50 Fragmentos de un Corazón

Estrellas apagadas

Quise por varios años desaparecer en el sonido de las criticas destructivas de mi entorno que me encarcelaban en un abismo oscuro de soledad y desesperación. En las noches observaba las estrellas parpadear en el firmamento, la luna me ignoraba como era de costumbre mientras los cometas rociaban con destellos las estrellas apagadas alejadas de cualquiera molécula espacial.

Mi amigo el fantasma me propuso ayudarlas a encender de nuevo la llama de esas indefensas entidades y en su momento me negué hasta que ayer por la noche en un sueño abstracto de esos que tengo a menudo una de ellas aclamo mi ayuda desesperadamente mientras se alejaba de convirtiéndose en una estrella errante.

¿Cómo puedo ayudarte? Le pregunte antes de despertar sin recibir una respuesta, eres una estrella apagada a decenas de años luz ¿Cómo puedo llegar a ti? No soy el indicado para cumplir tu tarea, puede que lograra bajar la luna y encontrar el inicio del arcoíris, pero esto está completamente fuera de mi alcance.

Al amanecer busque a mi amigo el fantasma para escuchar su plan de rescate, pero solo idealizo fantasías de amor platónico, admito que enfurecí al escuchar su absurda idea. ¿Cómo puedo ayudarte? La pregunta que retumbaba en mi cabezo por toda la mañana y el atardecer, la luna tomo control de la noche y me encontró en aquella colina tratando de encontrar a aquella estrella, claro, me ignoro como siempre, puede que le hice daño, aunque yo no lo viera así.

¿Dónde estás? No estoy seguro si quieres que te vea en tu estado inerte, pero tengo ese extraño deseo de saber quién eres y porque soy yo entre miles de millones que pueden hacer un mejor trabajo del que alguna vez pudiera ser yo. Me desplomo en el suelo cubierto de suave césped con los brazos extendidos hacia quien sabe que, en el espacio infinito, a mi memoria llega aquella bella canción de Kurt “la mujer perfecta” mis labios involuntariamente empiezan a balbucear fragmentos de la canción, luego me doy cuenta y decido cantártela como un buen amante, no tengo guitarra tocara a capela, mi voz no es nada agradable, pero espero que sirva para que te des a conocer.
el cielo se ilumina al decir tan bonita y se oscurece al confesar que tiene celos de ti.

¿Cómo puedo enamorarte bella estrella? Cantarte no sirvió de nada, solo hacer que la luna se tornara roja de la ira. No puedo más y caigo rendido ante el sueño
-Estas muy cerca aunque nos separe una gran distancia – me dijo la bella estrella que proclamo mis alucinaciones nocturnas

-Siento que no puedo con el peso que recae sobre mis hombros – confieso derramando lágrimas en donde quiera que este contigo ¡es un sueño! Claro está.

Despierto desconsolado en la madrugada con los ojos húmedos y un nudo en la garganta, me quede dormido en aquella loma antigua donde suelo pasar mis días. Aún hay estrellas en el cielo, no sé si me observas yo espero que sí, mi cuerpo se levanta y mi corazón reclama ese Danza contemporánea que tanto me encanta, narro mi historia atreves de los movimientos recreados con todos los músculos que conforman mi cuerpo. Camino, me agacho, salto y vuelo por los aires aterrizando en mis rodillas. Esparzo mis brazos hasta los límites de mi cuerpo ilustrando figuras mientras danzo con mis pies, es muy difícil describir lo que en verdad siento solo con palabras así que reúno en mi cuerpo los diferentes sentimientos que expresan el aprecio que siento por ti.

¿es suficiente para ti? Espero que lo sea pues es todo lo que soy, es todo lo que siento y por mucho que las criticas me apuñalen por la espalda sé que estarás en mis sueños, aunque estés muy lejos para verte en persona.

 

 

 

 



SrOrtega

Editado: 11.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar