Y de repente… soy madre

Capítulo 1

¿Conoces esos raros días en los que te levantas de buen humor y crees que nada puede hacer tambalear tu estado de ánimo? Así me siento hoy. Me desperté antes que el despertador e hice todo con calma y ahora estoy camino al trabajo pensando que todo me saldrá perfecto.

—Señorita Prescott, el Sr. Stewart le está esperando en la sala de conferencias —me avisa el secretario de presidencia ni bien llego a mi oficina.

—Gracias, Harry.

Cojo mi bloc de diseños y me dirijo a la gran sala que hay al final del pasillo. La reunión se ha concertado a último minuto, lo que me preocupa, ya que nuestra nueva colección de ropa está hecha por mí. Sé que mi buen estado de ánimo puede verse interrumpido gracias a esta junta, solo que no pensé que esto iba a suceder en el mismo instante en que pongo un pie en la habitación.

¿La razón de mi estrés? Logan Stewart. No había tenido el disgusto de verlo después de su regreso, pero el modelo está en los asuntos de todos en este edificio. El simple hecho de que respire el mismo aire que yo, ya me resulta molesto, especialmente cuando estamos en un espacio cerrado como el actual.

—Disculpe el retraso, Sr. Stewart, ¿hubo algún problema con la nueva colección?

—La colección es magnífica, Prescott, está aquí porque necesito un favor.

Miro alrededor de la habitación, dándome cuenta de que solo somos nosotros tres. Nada bueno saldrá de esto. Nada de lo que venga de Logan es bueno.

—Hoy uno de los patrocinadores más importantes de Stewart estará aquí para una reunión y me gustaría que estuvieras al lado de mi hijo.

—Lo siento, Sr. Stewart, pero su hijo parece tener suficiente experiencia para cerrar el trato solo.

Logan pone los ojos en blanco al oírme y Christopher sonríe. No estoy dispuesta a compartir mesa con él, y mucho menos a ayudarle en una reunión. El bastardo sonriente es bueno en lo que hace, puede manejarlo solo.

—Lo sé Srta. Prescott, pero gracias a algunas actitudes de mi hijo, el Sr. Haworth desaprueba cualquier cosa que venga de Logan.

“El señor Haworth no se equivoca”, respondo mentalmente. He aquí uno de los problemas de Logan Stewart tras alcanzar la mayoría de edad: es un gilipollas de primera clase. No es que su vida personal interfiera en su trabajo, él —como dije antes— es bueno en todo lo que hace, sin embargo, muchos inversores no quieren que la imagen de sus empresas esté ligada a Logan y a todos los problemas que trae el hombre, por más que llene los bolsillos de todos.

—¿Cuándo es la reunión? —manifiesto sabiendo que tengo algo en común con el patrocinador e incluso me agrada sin siquiera conocerlo.

—Será durante el almuerzo, espero que no te importe.

—No hay problema, señor, allí estaré —contesto a duras penas.

Me retiro de la habitación tan rápido como puedo, la idea de almorzar en la misma mesa que Logan me causa repulsión, pero no hay mucho que hacer, es eso o perderemos un buen contrato.

Las horas pasan rápidamente, me asusta la forma en que el mundo parece conspirar contra mí, se suponía que este era un buen día. Al mediodía, mientras organizo las cosas en mi escritorio, la puerta se abre sin que llamen antes y no necesito girarme para saber quién es.

—¿Podemos irnos, señorita Prescott? —dice con voz ronca el modelo.

Su perfume se apodera de la habitación en pocos segundos, y no puedo negar que es un olor maravilloso, lástima que el portador del buen olor sea una basura.

No respondo a su pregunta, simplemente agarro mi bolsa y me dirijo al ascensor. Permanecer en un ambiente cerrado con Logan y su excelente perfume es una digna tortura, lo único bueno de este hombre es el olor.

Me vuelvo hacia él mientras salimos al aparcamiento en el sótano del edificio. Oh, no, no voy a compartir el auto con este tipo, el ascensor ha sido suficiente para mi cordura. ¿Así es como conquista a las mujeres ahora? Pongo los ojos en blanco cuando le veo desactivar la alarma de su coche, el Range Rover Velar negro brilla gracias a las luces artificiales subterráneas. Me pregunto durante varios segundos cuánto gastará Logan para mantenerlo así de limpio.

—No tenemos todo el día, Prescott.

—No voy a entrar ahí. —Señalo el auto, haciéndole sonreír.

—No tengas miedo, corazón, solo vamos a almorzar con el socio —sisea con ironía.

—Prefiero compartir un Uber.

—Haz lo que quieras Prescott, yo iré en mi coche.

Le veo entrar en el vehículo, pero se queda allí, sin arrancar. Pienso en la posibilidad de pedir un Uber, pero desisto cuando me doy cuenta de que no sé a qué restaurante vamos. Resoplo antes de caminar lentamente hacia el coche. Mi ego ya estaba lastimado y se magulla aún más cuando veo la sonrisa de Logan.

Por suerte el trayecto sucede en completo silencio y cuando Logan aparca puedo ver que el restaurante es uno de los más reconocidos del país. “Que el almuerzo no sea deducido de mi cuenta”, pido mentalmente en cuanto veo el menú, los precios tienen más ceros que mi sueldo. Desvío mi atención del menú cuando un caballero se sienta frente a nosotros, por la mirada lanzada a Logan sé que es el señor Haworth.



#584 en Novela romántica
#223 en Chick lit
#188 en Otros
#77 en Humor

En el texto hay: romance, drama, madre soltera

Editado: 03.02.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.