Y de repente… soy madre

Capítulo 9

Después del descubrimiento, Harry se marchó. Logan se quedó unos minutos más, pero sin decir nada. Al irse él, de nuevo allí estábamos, Alice y yo, solas en el apartamento.

Ahora, una semana después, estoy mirándome en el espejo por vigésima vez, asegurándome de que mi cara es aceptable para la ocasión. Christopher Stewart ha concertado una reunión conmigo, y al menos debo estar presentable. Alice se quedará con Kevin, lo que no me hace sentir nada cómoda, prefiero quedarme en casa con ella.

Respiro hondo. Nunca pensé que estaría tan nerviosa por una reunión.

Me despido de Kevin, pido un taxi y vuelvo a la empresa. Nada ha cambiado en el mes que llevo fuera. Entro en el enorme edificio, voy directamente al ascensor y pulso el botón de la última planta. Después de que se abren las puertas, una sensación de frío en el estómago se apodera de mí, el nerviosismo sale como ondas de choque, cualquiera podría sentirlas. Me detengo frente a la puerta con el nombre de Christopher, toco ligeramente la madera hasta que escucho un murmullo tras ella.

Al entrar me doy cuenta de que la habitación es enorme, una ventana desde el techo hasta el suelo me permite observar la ciudad desde arriba. Me paso unos segundos admirando el lugar antes de que mi atención vuelve a mi jefe. No sé lo que va a pasar a continuación, pero algo en mi interior me dice que no será nada bueno.

—Siéntese, señorita Prescott. —Obedezco su orden automáticamente. Su tono de voz me da escalofríos—. Cuando recibí su petición de trabajar desde casa, no la cuestioné, supuse que tenía sus razones, pero algo interesante llegó a mis oídos y no pude dejarlo pasar.

Ojalá pudiera meter la cabeza dentro del piso justo ahora. Probablemente, Christopher piensa que yo soy una oportunista, que se ha quedado embarazada de su hijo para hacerse famosa y ganar dinero. Aunque nos conocemos desde hace años, nunca tuvimos una conversación casual, solo de trabajo. Él no tiene ni idea de cómo soy yo con respecto a mi vida personal, y en este momento, probablemente cree que no tengo carácter.

—¿Sabe por qué pensé que era la mejor empleada de Stewart, Srta. Prescott? —pregunta tajante.

—No, señor, ¿por qué?

—Usted, señorita Prescott, no cayó en los brazos de mi hijo. Siempre la admiré por eso.

—Señor, puedo explicarlo.

Él me mira fijamente en silencio, lo que tomo como un “explíquese”. Respiro profundamente, pidiendo mentalmente a mi voz que no flaquee, no en este momento.

—Yo no sabía nada, Logan solo anunció en televisión nacional que estábamos juntos y dijo que sería bueno para la empresa. —No pienso mentirle.

—Ya lo sé, señorita Prescott.

—¿Qué? —Me sorprendo.

—Todo el mundo sabe que las relaciones de mi hijo son solo marketing —responde.

—Entonces, ¿por qué estoy aquí?

—Harry Barnes. —Chusma, ¿no podía quedarse callado acaso?

Cierro los ojos. ¿Es ahora cuando escucho los horrores de que intento aprovecharme de su familia? Dios, no estoy lista para oír nada de eso.

—La bebé no es de Logan —digo rápidamente, cerrando los ojos, como si ese acto me protegiera de cualquiera de sus siguientes palabras.

Escucho su risa baja. Abro los ojos para mirarle, él mantiene una pequeña sonrisa en la esquina de su cara, lo que me da a entender que se está divirtiendo, ¿qué he hecho yo que es tan divertido?

—Sé que Alice Elliot no es su hija, señorita Prescott —aclara tranquilo.

—Entonces por qué…

—Cuando los medios se enteren de ella, la asociarán con Logan. ¿Sabe lo malo que será para ambas? Amber, conozco perfectamente a mi hijo. Sé toda la mierda que ha hecho. No quiero que arruines tu vida y la de esta niña por culpa de él —sisea preocupado.

Esto me sorprende. De todas las personas del mundo, nunca pensé que Christopher Stewart me diría eso, especialmente debido a nuestro “historial”.

—Lo siento, señor, pero ¿no cree que es demasiado tarde para eso? Ya nos hemos convertido en la comidilla del momento.

—Por eso está aquí, Prescott. Te estoy ofreciendo una casa en Londres.

—¿Qué? —Me contengo de gritar delante de él—. ¿Me está echando?

—No. Seguirás trabajando para Stewart, pero en la sucursal de Londres podrás empezar tu vida de nuevo sin estar involucrada con Logan y sin perjudicar a la niña.

—Pero la vida de Alice está aquí, sus padres nacieron y murieron en Ámsterdam, no puedo irme así sin más —digo más para mí que para él, no puedo alejarla de ellos.

—Medítalo Amber, no tienes que responderme ahora. —Mira su reloj—. Tengo una reunión en dos minutos, pero piensa en mi propuesta, será bueno para los dos.

Asiento con la cabeza y salgo de su despacho. Espero el ascensor, se detiene en el piso con varias personas dentro y entre ellas Logan Stewart. Todos bajan menos él.

—Creía que trabajabas desde casa —cuestiona extrañado al estar cerca de mí cuando entro y aprieto el botón para poder irme.

—Lo sigo haciendo —le respondo.



#584 en Novela romántica
#223 en Chick lit
#188 en Otros
#77 en Humor

En el texto hay: romance, drama, madre soltera

Editado: 03.02.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.