Xoel, el creador.

Comienza el show.

Los espectadores estaban ansiosos por el comienzo del acto principal de la noche, todos sentados en mesas organizadas como si se tratase de un mini teatro, con un pequeño escenario que mantenía su telón cerrado. Todos los allí reunidos esperaban ansiosos ver a Xoel, el creador, y que diera comienzo uno de aquellos grandes actos de magia que solo él podía lograr. Nunca nadie había tan siquiera soñado con ver semejantes muestras de habilidad en un escenario y mucho menos a otros ilusionistas tan siquiera se les hubiera pasado por la mente la sola idea de que tales proezas pudieran ser posibles. Ya casi los relojes daban las 12, faltaban apenas unos minutos para que el telón se abriera y comenzara el show. El sitio es un bar llamado “Los 3 ases”, un nombre poco original pero carismático, en donde cada noche se presentaba un personaje diferente a hacer trucos de magia mientras los demás bebían, algunas noches los participantes eran grandes ilusionistas y en otros casos era la comedia lo que reinaba en el lugar, pero siempre las noches de sábado eran un espectáculo que nadie quería perderse. El acto comenzaba a las 12 en punto y ya solo quedaban segundos. Las luces se fueron y la voz que ya todos conocían les ilumino las caras con sonrisas.

-Cuando el telón se abre el espectáculo empieza, ¿no?

Los silbidos y los aplausos no se hicieron esperar ante la imagen de esa línea roja que brillaba en el medio del escenario, era su tan famosa bufanda con la que empezaba el acto cada noche. Las luces se mantuvieron apagadas mientras la bufanda brillaba envuelta en el cuello de alguien que no se lograba ver, esta comenzó a desenvolverse sola y a elevarse, como aquellas serpientes que están encantadas por una flauta. Esta se extendía y se extendía hacia el techo mientras los presentes no daban crédito a sus ojos, al llegar a la cima y quedar totalmente estirada, las luces se encendieron. Allí estaba el mago, vestido con un blazer negro y una camisa blanca que tiene los primeros dos botones desabrochados, un pantalón de jean ajustado de color azul oscuro y un par de zapatos en punta, sus cabellos son ondulados, y algo desarreglados, y el brillo verde de sus ojos es intimidante. Se presenta haciendo una reverencia a su público mientras la bufanda lo imita doblándose hacia adelante repetidas veces hacia distintos ángulos mientras levita en el aire. Al terminar de saludar a todo su público se queda mirando a su bufanda que mantiene el ritmo de los saludos, las risas se escuchan en el lugar.

- ¿No te parece que ya saludaste demasiado?-dice en tono burlón al tiempo que esta actúa como sorprendida y se mueve hacia los lados negándose-hoy estas burlona al parecer-sonríe mientras la bufanda ahora se mueve de arriba abajo afirmando-pero tenemos que seguir con el acto, no puedes estar toda la noche allí colgada, se va a descubrir el truco-señala su cuello y la bufanda se encoge resignada para luego envolverse en el cuello del mago sin más, las risas y algunas voces de asombro se hacen escuchar-pido perdón a los nuevos, siempre quiere robarse el acto-desde sus espaldas dos tiras de la bufanda se levantan saludando al público, nuevas risas estallan en el lugar-hoy vas a hacer las cosas difíciles-no quita la sonrisa de su cara, todo sale como lo ha planeado.

Los trucos siguen con la ayuda de su fiel bufanda.

-Bien, al ver que todos están muy contentos con Emerson-dijo señalando la bufanda-vamos a darle un papel importante esta noche, ¿Les parece? -los gritos de aceptación se hacen oír y el nombre Emerson resuena a coro por todo el lugar-eres toda una celebridad mi querido amigo.

La bufanda, o mejor dicho Emerson, sale despedida de su cuello y vuelve a levitar para hacer unas cuantas reverencias más, se dobla como si quisiera formar una U y se posiciona detrás del mago.

-Vamos Emerson, ya estoy grande para estas cosas-sin poder terminar de decir esto la bufanda se hace hacia adelante haciendo que este quede sentado sobre ella y comienza a columpiar-por estas cosas es que no pueden tomarnos en serio-la gente se ríe y queda asombrada ante aquel truco que rompe con todas lógicas de la física-Emerson me parece muy divertido, pero tenemos que darle a esta gente algo más que risas, ¿no te parece?-con una brusca sacudida dio a entender que estaba de acuerdo, este baja de un salto y su compañero queda a su lado doblado como una U-para comenzar, lo ideal sería traer a un participante del bar y no mentiremos diciendo que será voluntario, ya nadie se lo cree-las risas acompañaron las palabras y, aunque parecía raro, todos se encontraban dispuestos a participar en el acto del joven.

Emerson sale disparado como la alfombra mágica de Aladino hacia el público, pasa volando entre las mesas generando más risas entre los presentes y el ondular de algunos manteles. Al llegar a una mesa con un grupo de varias jóvenes se detiene en seco ante una de cabello rubio y tez lechosa, se coloca nuevamente en forma de U y la invita a sentarse. Mientras esto sucede, Xoel genera chispas con los dedos por medio de chasquidos y estas recorren parte de sus brazos como si fueran pequeñas hadas que investigaran el cuerpo del mago, por cada chasquido salían algunos pares que subían hasta sus codos revoloteando por el alrededor de sus antebrazos y se apagan dejando tras de sí una pequeña mota de humo. Este no nota cuando su bufanda-alfombra vuelve para su encuentro con esa joven sentada sobre ella como si de una princesa se tratase.



Matias Armada

#16782 en Fantasía
#3481 en Magia
#36561 en Novela romántica

En el texto hay: romance mistico, poderes magicos, historias del pasado

Editado: 27.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar