Acepto

13

Hace tres meses que soy mamá, es más difícil de los que parece, pero de apoco los dos vamos avanzando. Es increíble como un bebé cambia toda tu rutina y de quienes te rodean.

Cómo matrimonio estos meses hemos tenido uno que otro problema, pero logramos solucionarlo, no siempre es fácil, pero intentamos hacer lo mejor que podemos, ya no solo debemos trabajar en nuestro matrimonio, sino que, en ser padres, más los estudios. Es muy agotador a veces.

Eh intentado comunicarme con mis padres, pero solo me ignoran, termino hablando con su secretaria o solo me cortan el teléfono. No me rendiré algún día aceptarán mis decisiones como yo acepté las suyas mucha veces antes.

Hoy tengo una cosa que decirle a Tom, algo que no me atrevía a decirle y tenía miedo, pero ahora lo único que deseo es que lo sepa, ya no quiero vivir con miedo a mi futuro, yo estoy formando mi futuro ahora.

Por eso dejé a Ruth en casa de sus abuelos que estaban felices de tener a su única nieta casi todo el día con ella. Al llegar casa preparé la cena, con nuestra comida favorita, un vino que compré especialmente para esta ocasión y velas para adornar la habitación.

—¿Anni estás aquí? —me dice desde el living Tom apenas entra a la casa.

Les pedí a los chicos que lo pasearan por cualquier lado que se les ocurra, que inventen algo, para así tener tiempo de preparar todo, en verdad deseo que sea especial.

—Estas hermosa —se acerca y me besa en los labios— Pero ¿porque todo esto? —observa todo a su alrededor— huele delicioso.

Me puse un vestido azul, con algo de escote en frente.

—Tengo algo que decirte —le digo mientras lo abrazo pasando mis brazos por su costado y le robó un beso.

—¿Enserio? —otro beso, pero está vez más largo— ¿De qué trata?

—Primero sube, en el cuarto te deje ropa en la cama...Quiero que sea especial —le digo dándole un beso— ya verás.

—Lo que mi esposa diga —pone su mano en su frente como los militares y me da un beso robado para salir corriendo al cuarto.

Tonto.

La cena transcurrió muy bien y bueno estoy muy nerviosa, aunque a su lado me siento muy segura.

—¿Ahora me dirás? —apoya su mentón sobre sus manos.

Me levanto, me acercó a él sentándome sobre sus piernas y rodeando mis brazos por sus hombros, acariciando su pelo en la nuca.

Se sorprende un momento, sonríe feliz y después posa sus manos en mi cintura, una de mis manos estaba en su hombro y la otra en su mejilla acariciando la zona.

—Esto me está gustando —sonríe y me da un pequeño beso en los labios, se detuvo un momento ahí.

—Podrá parecer todo esto exagerado, pero quería que fuera especial, para mi es especial... Cuando nos casamos no sentía nada por ti, no te conocía... pero con el tiempo termine conociendo a un gran amigo con quien podía contar.

Escuchaba calladito todo lo que decía, con total atención, estoy segura de que sabía a donde iba todo esto por eso no dejaba de sonreír.

—El otro día cuando fuimos los tres a la cabaña, la forma en la que jugabas con Ruth y la forma en la que me sonreías, nunca me había sentido tan feliz, eso me hizo darme cuenta de una cosa, no me gustas...te amo Tom, te amo mucho, tanto que cada vez que te veo mi corazón late muy rápido y cada vez que pienso en ti no puedo evitar sonreír y desear verte o hablar contigo —beso en sus labios con mis ojos cerrados, él también los cerro.

—No sabes lo feliz que me hace que digas eso, yo también te amo Anni, te amo demasiado, siempre lo he hecho.

Me besaba como loco y para no hacerme de rogar respondo de la misma forma, es lo único que deseo, lo deseo a él.

Esa noche estando muy segura de lo que hacía me entregue a Tom y él se entregó a mí. Era la primera vez para ambos fue hermoso e inolvidable.

....

Sentía algo en mi cuello y en mi cintura.

—Hola mi amor, buenos días —dice a penas abro un poco los ojos.

—Hola —respondo medio dormida— buenos días.

De un tirón y ya estoy sobre él sin ninguna objeción, completamente desnuda, pero que importa.

Siempre muestran que, al día siguiente, al estar desnuda se mueren de vergüenza, pero yo no siento eso, incluso siento que es normal, después de todo no tengo nada que él no haya visto ya. Ayer era tiempo para eso.



Maria.A

Editado: 30.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar