Amalia

Capítulo 12

-¿Y bien? - me pregunta Carson.

-¿Y bien qué? - pregunto confundida y él bufa.

Esto fue lo que pasó, Carson me arrastró por los pasillos hasta su habitación, cerró y trancó la puerta, según él, para que nadie nos moleste en nuestra conversación, nos hemos sentado en su cama y me ha hecho esa extraña pregunta, no sé por dónde van los tiros.

-¿En serio no sabes por dónde voy? - me pregunta y yo niego con la cabeza, a lo cual suspira con pesadez - me he enterado de lo que pasó en la reunión, ¿de verdad te vas a ir?

-Esa era mi idea, pero necesitan mi ayuda, no podría irme y dejarlos a su suerte - le digo sincera.

-Eres demasiado buena - ahora soy yo la que suspira.

-Lo sé.

-¿Y lo de Amón? - me pregunta con una sonrisa pícara, a lo cual frunzo el ceño.

-¿Qué de Amón?

-¡Oh vamos! - lo miro aún con el ceño fruncido - ¡¿No lo sabes?!

-¿El qué no sé? - pregunto molesta y cabreada.

-Se rumorea que tú y Amón están justos.

-¿¡¿QUÉ?!? - grito muy sorprendida y medio en shock.

-¿Es cierto? - me pregunta intrigado.

-NO - me doy cuenta de que estoy gritando y bajo el volumen - no, solo somos amigos.

-Pues no lo parece.

-¿Qué quieres decir? - pregunto irritada.

-Amón te trata como..., no sé cómo explicarlo.

-Solo somos amigos - repito molesta.

-De acuerdo, de acuerdo - dice con las manos en alto en señal de paz.

Por suerte, Carson dejó el tema de Amón, cosa que agradecí, pero aún así me tocó escucharlo durante una eternidad, sobre todo quejas de las limitaciones que le puse, hace apenas un día desde que eliminé el veneno y ya quiere volver a hacer todo lo que hacía, por eso he tenido que marcarle unos límites, algo que no le ha gustado nada, de ahí sus quejas, pero diga lo que diga, no pienso ceder.

Es por eso que él se ha quejado de que parezco su madre, con lo que me acordé de lo que dijo Liam sobre su madre y pregunté por ella, al parecer su madre es la hermana pequeña de Liam, me ha enseñado una foto de ella y es muy hermosa, pero Carson se parece más a su padre, además de que Liam y su hermana no se parecen mucho, pero bueno.

A la hora de la cena vino una sirvienta a avisarnos de que la cena ya estaba, por lo que Carson y yo bajamos a cenar. Todos los alphas y sus acompañantes están ahí, igual que en la comida, lo cual no me agrada, pero intento disimular y me vuelvo a sentar al lado de Amón, él cual me sonríe y yo le devuelvo la sonrisa.

Miro al resto de los presentes y veo cómo nos miran, incluido Carson, a lo cual hago una mueca, no entiendo cómo pueden pensar que Amón y yo estamos juntos, vale que Amón es muy atento conmigo y me protege, pero eso es normal, es mi amigo e intenta ayudarme para que no se me haga tan difícil estar aquí.

-Tal vez sea mejor que cene más tarde - digo algo incómoda con la situación.

-De ninguna manera - dice Amón serio - si a alguien no le gusta que tú estés aquí, que se vaya él, no tú.

-Creo que es más fácil que me vaya yo - digo levantándome.

-He dicho que no - dice Amón serio y molesto - por favor siéntate.

No quería discutir con él, y menos delante de todos y en su manada, por lo que me vuelvo a sentar no muy segura, todos nos están mirando, por suerte, las sirvientas vienen y sirven la cena, yo no tenía mucha hambre, ni ganas, pero aún así me comí todo lo que había en el plato.

Al acabar la cena, todos se fueron a sus habitaciones, yo también iba a irme, pero Amón me agarró del brazo, miré a Carson, el cual tenía una sonrisa pícara en la cara, lo cual me desconcertó, ¿por qué pone esa cara?, él igual que todos se fue del comedor, por lo que Amón y yo nos quedamos solos.

-¿Qué pasa? - le pregunto, él no me contesta, se me queda mirando con el ceño fruncido y sigue agarrándome del brazo - ¿quieres algo? - sigue en silencio, a lo cual suspiro - dime algo o deja que me vaya - le digo cansada.

-¿Por qué actúas así? - me pregunta sin cambiar su cara ni quitar su agarre.

-¿De qué hablas? - le pregunto confundida.

-¿Te gusta Carson? - me pregunta enfadado y apretando más su agarre.

-¿Qué?, no, solo es un amigo.

-¿Y entonces por qué estás tanto tiempo con él?

-Por dos cosas, una, es mi amigo, dos, es un imprudente que parece que no se toma en serio su envenenamiento - digo calmada.

-No tienes porqué preocuparte tanto de él - dice y luego gruñe, ¿qué le pasa? - desde que le conoces no hemos pasado ni un minuto juntos.

-Lo siento, pero creo que estás exagerando - digo molesta y vuelve a apretar su agarre en mi brazo - y ya bájale con el agarre, al final conseguirás que me salga un moratón - parece que no se había dado cuenta de lo que hacía, porque inmediatamente me suelta - gracias, ¿ahora puedes contarme lo que te pasa?

Él me ignora y sale del comedor, más raro imposible, me levanto la manga de la camisa y veo unos moratones de los dedos de Amón, lo bueno es que se están curando rápido, pero no entiendo porqué se ha puesto así, ni tampoco sé porqué me ha hecho esa pregunta, ¿él de verdad cree que me gusta Carson?, y aunque así fuera, ¿por qué le importa?, creo que tengo que hablar con Carson, estoy segura que él sabe algo.

Salgo del comedor y me dirijo a la habitación de Carson, espero acordarme de cómo se llega, este sitio es un laberinto, con tantos pasillos y puertas, o tal vez es la casa que vuelve loca a la gente, como en Asterix y Obelix, sea como sea, tengo que encontrar el cuarto de Carson.

-¿Qué buscas? - pregunta alguien a mi espalda, me giro y veo a Carson, al final he tenido suerte.

-Tu cuarto, pero era para hablar contigo, por lo que me vienes que ni pintado.

-¿Para qué soy bueno? - pregunta con una sonrisa de superioridad.

-Para nada, pero necesito que me resuelvas una duda - le digo con mi sonrisa de superioridad.

-Eso me ofende - dice dramáticamente llevándose una mano al pecho, a lo cual me río - ahora en serio, ¿qué necesitas saber?



AAACantabra

#273 en Fantasía
#216 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: licantropos, amor, demonios

Editado: 18.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar