Vine por ti

capitulo 1 "Krystal"

 

La primera vez que la vi ella vestía un jean azul y una blusa larga color blanca llevaba su cabello recogido totalmente lo que hacía resaltar aún más su belleza, la misma que me dejo totalmente impactado y mientras cruzaba a mi lado su mano rozo la mía esa fue la primera vez que sentí como mi cuerpo se estremecía por lo que no pude apartar mi mirada hasta que ella también volteo y me miró fijamente o eso creí por un segundo, ese mismo que me hizo perderme en esos ojos de color miel tan hermosos que incluso el sol son sus últimos rayos adoraban. Ella no solamente era bella para mi sino que la naturaleza y el mundo también la admiraban esa joven volteo para seguir su camino y a mí se me hacía tarde para ir por mi pasajero pero les diré que esa mujer quedo en mi memoria y así fue como empecé a visitarla, pues ella había captado mi atención totalmente durante mi semana viéndola ir y venir ocultando para ella mi presencia, se me hacía cada vez más difícil entender porque las personas a su alrededor no lograban ver lo maravillosa, hermosa y tierna era ella, era así con todo lo que en este mundo habitaba incluso con aquello que no tenía vida además era modesta y sencilla una mujer como ninguna otra esa era mi impresión ante ella, y así que me volví su acosador de tiempo casi completo bueno cuando no trabajaba, descubriendo cada parte de ella de la forma más natural.

 

Krysral, era de esas personas que pocos van a entender, tenía alrededor de los 30 y aún era mujer soltera, su cuerpo era adornado por algunos tatuajes que con certeza puedo decir que los hizo en su juventud pero eran adornos de los cuales se sentía orgullosa, ya que para cada uno había una historia con la que te atrapaba al escucharla, su apartamento era pequeño y las pocas pertenecías físicas que tenía algunas ya estaban deterioradas pero ella las amadas y las cuidaba como grandes tesoros, lo mismo se puede decir del majestuoso y pequeño jardín en su terraza aquel que adornaba el 6 piso de ese edificio. También estaban sus vecinos, ellos eran una pareja de ancianos al parecer llevaban juntos la mitad de esa larga vida Y estoy seguro de que me vieron un par de veces, pero no dijeron nada acerca de mí y estaba aquel fastidioso gato el cual le informo de mí en varias ocasiones, alegremente no era entendido por ella por lo que fue algo bueno para mí.

Tenía una vida muy común, se levantaba temprano para dejar todo listo y limpio antes de ir al trabajo, se vestía siempre muy cubierta quizás era por el frio que hacía en aquella época del año, usaba lentes y unos audífonos donde escuchaba su música favorita de camino al trabajo tomaba el mismo auto bus y se acomodaba en la parte de atrás, una vez en las oficinas donde labora siempre estaba ayudando a las demás personas y siempre con una sonrisa ella trabajaba por 6 horas seguidas y luego regresaba a casa algunas vece la invitaron a salir pero ella se negaba.

Al llegar a casa daba de comer a su fastidioso gato y preparaba una comida muy liviana debido a que estaba en un proceso y también debo decir que debido a eso la vi muchas veces quejarse de tener hambre para lo cual tomaba agua y quedar con una satisfacción de llenura, por la noche hacia ejercicio y quedaba totalmente envuelta en sudor y cansada tomaba una ducha y a la cama para descansar un poco así al amanecer volver a su rutina.

 Al fin llego el fin de semana y ella estaba muy feliz no sabía muy bien porque pero ese día ella lo primero que hizo al despertar fue pesarse y al bajar de aquella máquina su sonrisa era inmensa tanto que dio varios saltos al redero había bajado dos kilos y eso era una victoria, desde ese momento hasta caer la noche lo único que hizo fue arreglar sus cabellos, sus uñas, todo incluso la ropa que estaba usando era hermosa y la hacía lucir aún más, un vestido de color negro que dejaban ver la ahora un poco más tonificada figura perfecta que ella poseía, sus labios rojos, su cabello castaño despeinado pero de una forma hermosa, esas grandes zapatillas y el juego de prendas que adornaban dándole el ultimo toque y sin dejar de lado la fragancia de rosas que ella acostumbraba a usar mientras la admiraba me llego la información de mi nuevo pasajero más sin embargo al ver la hora supe que tenía un poco más de tiempo por lo que la acompañe a el lugar donde ella sería la princesa.

La gran fiesta era en casa de sus papás donde se reunirían amigos y familiares, al llegar todos la miraron entre susurros y sonrisas que muy lejos de halagar la llegaron incluso a mí me hicieron sentir incomodo, pero entre aquella multitud una señora salio a recibir la quien resulto ser su madre la misma que al acercarse a ella lo primero que dijo fue

_engordaste un poco más, deja de comer como una loca y debes cuidar tu imagen o jamás te casaras

 

No les negare que me sentí ofendido pues yo era un testigo de cómo ella hacia ejercicio incluso dietas que le costaba trabajo, pero la seguía y pude verla suspirar en ese momento sentí como la emoción por aquellos dos kilos de menos se desvanecían más sin embargo ella sonrió y respondió

 

_ el trabajo ha estado pesado y quizás el estrés me hizo subir un poco más

 

Y allí una tercera persona respondió

 

_ creo que has comido de más -dijo manteniendo una sonrisa muy hipócrita- así no conseguirás casarte nunca

 

Entonces las risas no se hicieron esperar, fueron una tras otra hacia ella dejando chistes de sobrepeso llevándoles comidas o simplemente dándole a ella lo que ya ellos no desean comer la mayoría de la noche fue así y llegada casi la media noche la vi como subía hacia la terraza descubierta incluso cuando el frio era mayor, krystal a pesar de las pisoteadas que le daban con sus palabras solo sonreía, pero al estar a solas se derrumbó y sus lágrimas corrían como cascada por esas mejillas ese momento caí en cuenta Krystal no se cubría toda por el frio, sino por las burlas de esas personas que se pasaban por su lado, ella no tenía amigos más que el fastidioso gato, porque las personas jamás se interesaron en conocerlas, para ella era mejor una película sola en casa de noche aunque ya la había visto mil veces que estar con quien solo se burlarían o harían chistes de sobrepeso, krystal odiaba la soledad y le temía a la oscuridad pero prefería vivir sola que con su familia llena de complejo y ansiedad.



Lucifer LM

#1105 en Paranormal
#5515 en Thriller
#3227 en Misterio

En el texto hay: muerte, dolor y amor, tristeza.

Editado: 11.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar