Y de repente… soy madre

Capítulo 7

Los pequeños ojos color miel me observan, es como si preguntara a dónde vamos, pero ni siquiera yo sé la respuesta a eso. Llevamos quince minutos en la carretera y Logan no ha dicho absolutamente nada, ha permanecido en silencio desde que subimos al coche. El silencio solo se rompe gracias a la música grave que suena en la radio del auto. Suspiro con cansancio, ¿qué estoy haciendo aquí de todos modos?

La velocidad del coche disminuye hasta que aparcamos delante de una enorme casa. Los enormes ventanales reflejan la luz de la luna, el jardín está bien cuidado con varias flores y plantas. Es un entorno hermoso para observar, podría pasar horas mirando esta casa. Logan me sorprende abriendo la puerta del coche para mí y ayudándome con las cosas de Alice. No todo está perdido en él, me hace pensar este accionar suyo.

—¿Dónde estamos? —pregunto finalmente cuando entramos en el porche de la casa.

Hay un hermoso columpio frente a un costado. Logan parece excitado durante unos segundos, saca la llave del bolsillo y abre la puerta.

—En mi casa.

Le miro sorprendida, en todos los lugares a los que pensaba que íbamos a ir hoy, su casa ni siquiera se me pasó por la cabeza. Entramos en su morada y es aún más hermosa que el exterior. La decoración es toda en blanco y negro, es como ver una película antigua en la televisión.

La enorme alfombra frente al sofá en forma de “L” contiene nuestra cena: sushi, y dos copas de vino. Unas cuantas velas se distribuyen por toda la sala.

—No podemos salir por la bebé, pero, aun así, necesitamos que nos vean juntos. —Sus manos se detienen en su vaquero azul, pasando una rápida mano por él. Está nervioso.

Muy bien, le seguiré la corriente, me digo en mis adentros.

Me siento en la alfombra con él, Alice está en mi regazo. El ambiente es demasiado romántico para nosotros, al menos para mí. No estoy acostumbrada a estar en ambientes así, especialmente con Logan Stewart.

—Es una buena mezcla de Dylan y Loren —comenta mirando a mi pequeña.

—Sí, lo es.

 

💌💌 En fin, nos quedamos en ese lugar hasta que entraron tu padre y Logan. Tu papá estaba preocupado por Amber (las dos tenían una increíble amistad, y te garantizo que tu tía te contará increíbles aventuras entre las dos), según él un tipo había entrado en su círculo de amigos y presumía de haberle quitado la virginidad a una de las chicas de allí. Dylan quería asegurarse de que no era tu tía, pero no la encontraba por ninguna parte, fue entonces cuando pidió ayuda a Logan y llegaron hasta donde estábamos. Amber lloró en el hombro de tu papá y le contó lo que había sucedido. Nunca volví a ver a Dylan tan furioso como aquel día, recuerdo a los dos chicos saliendo de la oficina resoplando (si hubiéramos estado en un dibujo animado, le habría salido humo de la cabeza), un lío comenzó más tarde. Estuve al lado de Amber todo el tiempo, Dylan y Logan empezaron una pelea con el abusador y nunca supe el final de ese día, porque saqué a tu tía de allí y la llevé a casa. Amber estaba destrozada, solo quería abrazarla y decirle que todo estaría bien, pero no tenía ni idea de cómo se sentía y mucho menos de sí todo estaría bien. Terminé quedándome en su casa hasta el día siguiente, estuvimos toda la noche despiertas, cuando no lloraba hablábamos. En ese momento nació nuestra amistad. 💌💌

 

—¿Cómo te va? —pregunta de repente Logan—. Me refiero a la muerte de Loren y a tu nueva responsabilidad ahora.

—Lo estoy llevando bien, ni siquiera apareciste en su velatorio —le recrimino.

—Me fue bastante duro enterrar a Dylan, como para enterrar a alguien más en tan poco tiempo.

Quiero gritarle, preguntarle si piensa que es fácil para mí, “he enterrado a mis dos mejores amigos y he tenido que aguantar” quiero gritar, pero me contengo, no vale la pena empezar una pelea en este momento.

—Pensé en buscarte después de enterarme de la muerte de Loren, pero no sabía qué decir.

Dirijo toda mi atención a Alice, si le presto atención a Logan probablemente lo golpearé. Arreglo el clip que sujeta sus pocos mechones rubios, en este momento me parece lo más genial del mundo.

—Sabías que Loren estaba embarazada, y en consecuencia que el bebé se quedaría conmigo, y, sin embargo, ¿anunciaste en cadena nacional que estabas saliendo conmigo?

—No sabía que te iban a dar la custodia, pensé que se la daría a los Scott. —Si él lo sabía todo, no entiendo por qué siguió con esta mentira en lugar de buscarse a otra.

—¿Por qué querrían los padres de Loren que Alice les recordara que han perdido a la hija que tanto amaban?

—La gente lo supera. —Suena duro.

—Ni siquiera han superado la muerte de Dylan, y eso que no era su hijo, por el amor de Dios, Logan. —Elevo la voz, su frialdad me molesta.

—Tú lo superaste, ellos también podrían hacerlo.

Y de nuevo mi mente me pide que le grite, ¿cómo puede decir algo tan fuerte sin estar seguro de nada? Ya no lo reconozco, este no es realmente el mismo Logan Stewart que conocí hace años. Su aspecto puede ser el mismo, pero sus pensamientos y actitudes demuestran que ha cambiado, y desafortunadamente para mal.



#490 en Novela romántica
#191 en Chick lit
#149 en Otros
#61 en Humor

En el texto hay: romance, drama, madre soltera

Editado: 03.02.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.