Vendaval

REINVENTADO

15 de Julio del 2020, faltan diez para las seis de la mañana y todavía estoy pensando de qué manera me reinvento, para lidiar con la crisis en que ya me encuentro de hace tiempo.

La pandemia que está viviendo el mundo no da tregua, y toca salir adelante. Y continuar cuidándome como lo llevo haciendo.

Después de pensar tanto en el sofá de la sala, me siento como todos los días frente a mi computador. Y me pongo a escribir en la historia de Jeison.

Mientras escribía algunos párrafos, pensaba al mismo tiempo en eso de la auto publicación. Y de cómo hacer que una de mis historias pueda ser vendida.

6:10 am, enciendo la radio y escucho como todos los días las cifras de infectados, recuperados y fallecidos, que ha dejado el virus en el Valle del cauca. Y el aumento desmesurado de los contagios en todo el país.

Estoy muy concentrado tratando de terminar el capítulo. Cuando Missu, mi gato de cinco meses salta a mi teclado y tumba el mouse.

De inmediato, saco a Missu de la mesa. Y comienzo a borrar todas las letras que escribió mi gato con sus patas.

Después de ese suceso, me levanto de mi silla y como siempre en las mañanas, me arreglo para ir a la tienda más cercana a comprar el pan.

En ese momento, saludo a mi madre, la cual se ha despertado y luego voy a preparar un desinfectante al pateo, para luego meter gran parte del líquido en una botella plástica de Gatorade.

En seguida, en mi camino hacia la sala, le digo a la abuela que está a punto de caerse de la cama y que se acomode en el centro de ella.

En ese instante, abrí la puerta, pero de inmediato me regresé al acordarme del tapabocas, el cual me protege del virus que anda en todas partes.

Logro salir de la casa y bajando al primer piso, dejo la botella del desinfectante en el suelo.

Luego de comprar el pan, cojo el desinfectante y me lo hecho en cada pie, para eliminar un posible virus, el cual podría venir en mis zapatos.

Después de hacer eso, subí al segundo piso y como todos los días, semanas y meses, voy a lavarme muy bien las manos. Y luego me quito el tapabocas y lo pongo en una vitrina.

Luego de desayunar, me siento nuevamente en mi computador. Y para variar me bloqueo y dejo la historia que estaba escribiendo para la tarde, y decido bajar al garaje. Donde estoy trabajando unas mesas en pvc. Para los juegos de muebles.

En ese momento, calculo todos los materiales que necesito, para terminar una última mesa que tengo en una esquina. Y salgo del garaje muy pensativo porque todavía he podido vender una en medio de este tiempo.

Debo de reinventarme, esa es la palabra que decía cuando estaba subiendo las escaleras del segundo piso.

Al llegar a la sala, ayudo a mi madre a barrer y a organizar la casa, pero otra vez Missu hace de las suyas y corre por todos los asientos de la sala. Volviéndonos locos en ese instante...

 



#17925 en Otros

En el texto hay: miedo, drama, miedo y angustia

Editado: 03.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.