Vínculo

CAPÍTULO II

“Guardián Designado”

Sienna.

Mi mañana comienza con el suave tintineo del despertador. Con un bostezo, estiraba los brazos y me levantaba de la cama. Después de estirarme y bostezar, me dirigo al baño, donde me doy una ducha refrescante. El sonido del agua corriendo calmaba mi mente, y mientras el vapor se elevaba en la habitación, disfrutaba del tiempo para reflexionar sobre los eventos del día anterior y planificar las tareas pendientes.

Una vez fuera de la ducha, envuelta en una suave toalla, hago mi rutina de cuidado facial y corporal, aplicando cuidadosamente los productos favoritos para la piel y el cabello. 

El aroma fresco de mis productos favoritos llenaba el aire mientras me arreglaba para el día. Un delicioso olor a vainilla. Luego, vestida con un atuendo cómodo pero elegante para la ocasión, unos vaqueros ajustados y una blusa de algodón suelta.

Mientras preparaba una taza de café, colocaba en la mesa una selección de alimentos nutritivos para el desayuno, usualmente frutas frescas, avena o huevos revueltos.

Hojeaba el correo en la mesa de la cocina, de pronto encontré un sobre que destacaba entre las facturas y revistas habituales. Al abrirlo, mi rostro palideció al descubrir una serie de fotografías y notas amenazadoras dirigidas a mi padre. 

Intrigada, abrí el sobre con precaución, encontrando en su interior varias fotografías y una nota. Mi rostro se tornó pálido al ver las imágenes: eran fotografías de mi padre, tomadas en lugares públicos, pero con notas amenazantes adjuntas. Palabras como "cuidado", "vigilancia" y "no estás solo" estaban garabateadas en la superficie de las fotos.

Mis pensamientos comenzaron a girar rápidamente en mi mente. El temor y la confusión invadieron mientras intentaba asimilar la gravedad de la situación. Mi corazón latía con fuerza y mis manos temblaban ligeramente.

Agarré mi móvil rápidamente y marqué el número de papá, esperaba ansiosamente la respuesta del teléfono mientras intentaba mantener la calma, aunque la preocupación me invadía por completo. Finalmente, la voz de mi padre resonó al otro lado de la línea.

—Papá, necesito hablar contigo —dije con voz tensa aún mirando las fotos— He descubierto algo realmente preocupante. Encontré unas fotos y una nota... hay amenazas contra ti.

La línea se llenó de un breve silencio roto sólo por el sonido de la respiración agitada de mi padre al otro lado.

—¿Qué estás diciendo, Sienna? —dijo con voz preocupada— ¿Amenazas? ¿Contra mí?

—Sí, papá. —aclaré tratando de mantener la calma— No sé quién está detrás de esto, pero las fotos, las notas... parecen serias. No puedo quedarme quieta sabiendo que estás en peligro.

El sonido de la respiración de mi padre se intensificó, un indicio claro de que también estaba preocupado por la situación.

—Sienna, escúchame —dijo con voz tensa—. No te preocupes demasiado. No puedo explicar ahora, pero estamos manejando la situación. Estoy tomando las medidas necesarias.

¿Entonces si era verdad?

—Papá, necesito saber qué está pasando. No puedo ignorar esto. Necesito ayudarte.

—Sienna, por favor, confía en mí. Estoy haciendo todo lo posible para resolver esto. No te preocupes, estaré bien. Pero, por favor, mantente alejada de esto. Es más complicado de lo que piensas.

Luchaba por contener sus emociones, sintiendo una mezcla de frustración, confusión y el deseo apremiante de proteger a  mi padre.

—Lo entiendo, papá —dije decidida— pero no puedo quedarme sin hacer nada. Prométeme que estarás seguro. Te amo.

—Te lo prometo, Sienna. Te amo también. Por favor, no te preocupes demasiado. Yo me ocuparé de esto.

La conversación me dejó con más preguntas que respuestas, pero con la determinación de descubrir la verdad y proteger a mi padre a toda costa.

*****

Me encontraba en el corazón del mundo laboral, rodeada de telas coloridas, bocetos de moda y el bullicio creativo que caracterizaba el estudio de diseño. El lugar estaba iluminado por la luz natural que se filtraba por las grandes ventanas, destacando los colores vivos de las telas y los patrones en las paredes.

Mi mejor amiga, estaba junto a mi, analizando algunos diseños recientes mientras compartía ideas y opiniones.

—¡Sienna, mira estos bocetos! —alcance a escuchar a una alegre Ayla—. Creo que estamos en algo realmente innovador aquí. ¿No te parece emocionante?

Escuchaba de lejos la voz de la rubia que me hablaba y lo que lograba entender le respondía. 

—Sí, sí, definitivamente. Son geniales.

Intentaba mantener la concentración en la conversación, pero mi mente divagaba constantemente hacia las imágenes perturbadoras que había descubierto por la mañana.

Ayla se acercó dejando sus cosas a un lado y se sentó al frente mío.

—¿Estás bien, Sienna? Pareces preocupada o distraída. ¿Sucede algo? —preguntó tranquilamente con una mano sobre mi hombro.



#9139 en Otros
#1438 en Acción
#1359 en Humor

En el texto hay: empresa, guardaespaldas, empresarios mafia y familia

Editado: 07.12.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.