Amantes a corto plazo.

CAPÍTULO 8

Elizabeth no podia creer que ya habian pasado dos semanas desde que llegaron a la isla, pasaban casi todo el tiempo juntos, en las tardes salian a pasear al pueblo o iban a la playa, habian veces que el tenia que estar en su oficina por el trabajo, entonces ella aprovecha y pasaba un tiempo a solas, leia un libro, hablaba con sus amigos por telefono o pasaba un tiempo hablando con Merie, pero en las noches siempre pasaban juntos y hacian el amor, sentia como si todo fuera normal, pero ella no podia olvidar que todo era un contrato y al terminar ella recuperia la hacienda Cristobel y todo volvería a lo que era antes, pero aun asi no podia evitar sentirse triste porque sabia que ella nunca podria olvidar a Josh por que ella estaba enamorada de él.

Josh estaba en su oficina no podia dejar de pensar en Elizabeth, muchas veces iba a la oficina para poder alejarse un poco de ella, sentía que no podía quitarle las manos de encima, se decia que solo era deseo que pronto eso se acabaría, que el deseo se terminaba y que al acabar el tiempo estipulado todo iba a ser como antes ya no la iba a desear, pero se sentía bien con ella, era dulce, honesta y era muy inteligente le gustaba hablar con ella no era como las otras chicas que solo hablaban sobre ropa o zapatos, con ella no se aburria. Pero a él no le gustaba sentirse así, porque el amor era una pérdida de tiempo y eso solo traía problemas, lo único que sentía era deseo.

Esa tarde Josh le había dicho a Elizabeth que iban a una fiesta del pueblo en la que estaban invitados, ella se había puesto un vestido rojo sin mangas, se habia dejado el cabello suelto y se habia maquillado sutilmente, una vez sastisfecha de como se miraba bajo a la sala donde ya la esperaba Josh, estaba muy guapo con su traje negro.

Josh la vio bajar y quedo encantado de como se miraba, se acerco a ella la tomó de la mano y le ayudo a bajar las ultimos escalones.

-Te ves hermosa-. le dijo una ves que ya estaban el sala, sin disimular el deseo que sentía por ella.

-Muchas gracias-. respondió Elizabeth sin evitar ruborizarse, no podía acustumbarse que le alagara. -Tu también te ves muy guapo esta noche-. contestó ella aún ruborizada.

Josh saco una caja de su bolsillo y lo abrio era un collar plateado con pequellos diamantes, se lo coloco alrededor del cuello y lo abrocho, ella estaba encantada se acercon al espejo y lo tocó con las puntas de los dedos, era hermoso.

-Yo no puedo aceptar esto, es muy caro-. dijo ella girandose hacia a él.

-Claro que puedes, insisto-. Dijo él. -Además combina perfecto con el vestido-. continuo diciendo con una sonrisa en la cara.

-Gracias-. dijo ella con la vos un poco queda-.De verdad es muy hermoso.

-Bueno, vamonos por que se nos hace un poco tarde-.Dijo Josh tomandola del brazo.

En la fiesta todo estaba hermoso, era muy colorido y todos iban vestidos elegantemente, era un fiesta que hacian todos lo años para celebrar lo bien que les iba en la economia y para agradecerle a Josh por su generosidad de haber comprado la isla y salvarla cuando esta en bancarrota.

Estaban disfrutando mucho de la fiesta, Josh habia ido hablar con unos de los anfitriones de la fiesta ella se habia quedado sentada en una de las mesas, pues estaba cansada de bailar, no podia creer que Josh fuera un gran bailarín, habían bailado casi toda la noche.

Josh estaba platicando con uno de los anfitriones cuando se fijo que un joven se acercaba a Elizabeth y se sentaba en un su mesa, vio como el muchacho la miraba encadilado y que ella sonreía por algo que el decía, sintio un arranque de celos, pero no hizo nada y siguio charlando con su anfitrion, pero sin quitarles el ojo de encima, pero hubo un momento en que yaa no los vio en la mesa, los busco con la mirada y obersevo que Elizabeth se encontraba bailando con el joven en la pista, sintió un arranque de celos, él no queria que nadie se acercara a Elizabeth, la queria solo para él, tomo la decisión de acercase asi que se disculpo con su anfrition, se acerco a la pista donde se encontraba Elizabeth bailando y la tomo de un brazo.

-Si me disculpa me gustaria bailar con mi mujer-. Dijo él, poniendo enfasis en las palabras., mientras observaba como Elizabeth se sonrojaba.

-Si claro-. respondio el joven claramente asustado, mientras se retiraba y los dejaba a los dos en la pista.

-Por que has hecho eso-. Dijo Elizabeth un poco sorozada por la verguenza.

-¿El qué?-. respondio él en tono inocente, mientras la tomaba de la cintura para continuar vbailando con ella, al ver a Elizabeth sonrosada, sintio que se rebajaba su ira, por que al verla asi lo hacia recordar las veces que hacian el amor.

-Tú sabes el qué-. dijo ella en tono enfadado, pero en broma -El pobre se a ido asustado y solo era un simple baile.

-Puede que para ti haya sido un simple baile, pero para ese joven no, te miraba como si te queria comer, además tu solo tienes permitido bailar conmigo- dijo él con una sonrisa, pero con una mirada que indicaba que no era broma.

-¿Permitido? no eres mi dueño, sabes!- respondio ella también con una sonrisa.

-Bueno por ahora lo soy-. Respondio él estrchandola un poco más, mientras seguian bailando.

Elizabeth al escuchar eso sintio que su corazón se sentia más pesado, ya que recordo que todo lo que estaban viviendo se acabaria en unas semanas, justo como estaba estipulado en el contrato.



SMAR

Editado: 10.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar