1. Jamás: El comienzo (borrador)

CAPÍTULO 82

 

 

 

 

Suelto un pequeño quejido de mis labios, al sentir el control remoto debajo de mi espalda, no me había dado cuenta de eso hasta unos instantes.

 

Estiro un poco mi brazo y tomo el control con una pequeña sonrisa sobre mis labios, niego mirando a Alex y asiento tan solo una vez con la cabeza.

 

Me siento lista a su lado sabiendo que hay alguien que me apoya y me quiere, yo sé que Alex siempre estará ahí para mí.

 

Observo los ojos de mi mejor amigo por unos segundos y luego, no dudo más en hacerme cargo, y ver aquel archivo de la clase.

 

Trago sonoramente al no poder oír las palabras del audio, ya me estoy frustrando y esto recién empieza.

 

—Sube el volúmen, Katuchi —dice entre dientes.

 

—¿Por qué no se me ocurrió antes? —Niego con la cabeza tan solo una vez.

 

Me siento en la punta de la cama y estiro un poco mi mano para subir el volúmen, lo hago con facilidad.

 

De un salto hacia atrás, me acomodo nuevamente al lado de Alex y observo el televisor con una pequeña sonrisa sobre mis labios.

 

Aún la pantalla se encuentra completamente negra, hasta que la voz de Javier se hace presente.

 

—Todos pensamos que la muerte es un tema no muy agradable para una conversación y que simplemente hay que recordar a los que se van con aprecio —La voz de Javier es reconocida inmediatamente—. ¿Qué sucede con los seres humanos que quedan?, ¿las almas de los difuntos evolucionan?, ¿a dónde quedan o a dónde se van? —Pregunta alzando ambas cejas y una sonrisa se apodera de sus labios—. Hoy haré una pequeña demostración de lo que podría suceder, aunque nadie hasta morir puede saber la verdad.

 

Imágenes de la fiesta de aquella noche horrible se hacen presentes en el televisor.

 

Niego con la cabeza al visualizar los juegos, las bromas y aquella escena del viñedo siendo filmada por Javier que se encontraba detrás de un árbol que da justo a la entrada del viñedo.

 

Todo lo que pasó esa noche fue planeado por Javier, todo... Exceptuando mi caída a la piscina, doy gracias que eso no lo filmaron.

 

Trato de agarrar el control remoto con rapidez al notar el vehículo de mi padre en la entrada de la casa de aquella fiesta esa misma noche, pongo pausa y me acerco al televisor con el ceño completamente fruncido ante la situación.

 

—¿Qué pasa?

 

Señalo el vehículo con mi dedo índice y giro para ver a Alex.

 

—Ese es el auto de mi padre...

 

—¿Estás segura? —Pregunta acercándose para verlo mejor.

 

Asiento con la cabeza tan solo una vez.

 

—¿Qué demonios es todo esto? —Niega con la cabeza y vuelve a tomar asiento sobre la cama—. ¿Por qué estamos mirando esto?

 

¿Qué es lo que miramos? ¿Por qué mi papá estaba allí?

 

 

 

 



Byther

#415 en Novela romántica
#147 en Otros

En el texto hay: amor, primer amor, amor dolor sufrimiento

Editado: 04.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar