastará dinero en mujeres usándolas como objetos que pudiera presumir a mi gusto, comprando el auto más nuevo y caro del momento o salir con las mejores celebridades, de nada sirvió aplacar mi miseria con heroína, morfina, metanfetamina, marihuana, cocaína, ninguna droga lograba calmarme tanto como lo hacían las miradas de envidia de las personas famosas al verme con algún celular nuevo o un auto.

Era tan sencillo en aquel momento sentirme mejor a costa de la miseria y envidia de los demás, quiero volver a mi vida de mentiras, aquella en la que podía volver a sonreír sintiendo la infelicidad de los demás, su envidia que me hacía sentir vivo nuevamente.

Pero todo cambio, yo no quería que cambiará, quería tener la mayor recompensa que el dinero no me podía dar y que ardería en lo profundo del alma de mis conocidos, quería una familia, una familia hermosa, no me importaba que no me amaran ¿Quién se casa o tiene una mujer embarazada si no es por cuestión económica?

Yo quería eso, yo quería tener una mujer a mi lado, atarla con dinero o con un niño no importaba que razón fuera, nadie me amaría si en verdad conocieran mi verdadero yo, ni siquiera mi propia familia me ama.

Pero fui rechazado, ninguna mujer me acepto a pesar de decirles que no necesitaban quererme, creía que el dinero las mantendría un poco, creía que tener un niño me haría sonreír, creía poder aspirar a la máxima plenitud. Una última mentira que me pudiera regalar esta vida, pero esa farsa era tan alejada de mi cruda y solitaria realidad que nadie me acepto.

Las drogas ya no me ayudaban, empecé a consumir más drogas mucho más fuertes, las que hicieran falta para hacer sonreír a este miserable que desprecia la vida, tan desesperado estaba por conseguir la libertad que una noche pude tener al ver como asaltaban a una mujer a mano armada y desesperado me metí en medio de aquella pelea, quería morir.

Lamentablemente me reconocieron, el ladrón fue arrestado y yo quedé como si fuera un héroe.

A todas horas consumía droga, no podía pasar un día sobrio o mi muerte en lugar de darme risa por mi patética vida me haría llorar y lamentarme como animal.

Yo sólo quería amar a alguien, o que me amaran aún que no tuviéramos nada de nada y no podía escoger a una fan mía, esas taradas no saben nada de mí, jamás me aceptarían si supieran quien soy en realidad, sólo conocen la cara hipócrita que les permito ver, pero a quien engaño yo soy un idiota mucho peor, creía que tener dinero me permitiría la felicidad, creía que el éxito y la fama llenaría el enorme hueco de infelicidad que mi familia dejo privándome de su amor.

Pero estaba equivocado, el dinero no lleno ese vacío solo lo hizo más grande, ¡El dinero no me podía abrazar ni besar!, ¡El dinero no me consolaba en mis noches de soledad!

Pensaba que el dinero era sinónimo de felicidad, que mi éxito laboral me permitiría ser una persona mejor, pero era una mentira, un engaño, yo no era exitoso al tener dinero, sólo tenía dinero y la fama era un derivado del supuesto éxito, nada llena ese vacío, nada me satisface, siempre quiero lo mejor y al instante quiero algo más. Tendré la mejor posición en mi trabajo, seré querido por muchos, tendré mucho dinero, pero sigo sintiéndome vacío, fue frustrante para mi saber que no importa cuanto lo intentará… nada llenará ese hueco, sólo el amor podía



#1250 en Otros
#313 en Relatos cortos

En el texto hay: tragedia, tragicomedia, suicidio

Editado: 30.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar