Aquel amor que casi me llegó a matar.

Para Larisa

Para Larisa.

 

Sin duda alguna creo que llegaste a mi vida el momento justo, en el momento ideal, me hiciste entender, me hiciste aceptar, me hiciste repensar que todo en esta vida pasa por algo.

Sé que puede llegar a sonar condescendiente, pero tengo que decir las cosas como son, tengo ser sincera contigo, salvaste mi vida.

Aquella tarde cuando pensé que ya no tenía ningún propósito en la tierra, aquella tarde cuando estaba escando de todo, encontrarte a ti fue encontrar un espejo, fue toparme con mis miedos, fue revivir el que yo consideró el peor día de mi vida.

Pero también significo encontrar una amiga, una confidente y lo más importante fue encontrar a una persona que me dio una segunda oportunidad, una segunda oportunidad para poder continuar con mi vida.

Las palabras jamás serán suficientes para poder demostrarte lo agradecida que estoy contigo, todo este tiempo que hemos compartido juntas me has recalcado una y otra vez que yo te salve del abismo, que haber coincidido en esta vida y de la forma en la que lo hicimos fue lo que te salvo.

Gracias por hacerme ver que aún existe gente buena, que aún quedan amigas y mujeres honestas, gracias por devolverme mi risa que pensé no volvería a encontrar.

Aun con el corazón roto fuiste capaz de amar, fuiste capaz de cuidarme, fuiste capaz de volver a confiar.

Es un orgullo poder que te conozco, es un orgullo poder decir que esa mujer maravillosa, que esa mujer que se reconstruyo a sí misma es mi amiga. 

Recuerda que aquí estaré para cualquier cosa, cualquier situación, cualquier problema, sin importar la hora, sin importar la distancia, sin importar el tiempo yo siempre y para siempre estaré para ti.

Nos vemos en Madrid querida amiga.

 

Atte. Katherine la chica del corazón ya no tan roto.



Enrique Salazar

#107 en Joven Adulto

En el texto hay: drama, dolor y amor, decepción

Editado: 19.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar