12 lobos

Capítulo 18

Sus ojos brillaron como nunca, sin lugar a dudas, la nueva apariencia del lobo era simplemente encantadora, lucía delicioso, aquella camisa blanca se ajustaba a la perfección a su trabajado cuerpo, además ese corte de cabello le proporcionaba una apariencia mucho más atractiva y varonil. Sin lugar a dudas, se veía mucho mejor que antes, y era bastante obvio, pues las miradas, por parte de las transeúntes no tardaron en hacerse presentes, además de algunos cuantos halagos, aquel chico emanaba sensualidad pura. Comenzaba a sentir algunos celos, pues no quería que las demás mujeres le vieran, no con tanta lujuria. Lo que provoco algunos celos en la rubia al ver la atención que estaba recibiendo su chico, si era suyo, y nadie mas podía verlo de esa forma, solo ella podía sentir deseo sexual por el, solo ella podía verle de manera pasional, era su hombre, suyo desde aquel primer beso. El le pertenecía, se pertenecían. 

 

Juntos retomaron su camino hacia la playa, había aprovechado el tiempo en el salón de belleza para poder comunicarse con un corredor de propiedades quien les mostraría un par de viviendas con los requisitos de aquella chica, no muy grande, con al menos dos dormitorios, con vista al mar y de preferencia sin muchos vecinos cerca. Quería privacidad. Y seguridad, no quería que algún humano viera al enorme lobo andar por las calles como si nada. No querían llamar la atención. Condujo por un par de horas hasta el lugar de encuentro, en donde verían la primera vivienda, que a simple vista, no le llamo la atención. Dejo al mayor dentro del vehículo, en lo que ella charlaba con aquel hombre, quien al escuchar la respuesta negativa a la primera vivienda, realizo una mueca. Y así pasaron gran parte del día visitando algunas casas, hasta dar con una hermosa vivienda de color blanco, sobre un acantilado, que tenia una larga escalinata que llevaba hasta la playa, un hermoso mar de color turquesa y arenas blancas. Cerraron el trato, y ambos ingresaron a aquella casa, donde iniciarían su nueva vida. Como una familia. El chico rodeo con sus brazos la cintura ajena, dejando su mentón apoyado contra uno de sus hombros. Hundiendo la nariz en el cuello ajeno. 

 

 Aprovechare cada uno de los días a tu lado. Y buscare la manera para que pasemos juntos el resto de la eternidad. Aunque tenga que pactar mi alma a cambio, lo intentaré.

 ¿Eso es posible? ¿Convertirme en algo así? 

 No lo se, quizás si te muerdo, te podría convertir en una chica lobo. Aunque no se si sea posible.

 No me imagino andar en cuatro patas. 

 Buscaremos la forma, no me daré por vencido, quiero pasar el resto de mi vida a tu lado.  

 

Le apretó con fuerza entre sus brazos sin intención alguna de soltarla, encontraría la forma de estar siempre a su lado, al fin y al cabo era un lobo terco y testarudo, había conseguido estar a su lado y conseguiría mas. Aquel moreno se despojó de su camisa dejando esta en un rincón antes de avanzar hacia la parte trasera de la casa abriendo la ventana que daba a la terraza. Se quedo de pie apoyado contra el barandal, observando aquel hermoso paisaje,  la última vez que había estado en el mar, había sido hace unos 200 años, tan solo había pasado cerca  de lugares así. Antes de girar para llamar a la chica a su lado, miro una vez mas el horizonte. Apenas la tuvo cerca la tomo entre sus brazos y en un rápido movimiento brinco directo hacia el agua. Lo único que se escucho durante esa caída fueron los gritos por parte de la chica, seguido, el splash contra el agua.

 

 Eres un idiota.-Golpeo la nuca del moreno luego de haber salido a flote.- 

 Ah el agua esta deliciosa. 

 Esta helada. 

 Y yo caliente. Digo que mi cuerpo esta mas cálido que, bueno, tu entiendes.-Jalo a la chica hacia el rodeando a esta con sus brazos en un cálido abrazo.-  Hermosa. 

 

Se mantuvieron en el interior del agua por un par de horas, al sentir frio, al menos ella, salieron para disponerse a volver a la casa, aun debían acostumbrarse a esa nueva vida, al menos Kai, quien durante toda su vida jamás había estado en otro sitio, todo aquello era nuevo para el, la vida de los humanos parecía complicada y atareosa. En cierta parte extrañaba aquella casa, a sus hermanos, pero tenia claro que una nueva vida iniciaba junto a la rubia. Se despojaron de sus prendas dejando estas esparcidas por la casa, avanzando luego al cuarto de baño para tomar una ducha y así quitarse la arena que tenían pegada en el cabello y parte del cuerpo.  



Julce

#13578 en Fantasía
#5920 en Personajes sobrenaturales
#4829 en Fanfic

En el texto hay: fantasia, fantasia suspenso romance, exo

Editado: 10.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar