Acepto

10

—¿Tu eres Anni? —un hombre estaba de pie en frente de mí, esta vestido formal, contraje y corbata y carga consigo un maletín en una mano mientras que en la otra una carpeta, aparenta tener unos treinta o un poco más.

—Si soy yo ¿Usted? —pregunto cómo puedo.

—Me llamo Felipe soy amigo de Carla y Ben y también su abogado —contesta con expresión triste en su rostro.

—¿Abogado? —pregunto extrañada.

—¿Podemos hablar? —dice serio

—Sí, claro —respondo.

Ambos nos sentamos, no entiendo que es lo que quiere conmigo, quizás es porque yo tengo los testamentos ¿Que querrá de ellos? ¿Tiene derechos a quitármelos? si ellos tenían un abogado ¿Porque no se los dio a el? estoy tan confundida ahora, siento que no puedo pensar con claridad, necesito a Tom, necesito su apoyo.

—Debemos hablar sobre Ruth —comienza diciendo, estaba muy serio, su expresión y tono de voz lo confirman.

—¿Ruth? —Tan pequeña y quedo sin ambos padres, que injusto es todo esto, apenas si llego a este mundo.

—Sobre su custodia —lo miro extrañada— ¿Ellos no te hablaron sobre eso?

Niego con la cabeza.

—¿Carla te dio el testamento? —asiento— Veo que tampoco lo leíste, ahí ellos te dejan sus pertenencias, mientras Ruth sea menor de edad, también te dejan la custodia total de la niña.

—¿Qué? —pregunta sorprendida— pero hable con Carla antes de que muriera —trago con fuerza— No me dijo nada, solo me dio esto —señalo el testamento en mis manos.

¿Me dejan todo? ¿Pero por qué? no me menciono nada al respecto... mi cabeza me duele mucho.

—Para ellos tú eras muy importante, te consideraban su familia, por ello te la dejaron, la pregunta es ¿Lo harás? ¿Te la quedaras con ella? —pregunta viéndome serio— Es una gran responsabilidad.

—Por supuesto —digo sin dudar.

—Ella —señala a la señora que hablaba con un doctor— Es de servicios sociales, se llevaran a Ruth por el momento mientras hacemos la petición para su custodia.

—Pero no soy familiar ¿No habría problemas? —pregunto preocupada

—Cuesta un poco más, pero fue por decisión de ellos, además tu situación es buena, los chicos me contaron que eres casada —asiento— Tu estado económico es bueno, eres joven, tienes dieciocho años ahí costara un poco más, pero quiero ser positivo —dice dándome aliento— ellos estaban muy seguros de su decisión... Te dejaron esto también —Me extiende una carta con mi nombre en medio.

—Entiendo, hay que hacer todo lo necesario, no dejare ir a la niña, no puedo —digo muy convencida de mis palabras tomando la carta con fuerzas.

Conversamos un rato más e intercambiamos números, hable un momento con la de servicios sociales, y después se fueron ambos.

Me senté en un lugar tranquilo, abrí la carta con cuidado, mis manos tenían un leve temblor.

Anni, nuestra querida Anni, te escribo esta carta a solo tres meses del nacimiento de nuestra amada Ruth, sabes que nunca he sido buena con las palabras por mi timidez, por eso mejor las estoy escribiendo. Tu eres con mi esposo y mi hija la persona que más amo en la vida, cuando nos conocimos a ambas nos falaba algo, algo impórtate, una familia, pero pudimos entre las dos obtenerla. Es mi deseo y también el de Ben que seas parte de esta familia que estamos formando no solo de palabra, si no como algo mucho más importante, queremos que nos concedas el honor que seas su madrina, sé que eres la mejor para ello, que la amaras y cuidaras como si fuera tu propia hija y que algún día le darán hermanitas y hermanitos junto a tu esposo Tom. Te amo amiga más que a nada, espero que puedas conceder el deseo de mi corazón.

Con cariño Carla y Ben.

Termine de leer la carta llorando, fue imposible evitarlo, la llevo a mi pecho y me desahogo.

Tienes razón amiga siempre amare a tu hija como si fuera mía

Carla no tiene parientes, era huérfana y Ben su familia nunca acepto la relación, así que cortaron todo lazo con él, cuando los llame para avisarles sobre el accidente, actuaron muy fríos. No comprendo cómo puede haber personas de ese tipo, ¿Acaso el orgullo es tan grande?

Le pido a una enfermera si podía ver a Ruth a pesar de que son las doce de la noche, ella acepto para mi suerte.



Maria.A

Editado: 30.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar