Yo No Beso Sapos

Capitulo I

La verdad es que correr no es algo que realmente me guste, pero siempre que tomo la comida de mi mejor amiga es de perseguirme, no sé cuál es la finalidad de todo eso, después de correr por todo el instituto lo único que hacemos es terminar muy agotadas y tenemos que volver al punto de partida.

Aunque hoy me estoy dando cuenta de algo, y es que nunca había corrido tan rápido, siento como mis pulmones arden y mis piernas duelen. En el poco tiempo que llevamos corriendo, esquivando personas veo que hemos cruzado ya gran parte del instituto.

Mi punto es que debo recordar no tomar la comida favorita de Mack otra vez. Esta nota mental la he hecho un montón de veces y se me olvida. Siento que caeré si ella no se detiene, las piernas me duelen de correr ya que no hago el ejercicio necesario para tener una condición física buena.

—¡No corras Alina! —esta chica no se detiene.

—¡¿No me harás daño?! —grité mientras corría más rápido, pero ella se detuvo y yo sentía morir por lo que también me detuve y vi a mi alrededor, no sé en qué momento llegamos hasta el otro lado del instituto y ¿cómo es que cruzamos la cancha de fútbol tan rápido? —¿te pasa algo? —corro hacia donde ella se encuentra

—La verdad, no —dice dejándose caer en el pasto con la respiración entrecortada y yo imito su acción. — ¿cómo es que ahora corres tan rápido chica? —dice mientras observamos como las personas pasan a nuestro alrededor sin detenerse.

—Tu comenzaste a perseguirme por tomar tu comida y yo no quería que me golpearas, ya me amenazaste la última vez con eso —digo a modo de broma

—Buen punto, pero corres rápido.  —dice mientras ríe.

Duramos un rato en el pasto hablando de cosas sin sentido como siempre haciendo que nos olvidamos de Alex, la campana sonó avisando que tenemos que volver a clases por lo que nos levantamos rápido y volvimos con Alex en menos de 5 minutos.

Tomo mis cosas y las pongo en la mochila para irnos a la siguiente clase. En el transcurso del camino solo me limito a ver y escuchar a las dos personas a mi lado. Veo mi teléfono y vamos casi 10 minutos tarde, pero lo bueno es que el profesor es buena gente sino ya no estaríamos caminando a su clase, somos de esas personas responsables con un toque de rebeldía, lo que nos hace más interesantes a la vista de los profesores, porque nunca hemos faltado con una tarea o algo por el estilo y eso es lo que nos da punto a favor. Uno que otro compañero me saluda en el recorrido, no diría que son mis amigos, puesto que muchos de ellos solo han estado cuando necesitan algo; no me molesta ayudar, no espero nada a cambio, pero si es triste ver como solo es conveniencia. 

Solo tengo una amiga y es Mackenna, ella es mi mejor amiga desde que tengo memoria, y después esta Alex, mi amor platónico e inalcanzable porque es el novio de mi mejor amiga, pero también es mi amigo. Es algo difícil de entender pero es aún más tratar de explicar como me siento al respecto, y es que el día que lo conocimos nos gustó a ambas, yo no sabía lo que había causado en mi realmente, pero de algo estaba segura y es que le había gustado a Mack, antes de seguir preguntándome si me gustaba decidí hacerme a un lado no solo porque le gustara a mi mejor amiga sino también porque el mostro interés en ella; hasta ahora cero que no soy el tipo de chica de alguien en específico. Me hace sentir un poco triste el creer que no cumplo con esos estereotipos que la gente ya ha establecido.

Con el pasar del tiempo me di cuenta de que Alex me estaba gustando, me sentí mal porque veía como él miraba a Mack, pero me sentí feliz de que sus sentimientos fueran correspondidos. Siempre fui del tipo de persona que se limita a hablar de si misma, entonces no fue difícil omitir esa parte de mi hacia Mack. Debo admitir que si me dolió cuando ellos se hicieron novios, verlo ahí frente a ella con un ramo de flores en la entrada de su casa; admito que, si me emocione, por el detalle y por mi amiga, para mi fue ver en persona uno de esos capítulos de mis libros favoritos, donde el protagonista se declara de una manera especial. Me gustaría vivir algo así, pero conforme leo más y más libros mis expectativas van en aumento y creo que no habrá nadie que logre cumplirlas, no aún.

Estaba un poco hundida en mis pensamientos que no me di cuenta de que ya estábamos llegando al salón, al entrar vimos al profesor Loud en compañía del director Morris y un alumno que no había visto antes, igual que a muchos otros, entramos ante la mirada acusante del director por nuestra llegada tarde, nos dirigimos en silencio hacia el fondo del salón, de a poco llegaron unos cuantos compañeros que se les había hecho tarde como a nosotros hasta quedar la clase completa.

—Bueno chicos, ya que están todos, él es su nuevo compañero, hoy se integra a nuestra clase, compañero, por favor preséntese —dijo el director al joven que estaba a su lado.

—Hola, mi nombre es Max, soy de Canadá y espero llevarme bien con ustedes —dijo de manera rápida, se notaba un poco nervioso y no lo juzgo, yo estaría igual, aunque conociéndome estaría muy mal, no me gustan para nada las presentaciones.

—Bueno chicos, yo me retiro, con permiso profesor —dijo el director para después abandonar el salón.

De un momento a otro me distraje viendo de reojo a Alex, aunque trato de evitarlo no puedo, termino viendo como dirige su mirada a Mack con una sonrisa, veo sus facciones, su piel blanca, como sus labios se mueven, sus ojos azules, su cabello castaño… Justamente Cupido me había golpeado con él y eso me molesta, gire mi vista con frustración hacia otro lado.

—Hola ¿Cómo te llamas? —dijo Max sentándose al frente de mí asustándome un poco —Lo siento, creí que si me habías visto.

—No te preocupes, estaba un poco distraída.

Estaba un poco molesta porque me pierdo mirando a alguien que ni en mis sueños debe estar y no puedo olvidarle y es que por más que lo intento, más profundo se está clavando en mi corazón y duele, duele demasiado. Me alegra que este con Mack, ella es como mi hermana, ella es tan diferente a mí, ella es extrovertida, alta, piel trigueña, ojos cafés, mientras yo soy más bajita, tengo la piel un poco clara, mi cabello es castaño claro y mis ojos color miel; la diferencia es clara entre nosotras, yo soy demasiado tímida… no suelo mantener una conversación larga o hablar en sí. La mayor parte del tiempo me limito a escuchar a las personas, cuando estoy en casa por lo general estoy estudiando o leyendo algun libro, con la única persona que más hablo es mi hermano y después con Mack.



SUNSHINE

Editado: 08.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar