Academia de Asesinos (parte 2)

Capitulo XII: Llegada de los Refuerzos

Por cientos de años los Asesinos y Mercenarios se habían enfrentado en miles y miles de oportunidades, matándose entre sí, y ocasionando hechos y acciones realmente macabras e inhumanas como para describirlas.

El largo sufrimiento de ambos pueblos, y muerte, finalmente ha terminado, o al menos por unos momentos.

Tanto las Leyes Vivientes como los Malditos recurren a una breve tregua para discutir una serie de cuestiones críticas, y más que nada sobre política entre ambas Órdenes.

Así que después de resolver con muy amplio margen de victoria, las Leyes siguen a los mercenarios hacia dentro del enorme complejo de su orden.

Zahel encabeza al grupo con Kaizer a su lado mientras conversan un poco más y tratando de conocer al bando con el que hace minutos intentaban matarse:

 

—Zahel, cierto? — le pregunta muy serio mirando hacia el frente— Kaizer

—Así es, Kaizer. Creo que tienes alguna que otra pregunta, no? — Zahel

—Algo así, o más bien quiero saber mejor dicho…porque tal diferencia tecnológica entre ambas ordenes? Que ha sucedido que han progresado de tal manera? Como es que usan estos transportes, y han logrado tales estructuras cuando…—Kaizer

 

Zahel se da percata de cuanto se lamenta el Asesino al ver que su pueblo no ha logrado ningún avance pacifico para hacer feliz a la gente, inclusive se cuestiona de que ha pasado en la mente de los predecesores al momento de priorizar la guerra y el conflicto, a una época de paz.

Por esa razón el mercenario le responde sin guardarse nada al punto de que Moztkiller se toma de la cabeza al ver lo que su líder está haciendo, revelando ciertas cosas:

 

—Después de los atentados en simultáneo, nuestra orden estaba convulsionada porque nuestros líderes habían perecido, y aunque yo continuaba siendo el líder de la Orden, muchos me culpaban por esos ataques. Así que tome una decisión final, y es definitivamente dejar de atacar a la Orden Asesina, y priorizar la felicidad y seguridad de mi gente, por esa razón destine todos los recursos a mi disposición y  avanzar, dejando atrás lo que nuestros predecesores habían construido en base a mucho sufrimiento. Es por eso que logramos crear transportes mecánicos, grandes edificios, inclusive nos superamos a nosotros mismos al crear transportes submarinos. Aunque recientemente nuestro único prototipo fue robado por los que se han movido bajo una mentira como lo es, el que recibieron mis órdenes— exclama finalmente confundido— Zahel

—Vas a continuar revelando mas información? — le pregunta mirándolo de reojo— Moztkiller

 

El ambiente se torna algo tenso, porque los dos puntos de vistas entre compañeros chocan bastante, inclusive más que antes, al tener a quienes se supone son enemigos, frente de ellos.

Sin embargo Zahel le sonríe a su amigo más cercano, y le dice para calmarlo:

 

—Ya, ya…aprende a relajare un poco además es tiempo de cambiar no lo crees? — Zahel

—Puede ser…ni que me importase lo que hagas— le responde mirando hacia otro lado— Moztkiller

 

Todos los presentes lo miran, muy sorprendidos de su actitud. Zahel no evita pensar con una expresión algo impactada:

 

—Ahora eres un tsundere? Que te ha pasado hace un rato? — Zahel

 

Después de ese breve momento tenso, Kaizer retoma la conversación y le pregunta:

 

—Que tan mal parecen estar las cosas? — Kaizer

—Te has dado cuenta hace mucho tiempo, que todo es más confuso que antes— le responde con un cambio en su voz a uno más serio— Zahel

—Sí, pero…— Kaizer

—Pero? — Zahel

—Ah, casi lo olvido. Tenemos que solucionar el asunto de alguien relacionado con la Orden mercenaria— le dice reacio— Kaizer

—Creo saber de quién se trata, lo mejor es conversarlo en nuestra reunión— le responde rascándose la barbilla— Zahel

—Está bien— Kaizer

 

                                                                                         ***

Mientras tanto en el Hospital de la orden, Lucian y Kebutso esperan a que la operación termine.

El mercenario comienza a ponerse cada vez más nervioso, al punto de ponerse de pie y a camina de un lado hacia el otro intentando no sucumbir a los nervios.

Entre tanto Lucian mira a la puerta de la sala de Operaciones. A diferencia del mercenario, el joven tirador permanece tranquilo y en silencio, aunque por dentro también está muy alterado.

La historia de Kebutso y su relación con su hermana menor, hicieron que el asesino cambiara de opinión, y aunque la desconfianza sigue siendo muy grande como para no evitar la brecha cultural, entiende que destruir la barrera del odio es la clave, y por eso es que intenta apoyarlo en ese momento.

 Durante unos minutos, Lucian no dice nada, pero el sonido de los pasos acaba por hacerlo perder la paciencia:

 

—Kebutso, entiendo que estés nervioso, pero no puedo concentrarme con tus pasos— Lucian

—Yo…em…lo siento mucho— exclama ante la clara molestia— Kebutso

—No, no…solo digo, puedes calmarte unos momentos. No sabremos como resulto hasta que Maia no regrese— Lucian

—Supongo que sí— le responde tímidamente— Kebutso

 

En medio de la espera, Los Malditos y las Leyes llegan al lugar, dejando atónitos a los dos que esperan nerviosamente, aunque de cierta forma habían sospechado del silencio de fuera.

Kaizer se acerca a ambos y exclama primero al mirar a Lucian:

 

—Esta todo bien? — Kaizer

—Bueno, esperar a que Maia salga nos está poniendo demasiado nerviosos— Lucian

—Mmm…ya veo— le dice mientras posa su mano en el hombro— pero ella es muy capaz, de eso no me cabe la menor duda— Kaizer

—Gracias, Kaizer— le responde sereno— Lucian

 

La mirada de Kaizer se desvía hacia Kebutso:



Monkey D Nickman

#3473 en Otros
#510 en Acción
#405 en Aventura

En el texto hay: asesinos, poderes, manga

Editado: 10.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar