Acepto

5

Mientras este imbécil intentaba quitar mi mano que sostenía el bikini, yo no podía convencerme a mí misma que esto estaba sucediendo, lloraba y forcejeaba para que me soltara, pero nada resultaba, sin importar que, nunca dejare de pelear, prefiere que me golpee mil veces antes de ser abusada de cualquier forma existente ¿Qué clase de hombres hace esto? Si es que se les puede llamar de esa forma.

Me dio un empujón cayendo al piso de rodillas, no quería abrir los ojos. Pero escuche unos gritos 'Tom detente, obtuvo lo que se merecía' esa era la voz de John, abro los ojos y de inmediato con mi mano libre la llevo a mi boca y acto seguido me levanto y voy con Tom que está encima del desconocido golpeándolo y John intentaba detenerlo con desesperación.

—Tom basta por favor, casi no se mueve —logro decir estando al lado de él. Intentaba lo mejor posible tomar de su brazo y alejarlo de ese tipo.

Esta clase de personas se merecen esto y hasta algo peor, mucho peor, pero la ley no siempre es muy coherente, no quiero que Tom entre en esa clase de problemas.

Siguió golpeándolo con menos fuerza, pero seguía, estaba ardiendo de la rabia, sus venas resaltaban, daba miedo en realidad, está completamente cegado, ni siquiera John, que usaba todas sus fuerzas para ello.

—Tom mírame —acaricio su rostro— Mírame —vuelvo a pedir intentando aguantar las lágrimas.

Se levanta, pone su chaqueta sobre mis hombros y me abraza con mucha fuerza y sin dejar de susurrar perdón. Yo también lo abrazo, ya no estoy llorando, pero si estaba temblando, mi corazón seguía a mil por hora. En sus brazos me siento más segura de lo que me gustaría admitir.

—Ya llamé a la policía —dice John, después de asegurarse que seguía respirando ese chico— no tardaran mucho, les dije que sucedió y ellos... dicen que no tardaran —mete sus manos en sus bolsillos nervioso.

—Gracias John —le dice Tom aun intentando regular su respiración.

Escuchamos al desgraciado quejarse, estaba tan golpeado que su cara literalmente ya no era la misma, está destrozado y apenas consciente, pero al menos lo está, Tom no lo mato, gracias a Dios.

Quince minutos después la policía se llevó a Tyler el que intento abusar de mí, sin ningún tipo de arrepentimiento no miedo a las consecuencias.

La policía tomo mi declaración, anotaron todo lo que dije y vieron las cámaras de seguridad, además llamaron aun ambulancia. John cuando comprobó que yo estaba bien y Tom también, decidió marcharse, pero no antes de decirme 'me siento muy culpable'. Pero no era su culpa y no de Tom, las personas somos impredecibles, aún si las conoces de toda la vida.

Todavía estaba con algo de shock. Nunca en mi vida me había sucedido algo como esto, solo subí a mi cuarto y me senté en la cama con la espalda apoyada en la pared y abracé mis piernas, sin poder evitarlo volví a ponerme a llorar, aun podía sentir sus manos tocándome, sus asquerosos besos en mi cuerpo y su mirada, sobre todo su mirada. Necesito con urgencia bañarme y sacarme toda sensación de él y su asqueroso olor en mi cuerpo.

Tom entra para abrazarme y susurrando que todo estaba bien, que ya había pasado. Besaba mi cabeza todo el tiempo, mi frente, mi mejilla y por nada en el mundo deja de acariciar mi mano y mi rostro.

No tiene idea de cuanto se lo agradezco.

—Perdóname Anni —dijo a penas deje de llorar— Es mi culpa, nunca debí traer a un desconocido a la casa, si hubiera llegado un poco más tarde el... el abría...

—No lo digas —levanto su rostro que estaba mirando sus manos, para que me mirara a mí— Solo no los digas, por favor. Quiero olvidarlo para siempre —cierro los ojos con fuerza.

—Jamás volveré a traer a un desconocido a la casa te lo juro —besa mi mejilla, cuando lo hace solo cierro los ojos— jamás hare que vulvas a sufrir, de ningún modo existente.

—Lo importante es que llegaste, gracias a ti nada sucedió, tu no podías saberlo —me acomodo en su pecho, ¿Es raro decir que el cómo huele me reconforta?

—Aun así, me siento culpable, ¿Estas bien? ¿Quieres algo? ¿Necesitas algo? ¿Quieres que llame a Jenny? —sonríe un poco.

—Quiero acostarme y cerrar los ojos un rato y después una buena ducha —le contesto con una media sonrisa como puedo.

Su expresión estaba totalmente descolocada.

—¿Segura? —asiento con la cabeza— ¿No quieres comer nada? —niego con la cabeza— Okey avísame cualquier cosa —acaricia mi mejilla, se levanta de la cama un poco dudoso y camina hacia la puerta.



Maria.A

Editado: 30.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar