Al Son de Jazz

Capítulo 2

 

 

Capítulo 2        

 

                     

—Eres una bebé hermosa—musite contra su suave pelaje, ella restregó su hocico contra mi mejilla y después paso su rasposa lengua por mi nariz, haciéndome reír.

El sonido de la puerta abriéndose hace saltar a Onyx de mi pecho. El olor a comida llena mis fosas nasales y mi estómago reacciona. Huele delicioso. Oigo la risa de Mario acompañada de otra más dulce desde mi habitación. Salgo curiosa.

Encuentro a Mario en el mesón de la cocina hablando y riendo con un chico. Al verme su  sonrisa se dulcifica, camina hacia mí, me da un beso en la frente murmurando un “Hola nena”  y  luego me abraza apoyando su mentón en mi cabeza .Creo que se da cuenta de mi estado de ánimo porque le indica algo silenciosamente a su acompañante y este se dirige a su habitación.

Nos quedamos abrazados un buen rato hasta que mi estómago interrumpe el momento, Mario ríe entre diente, antes de separarnos me vuelve a dar un beso en la frente.

—Vamos tienes que comer.

Asiento. No dice nada al respecto, pero se me mas tarde me someterá a un interrogatorio.

— ¿Qué trajiste?

—Comida China—Responde sacando varios envases de la bolsa.

—Llama a tu acompañante para comer. —Me mira fijamente antes de asentir. Camina hacia su habitación y vuelve acompañado. No me había fijado en lo guapo que es. —Jazz, él es… antes de que siga hablo.

—Hola, lo siento por lo de hace rato, no quise se maleducada, solo…—trato de justificarme, pero el interrumpe mi disculpa.

—No te preocupes, está bien—sonríe de manera dulce, sus ojos color cafés muestran curiosidad. —Me llamo Jacob, gusto en conocerte, Mario me ha hablado mucho de ti. —estira su mano.

Le doy un vistazo a Mario antes de estrechar su mano—: Un gusto, soy Jessie. —olvido todo lo ocurrido y le embozo una sonrisa sincera hacia Jacob. — Comamos, muero de hambre.

—Demasiada, tu barril sin fondo hice eco hace rato—Bromea y yo ruedo los ojos. Sirve la comida en platos y nos los da. Empezamos a comer en silencio pero poco a  poco ellos empiezan a charlar mientras yo me quedo callada recordando mi día .Un Total desastre, ni siquiera fui al ensayo de hoy. Suspiro antes de levantarme y botar las sobras a la basura y dejar lavado mi plato.

—Acabado, me voy a dormir Mario. Un gusto conocerte Jacob—Digo hacia él ,le doy un beso a Mario en la mejilla y me dirijo a mi habitación.

Onyx se queda comiendo, vuelvo a suspirar antes de meterme a mi cama y arroparme hasta el cuello para no agarrar algún resfriado. Indago en mi celular  y solo por curiosidad hago lo que no hice anteriormente, entro al navegador e ingreso a la página oficial de la empresa  Giesler Corporation  y solo por curiosidad pulso en Presidencia.

Lo primero que sale es una foto se su rostro. Gruño contra la almohada .Que coraje, ¿Por qué lo primero que sale es su rostro? Más cuando no lo quiero volver a ver. Dejo mi frustración a un lado  y leo LIAM MATTHEW GIESLER  .Hasta su nombre sale el negrita y mayúscula.

Respiro profundo antes de seguir.

Presidente de Giesler Corporation desde los 22 años. Sacando  adelante  la empresa casi en banca rota se convirtió en…

Cierro la página, no quiero saber más. En realidad no quiero saber nada. Yo sabía que el mundo era pequeño, pero no tanto para que esto pudiera ocurrir. Que fea realidad.

Me estoy quedando dormida hasta cuando oigo como la puerta principal se abre y cierra enseguida. Supongo que Mario se fue a pasar un buen rato,ya que con mi humor aquí no creo que lo paso. Enseguida la puerta de mi habitación se abre y cierra sobresaltándome.

Me  sostengo de los codos un poco aturdidos, observando con Mario se acerca a mi cama. Paso la mano por mi cara espabilándome.

— ¿Qué paso? Pensé que te habías ido.

—No, Jacob se acaba de marchar. —Se acomoda a mi lado.

— ¿Qué? Pero ¿Por qué? —Cuestiono frunciendo el ceño.

—Por qué necesitaba hablar contigo, así que le pedí que se marchara a casa.

—No tenías que hacerlo podíamos conversar mañana. Además…

—Además eres mi mejor amiga, así que no te voy a dejar en ese estado, me conoces—dice antes de brindarme un pequeña sonrisa.

Sonrio un poco ,antes de decir—:Lo sé, te conozco pero no era necesario ,enserio estoy ... —inclino un poco la cabeza. —bien.

—No , no lo estas ¿Qué sucede?

Me incorporo para que Mario siente en mi cama,apoya la espalda en el respaldar  y yo apoyo la cabeza en sus piernas .

Abro la boca para hablar, pero la vuelvo a cerrar porque no sé como decirle, frunzo los labios y achino los ojos en se señal de frustración .

—Te van a salir arrugas antes de los treinta si sigues  frunciendo el ceño de esa manera—comienza a masajear mi frente intentando relajarme.



Dayanna Espinoza

#23444 en Novela romántica
#3876 en Chick lit

En el texto hay: baile, drama, amor

Editado: 04.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar