Aquel amor que casi me llegó a matar.

14

Todos estábamos en el comedor principal, la fiesta de la noche anterior no duro mucho, aunque yo no fui participe de ella, después de hablar con Bobby subí a dormir ya que era lo único que me apetecía en ese momento.

—¿Qué tal la fiesta de anoche? —pregunte mientras le daba un sorbo a mi café.

—Normal supongo—respondió uno de los amigos de Bobby mientras reía.

—Nos controlamos bastante porque aún nos quedan dos noches aquí así que queríamos guardar nuestra energía para después—dijo Bobby mientras me sonreía.

—¿Y qué planes tienes para hoy? —pregunté algo curiosa.

—Iremos a un antro muy bueno, está a las afueras de la ciudad—respondió de nuevo uno de los chicos que se encontraba ahí desayunando.

—¿A qué horas nos vamos? —pregunte con una pequeña risa.

Todos en la mesa se veían emocionados por mi comentario el único que se siento sorprendido fue Bobby, todos reímos mientras me dieron la hora en que nos iríamos y que si realmente quería ir solo estuviera lista a esa hora. Terminé mi desayuno y de nueva cuenta subí a mi habitación.

El resto del día fue demasiado tranquilo, vimos una película se pidió una pizza para almorzar, realmente querían dejar todas sus energías para la noche.

Y la hora de la salida ya estaba casi por llegar, escuchaba risas en las otras habitaciones y opiniones acerca de si esa ropa era la adecuada para la ocasión, escuchaba como Bobby le decía a su novio cuanto lo quería y lo emocionado que estaba por salir a bailar conmigo solo pude pensar “elegir venir fue una buena decisión”.

Comencé a arreglarme, era algo que no hacía con mucha dedicación desde hace ya un tiempo, me maquillé y elegí la roma que me permitiera bailar toda la noche después de muchísimo tiempo me sentía segura en mi misma piel, después de mucho tiempo me sentía sexy, después de mucho tiempo me pude sentir linda otra vez.

El viaje al lugar fue rápido y al llegar había más gente de la que esperaba, nos dejaron pasar sin problemas era un lugar bonito muy playero, pero pues supongo que es normal si ahí es donde nos encontramos.

Bobby y sus amigos ya sabían a lo que venían, desde el momento que ingresamos al lugar ellos comenzaron a ingerir alcohol y también a bailar. Bobby no se despegaba de mí, siempre cuidándome lo cual lo comprobé a lo largo de estas semanas en la cuales me ha demostrado todo su amor y su preocupación para que yo esté bien.

Me estaba divirtiendo como no lo había hecho en mucho tiempo, el sentimiento de tristeza que tenía ayer parecía estar desapareciendo y de pronto vibro mi celular.

<Fui un cobarde, perdóname, quiero y necesito verte si me lo permites Katherine> —mensaje recibido a las 12:45 a.m.



Enrique Salazar

#108 en Joven Adulto

En el texto hay: drama, dolor y amor, decepción

Editado: 19.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar