Amor de contado

Capítulo 4

Sophie:

 

Estaba leyendo un libro, no tenía nada que hacer, según Daniel dijo que cualquier cosa que quisiera le llamara al chofer, pero si yo puedo hacerlo, no voy a dejar que nadie me lleve.

Estaba caminado y leyendo, que no me di cuenta que ya había pasado al lado de Ian, hasta su choqué con el. En ese momento recordé lo que Daniel me dijo acerca de él, así que retrocedí un paso y levanté mi libro que se me había caído, gracias por chocar con Ian. El se agachó para levantar mi libro al igual que yo.

—Bonito libro —dijo dándome mi libro.

—Gracias, yo ya me voy —dije retrocediendo.

—Pensé que había quedado claro que yo no te iba a ser daño.

—Si, ya se, solo que...

—Mi hermano te dijo que no te acercaras a mi, no le hagas caso, esta loco.

Ian se acercó a mí y me tomó la mano, fuimos a la mini biblioteca, el saco un libro llamado "el principito", él al igual que Daniel, eran tremendamente grandes y temo admitir guapos, yo apenes les llegaba a la barbilla, nos sentamos en un sillón cómodo.

—Este es mi libro favorito, pensé que como cualquier chica leías 50 sombras de Grey —dijo riendo.

—A mí no me gusta las novelas eróticas, vi la película y no me gusto.

—Que linda eres linda ¿Quieres salir conmigo a una parte? —dijo riendo.

—Yo no puedo.

—Te apuesto que Daniel se va en las mañanas con unas viejas, el hoy entra a las 12:00 am y son las 10:00 am.

—Si crees que me afecta o crees que estoy celosa, estás muy equivocado.

El tomó mi mano, la empezó a acariciar, era muy guapo Ian, sus ojos verdes atentos a los míos, sus pestañas corta, sus labios medio finos y se veía que hacía mucho ejercicio, pero había algo en el que no me daba mucha confianza, tal vez porque lo conocía desde muy poco y no se mucho de él.

—¿Entonces qué te afecta si vamos a un lado a que conozcas la cuidad? —dijo Ian.

Yo sí quiero salir, en serio, pero con Daniel no podía, no quería que se enojara como ayer y empezará a aventar todo, aunque no se porque lo hizo, solo sé que me dio miedo como se puso.

—No, gracias —dije yo agachando la cabeza.

—¿Entonces no te molesta que me quede contigo?

—Ian yo...

—O te llevo a conocer la cuidad o me quedo contigo, estás asustada, no te voy a dejar así.

—Esta bien —me voy arrepentir de esto.

—Te prometo que te vas a divertir, es genial estar aquí.

—Si tú lo dices.

Ian tomó otra vez mi mano y bajamos a la cocina donde estaba nana, tenía un mal presentimiento si salía con Ian, Daniel no se porque es así, primero me trae aquí y después se va con otras viejas, es mejor que halle un trabajo, consiga dinero y me compre mi boleto a las Bahamas.

—Nana, vamos a salir —dijo Ian.

—Esta bien, cuídense mucho —respondió la señora.

Ian le sonrió y me llevó a su auto, abrió la puerta del copiloto.

—¿Quieres tu conducir o yo conduzco? —pregunto Ian.

—Am, tú —dije dudosa.

—¿Sabes conducir?

—Si, pero este es un auto muy lujoso y si le pasó algo y no porque soy de menos dinero que tú no significa que sea súper pobre y nunca he tenido un auto —dije un poco confundida.

—Es un auto, no tiene importancia, mira no quise decir eso solo...

—Mejor tú conduce ¿Si?

—Esta bien.

Entré al auto en el asiento del copiloto, el cerró la puerta y se sentó a mi lado, estaba nerviosa y asustada porque no sabía exactamente quién era Ian, solo lo conocía de ayer, si se notaba que era muy diferente a su hermano, pero me atrae un poco, tiene algo atractivo.

Fuimos a la playa, él decía que me iba a encantar en clima, había puras mujeres casi encueradas al igual que hombres. Hacia mucho calor. Nos estacionamos en un lugar. Me iba a bajar del auto, pero Ian abrió la puerta para que yo bajara. Él me agarró la mano, eso hacía que me sintiera segura y no me sintiera tan tímida.

—Solo vamos a caminar ¿Si? No te voy a robar, violar, ni nada por el estilo, hay que relajarse un poco —dijo Ian.



Violett

#2990 en Novela romántica
#769 en Chick lit

En el texto hay: romace, comprada

Editado: 01.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar