Aquel amor que casi me llegó a matar.

54

Habían pasado algunos días desde mi encuentro con Bobby en la boutique y ya nos encontrábamos a pocos días de su gran día, solo estamos ajustando los últimos detalles, hoy tendría que ir a buscar el vestido.

 Actualmente me encontraba en una media entre sentirme bien o sentirme algo triste, algo nostálgica, todo esto de la boda a movida ciertas fibras en lo más profundo de mi ser, ciertas pensamientos que pensé que ya había superado.

Me sentía feliz por mi amigo, estaba muy agradecida con la vida de que el si pudiera encontrar su final feliz pero era inevitable no pensar en todo lo que he vivido y en todo lo que he pasado, era inevitable preguntarme si yo sería capaz de encontrar mi final feliz.

Los ruidos afuera de mi hogar me decían que Jonathan se encontraba una vez más aquí, desde aquel día que dijo que no se rendiría conmigo, que no estaba listo para dejarme ir siempre hacia acto de presencia, en ocasiones en la mañana, otras en la tarde y rara vez en las noches.

Siempre trae algo consigo, desde ramos de rosas hasta a chocolates, pero siempre las deja en la puerta porque yo no estoy dispuesta recibir nada de él, ya no quiero absolutamente nada de él.

Solo observo por la ventana, siempre sentado en el mismo lugar esperando por mí, a veces me duele verlo así, a veces unas cuantas lagrimas caen al verlo tan frágil, un nudo en mi garganta y una presión en mi corazón me dice que lo mejor es cierre las cortinas y haga como si el no estuviera ahí.

Pero también recuerdo todo lo que ha pasado y no se trata de simplemente rencor, no se trata de un odio hacia él, aunque los motivos no me falta, solo que porque tendría que creerle na vez más, que haría que todo esto fuera diferente.

Claro que no puedo borrar el cariño de la noche a la mañana, ahora es él el que está sufriendo, ahora es él que se siente solo, ahora es él que tiene que fingir que todo está bien, ahora es él el que se está aferrando a mí con todas sus fuerzas.

Solo que ahora soy yo la que con todo este dolor he decidió cerrar este capítulo de mi vida, tomo el aprendizaje, tomo todas las risas, tomo todas los abrazos, tomo todos los besos, tomo todo lo bueno que existió y te perdono por todo lo malo Jonathan, quizás algún día seré lo suficiente valiente para poder decírtelo a la cara.  

Y al pronunciar esas palabras en mi mente, mi alma se rompió una última vez. Muchas lágrimas cayeron y parece que él lo entiendo por en el momento que salió la primera lagrima el partió, él se fue, solo podía ver su espalda alejándose dejando todo lo que fuimos en el pasado.

Me tire en el sillón y comencé a escribir cartas, cartas a todos los que me han marcado para bien o para mal.

Me hice una con el papel, deje en aquellas cartas todo lo que mi corazón sabia pero que no mi boca no estaba lista para pronunciar.

Todas las cartas movían fibras dentro de mí, todas las cartas me provocaron más lágrimas pero todas me ayudaron a cerrar un ciclo.

Todas tenían un propósito, todas tenían un principio pero no un final porque tenía que ver a todas esas personas una vez más para dar ya concluida esta tormenta y disfrutar la luz del sol que a lo lejos veo entrar poco a poco a mi vida mientras veo las nubes grises desaparecer poco a poco.

Me reincorpore como pude, camine hacia el baño me mire al espejo y en efecto era un desastre, mis ojos se encontraban rojos por tantas lágrimas y mi cara algo hincada por tanto llorar.

Pero ahora a este desastre llamado Katherine es lo que más amo en la vida; coloque mi mano sobre el espejo como si yo misma me estuviera dando la mamo y me susurre a mí misma “No dejare que nadie más te haga daño, nadie más Kat”.

Nota del autor: Ya solo quedan 6 capítulos y quizás son los más persónales de toda la historia, gracias por tanto cariño para mí y para Kat, les recuerdo que el grupo de Facebook ya se encuentra disponible para tener un contacto más cercano. Les mando un abrazo virtual!



Enrique Salazar

#108 en Joven Adulto

En el texto hay: drama, dolor y amor, decepción

Editado: 19.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar