Algo inesperado.

Capítulo 3. Conociéndote Parte 2.


Al parecer ellos no tienen ni la más mínima intención de prestar un poco de atención a la clase, ya que se sentaron en la parte trasera igual que nosotras, debo admitir que la situación es un poco incomoda, pues desde que tomaron asiento, las chicas de adelante no dejan de mirar en esta dirección, sin embargo ninguno de ellos corresponde a su mirada.

El profesor continua dando la bienvenida a los alumnos, argumentando que este debe ser una año exitoso, pues cada uno de nosotros tomara un camino diferente en sus vidas....

 

Debería estar prestando toda la atención a la persona que está explicando sobre nuestro supuesto éxito en la escuela…..

Pero la verdad es que no logro concentrarme, desde hace rato tengo la sensación de que alguno de ellos está mirando en esta dirección aparte de que solo se la pasan susurrando entre ellos.

Tal parece que no soy la única que se ha dado cuenta de ello, Rosy también lo ha hecho, y me he dado cuenta por el simple hecho de que cuando está nerviosa tiende a garabatear en la libreta.

 

 Al parecer la materia ha terminado, y los bombones salen como rayo por la puerta

<<Si, eso creía mucha belleza pero poca inteligencia>>

 

-Quizá solo estén un poco abrumados, no debe ser fácil ser el centro de atención—Comenta Rosy con tono coqueto.

 

-Podría ser, o también podría ser que no tengan cerebro—Yo optaría por la segunda opción.

 

-Eso no lo sabemos, ni siquiera tienen el interés de mirar a las chicas, te diste cuenta que en ningún momento correspondieron a ellas?—Tal parece que no era la única atenta a sus movimientos.

 

-Posiblemente no sean tan hombres como aparentan—Jajaja  Por la cara que puso, no le hizo gracia mi comentario.

 

-Eso no me lo creo, tal vez debería comprobarlo, así nos quitamos de dudas. —Su risa picara confirma que sería capaz de hacerlo.

 

-Podría ser posible, pero debemos ver qué opina Erick primero, ya que lo del verano, dejo muy tensas las cosas entre ustedes.

Me dedica una mirada sin expresión, tal pareciera que le incomoda hablar de ello—Lo que paso en el verano, en el verano se queda Lía.

 

Que no crea que su mirada me hará retroceder, en algún momento tendrá que hablar de ello—Por el momento lo dejaremos estar, pero tendrán que hablar de ello, no pueden pasar la vida ignorándose.

 

Esta vez levanta la mirada en mi dirección—Bien, no tengo otra opción, pero será a su tiempo, por el momento me haría bien un poco de aire fresco, estar en estas cuatro paredes me resulta estresante.

 

Nos disponemos a guardar las cosas para poder ir a cafetería, pero justo en ese momento al salir del salón, choco con un cuerpo, haciendo caer en el duro suelo

 

-auch!! Pero que mier...—Joder no no no!!!, no me puede pasar esto a mi.

 

-Maldición, es que acaso no ves con esos anteojos tuyos linda.

 

<<Pero este que se ha creído>>

 

-Disculpa!!, podrías dejar de ser un gilipollas y ayudar a levantarme.

 

-Perdona!—Dice con tono superior—Tu deberías fijarte por donde vas, no andar baboseando en otras cosas.

 

<<hijo de su…… mamá>>>

Bien querido, si quieres jugar juguemos.

Al ponerme de pie y mirar con que imbécil he tropezado caigo en cuenta que es el bello de cabello rubio.

<<Bien rubiecillo mío, que porque estés tan guapo no significa que a mi también se me caerán las bragas por ti>>

 

-Posiblemente lo haría, si no estuvieras obstruyendo la salida.

 

-Pero que cojones te pasa a ti linda—se posa a un lado de mí, con una mirada intimidante—La que debería tener cuidado eres tú.

 



L.Serrano

#18344 en Novela romántica

En el texto hay: traicion, amor, amistad

Editado: 04.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar